EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fondos que compran "bonos basura" preguntan por Argentina: ¿por qué ahora les interesa el país?

 Denominados en la jerga como "distress funds", suelen aparecer cuando los precios de los títulos están bajos y sienten que hay alguna posibilidad de suba


Los bonos argentinos siguen fuera del radar de los grandes inversores pero empezaron a ser "sondeados" por un grupo de fondos que se especializan en bonos "basura" o lo que se denomina en la jerga, distress (en problemas, con rendimientos elevados y paridades por el piso). No porque tengan expectativas positivas con el país, necesariamente, sino porque a estos precios de los bonos no hay muchos downside (riesgo a que bajen más) hay una mayor posibilidad a que suban.

"Se están interesando un poco más. Preguntan por cómo está la situación. Ellos creen que ahora que se acercan las elecciones podría haber un factor que impacte en los mercados. El acuerdo con el Fondo, que más tarde o más temprano se va a dar, también juega. Pero al final del día buscan el timing justo para empezar a posicionarse lentamente", describió un operador de Wall Street a iProfesional que mantuvo charlas con estos fondos distress.

Estos inversores ven precios deprimidos de los bonos y creen que pueda haber una oportunidad.
Estos inversores ven precios deprimidos de los bonos y creen que pueda haber una oportunidad.

Distinto tipo de inversores

Esta clase de inversores no son los que compraban los bonos que emitía Mauricio Macri durante el aluvión de sus años de gloria. O sea, esos fondos de "real money" o institucionales no están ni estarán otra vez comprados en la Argentina. Perdieron mucho dinero con el gobierno anterior y tuvieron duros cruces con Martín Guzmán durante el canje. BlackRock es el fiel exponente de este grupo y su CEO, Larry Fink, ya avisó que no habrá inversiones en el país durante muchos años.

Los fondos que ahora empiezan a preguntar por la Argentina son los que hicieron fortunas en el 2013-2014 cuando se vislumbraba el final del kirchnerismo y empezaban a comprar bonos a precios de remate.

"Ellos tienen una lógica distinta. No les importa la política ni las perspectivas del país como los BlackRock o Templeton. Hacen otro juego. Cuando ven que los bonos están por el piso y se acerca algún potencial cambio de expectativa como las elecciones o el FMI, empiezan a mirar más", reseñó otro operador de Nueva York.

"La mejor manera de ganar plata en la Argentina fue durante los gobiernos kirchneristas, cuando se estaban yendo. Con Macri los que compraban bonos lo hacían arriba de la par, una locura", recordaba otro trader, para graficar que la apuesta "política" no suele dar sus frutos.

Lo cierto es que hay un grupo, que empezó a gestarse por un "boca a boca", que está hablando de la Argentina. En ese lote están BlackStoneOakTree CapitalThird Point Management y Blue Mountain, entre otros. Estos inversores fueron los que, tibiamente, comenzaron a preguntar por cómo estaba la situación local. No son los "hedge funds" como Elliott de Paul Singer que compran cuando el país ya está en default, sino que están un paso antes y empiezan a interesarse a valores como los de la Argentina actual, en torno a 30 o 40 centavos por cada dólar.

Los fondos no están interesados en el programa económico de Guzmán.
Los fondos no están interesados en el programa económico de Guzmán.

La apuesta a la mejora pase lo que pase

¿Cuál es la apuesta? Básicamente, con las elecciones más cerca, si gana la oposición habrá un cambio de expectativa positiva; pero si gana el oficialismo "como le quedarán 2 años, tendrán que hacer cosas sensatas", explicó un interlocutor de estos fondos.

Generalmente, una de las cosas a favor de estos fondos es que no están preguntando por las cuestiones de mediano y largo plazo como el sendero fiscal, la inflación o el dólar. Ellos basan su trade a una simple cuestión de precios. "No vas a tener una charla sobre cómo bajar el gasto del Estado con estos tipos. Eso te lo pregunta un fondo institucional, pero no ellos. Solo quieren ver si hay algún market mover (alguna situación que puede mover al mercado) en el horizonte, lo evalúan y en base a eso deciden comprar o no", explicaba otro banquero de Wall Street que los suele tener de clientes.

Estos fondos distress fueron algunos de los que participaron del canje de Guzmán y que aún están batallando con la Provincia de Buenos Aires que sigue en default. "Tienen una estrategia distinta que los otros, son más temerarios, pero no llegan a ser buitres", describió otra fuente.

Corridos del mercado hasta hace muy poco, los valores de los bonos en torno al 35% de su precio original logran convencer de que puede haber alguna apuesta que se puede hacer. Claro, por ahora todo está en proceso de gestación. Sólo preguntan y analizan. ¿Volverán la Argentina a ser un negocio para los más especuladores del mercado? Está por verse.





iprofesional