EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Estados Unidos Cómo es la revolución fiscal de Biden que altera a Wall Street


Para financiar su programa social, esta semana el presidente de los Estados Unidos podría anunciar una suba de impuestos que afectará especialmente a los millonarios del país

El próximo miércoles, cuando el presidente Joe Biden hable por primera vez ante ambas cámaras del Congreso -en un discurso similar al del Estado de la Unión, aunque no lleva ese nombre- los millonarios de Estados Unidos van a estar atentos: es probable que Biden aproveche para anunciar aumentos de impuestos con los que planea financiar su programa social.

A diferencia del expresidente Donald Trump, que se ganó a Wall Street con su política de recortes fiscales, el objetivo de Biden de reducir las desigualdades sociales y raciales viene con un costo, especialmente para los que ganan más de u$s 400.000 al año.

Se espera que esta semana el presidente anuncie un Plan para las Familias Americanas, con foco en la educación y reducción de la pobreza -entre otras medidas, contempla el financiamiento para guarderías, licencias pagas, preescolar universal y matrícula gratuita para colegios universitarios- por un billón de dólares, según estiman asesores cercanos a la Casa Blanca.

Es el tercer gran plan económico  de la Administración Biden en tres meses: primero el paquete fiscal de estímulo por u$s 1,9 billones para recuperar la economía tras la pandemia; después el plan de infraestructura de u$s 2 billones por el que le espera una fuerte pulseada legislativa.

Para financiar su nuevo programa, Biden piensa subir la tasa del impuesto a la renta y duplicar el de las ganancias de capital, barriendo con una tradición tributaria de cargar menos a la inversión en relación a los sueldos. Actualmente, los ingresos ordinarios (como salarios) tienen una tasa de 37%, mientras que los impuestos sobre ganancias de capital son del 20%. Con un adicional de 3,8% para financiar el Obamacare, los porcentajes se van a 40,8% y 23,8% respectivamente, a lo que hay que sumar los impuestos estaduales.

Biden plantea aumentar del 37% al 39,6% el impuesto sobre la renta, y subir hasta 39,6% el impuesto sobre ganancias de capital para aquellos cuyos ingresos superen el u$s 1.000.000, que se suman al 3,8% para una tasa total del 43,4%. Según un cálculo de Bloomberg eso sólo afectaría al 0,32% de los contribuyentes.

Para los millonarios que viven en estados con alta carga tributaria, como Nueva York California, las tasas podrían ascender a 52,22% o 56,7% respectivamente, si se suman los impuestos estaduales.

Wall Street reaccionó mal el jueves pasado, cuando empezaron los rumores: el S&P 500 cayó casi un punto. La nueva suba de impuestos promete enojar más a los inversores que ya están haciendo lobby para frenar el aumento del impuesto corporativo del 21% al 28%, con el que Biden piensa financiar el plan de infraestructura.

"Biden tiene una agenda ambiciosa" y, para ayudar a pagarla, "algunas subas de impuestos significativas van a formar parte de la historia", le dijo el premio Nobel de economía Paul Krugman a Bloomberg.

Mientras la economía de EE.UU. despega, Europa sufre la tercera ola

"Es una locura", le dijo al Financial Times, Scott Minerd, que supervisa activos por u$s 310.000 millones para Guggenheim Partners. "Las tasas propuestas por la administración del actual presidente... probablemente reducirían los ingresos fiscales con el tiempo y desanimarían a la gente a destinar su dinero a inversiones a largo plazo", agregó.

"Esto no se trata de sentir lástima por los millonarios -le dijo Anthony Scaramucci, fundador del fondo SkyBridge Capital al FT-. Duplicar la tasa máxima de las ganancias de capital tendría efectos perjudiciales para la creación de empleo y el crecimiento de los salarios de los trabajadores de clase media".

Shana Sissel, directora de inversiones de Spotlight Asset Group, le dijo al FT que los mercados seguirían bajando si los cambios en el sistema impositivo (que empezarían a funcionar el año que viene) son aprobados por el Congreso, ya que los inversores intentan capitalizar las ganancias antes de los aumentos.

Por su parte, Owen Zidar, un economista de la Universidad de Princeton, le dijo al Wall Street Journal que aunque se puede esperar un impacto local, los inversores que se van a ver afectados por la suba sólo representan una parte del mercado de acciones, que también está integrado por extranjeros y organizaciones exentas de impuestos, entre otros.

LA BATALLA EN EL CONGRESO

En todo caso, aunque los inversores están reconsiderando su portfolio, muchos son escépticos de que el plan vaya a ser aprobado en el Congreso.

Los republicanos -generalmente reacios a cualquier aumento de impuestos- apoyan las reducciones implementadas por Trump en 2017, y argumentan que el sistema actual promueve las inversiones y el crecimiento económico.

Chuck Grassley, un senador republicano de Iowa que integra la Comisión de Finanzas de la Cámara Alta, le dijo a Bloomberg que la medida "reducirá la inversión y aumentará el desempleo". "Si no está roto, no lo arregles", concluyó.

Biden ya está en una negociación con los republicanos para conseguir su programa de infraestructura, que originalmente pensaba presentar junto a este tercer plan, pero fue dividido en dos para que sea más fácil conseguir el apoyo de un Congreso fuertemente dividido.

El jueves los senadores republicanos presentaron su propia versión del plan de infraestructura -con una fuerte inversión en proyectos más tradicionales como caminos y puentes y alejada de la revolución verde y sustentable que pretende Biden- de u$s 568 mil millones, muy por debajo de los u$s 2 billones que planteó el presidente.

ESTADOS UNIDOS PRESIONA POR EL IMPUESTO GLOBAL MÍNIMO

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha utilizado la influencia del Washington para presionar por un impuesto mínimo global para las multinacionales. Ya ganó el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de países europeos como Francia y Alemania.

EE.UU. recluta socios para crear un impuesto global a empresas multinacionales

Hace años que se viene discutiendo el tema en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sin demasiado resultado, principalmente por la negativa del expresidente Donald Trump. Un posible primer acuerdo sobre la iniciativa podría llegar en junio próximo.

Daniel Bunn, de Tax Foundation, estimó que los países podrían acordar una tasa cercana al 15%, una solución de compromiso entre la actual tasa de Irlanda (12,5%) y el 21% propuesto por Estados Unidos.



cronista