EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Es tan difícil volver a cash después de invertir en Bitcoin?

 

Especial de Nicolás Litvinoff para el Diario La Nación 

Últimamente me llegan muchas consultas de personas que manifiestan interés por incursionar en el mundo de los criptoactivos, pero que no se atreven porque piensan que, una vez obtenida la ganancia esperada, la vuelta de bitcoin u otras criptomonedas a cash les resultará muy difícil.

El temor a lo desconocido los paraliza. Se imaginan atrapados en un campo minado de criptoactivos que no podrán utilizar jamás en su vida cotidiana y prefieren quedarse con las ganas, aunque deban reprimir el deseo al punto de padecerlo.

En la columna de hoy, trabajaremos sobre este miedo sin sustento y brindaremos la información necesaria para recorrer el camino de regreso a dólares o pesos.

Para ello, analizaremos los distintos escenarios posibles: que los criptoactivos se encuentren en un Exchange internacional, en un Exchange local, en una plataforma multidivisas o en una wallet propia.

¡Comencemos!

1. Exchange local

Un Exchange es una empresa que ofrece el servicio de operatoria y custodia de criptoactivos. Posee una plataforma donde se pueden intercambiar entre sí (por ejemplo, bitcoin por ethereum) o pesos por criptoactivos. En este link podrán ver un detalle de los Exchanges más importantes junto con sus características principales.

Si un inversor posee criptoactivos en uno de estos Exchanges y quiere volver a pesos, solo debe vender sus criptoactivos dentro de esa plataforma y cargar una orden de transferencia de los pesos resultantes de la venta hacia su cuenta bancaria local. En cuestión de minutos, tendrá el dinero depositado en su caja de ahorro. Como se puede observar, el camino de regreso es similar al que debemos recorrer cuando operamos acciones, bonos y otros instrumentos a través de sociedades de Bolsa locales.

2. Exchange internacional

A nivel global existen distintos tipos de Exchanges. Están los tradicionales, que aceptan transferencias en la moneda del país donde residen (dólar, euro, etc.) y los CeDeFi (de Finanzas Centralizadas/Descentralizadas) como, por ejemplo, Binance, que pueden ser fondeados con criptoactivos o mediante un sistema de P2P (persona a persona) monitoreado y garantizado por el mismo Exchange.

En el primer caso, estamos hablando de un inversor local que tiene cuentas en el extranjero. Desde allí, fondeó inicialmente el Exchange con dinero tradicional para comprar criptoactivos. A la hora de retirar el dinero, debe desandar el camino: vender esos criptoactivos y transferir sus dólares o euros a su cuenta en el exterior.

En el caso de los Exchanges CeDeFi, el inversor puede vender sus activos de la misma forma en que los compró, con el método P2P. Para ello, debe publicar su orden de venta en pesos argentinos en el Exchange, definir precio y monto, y esperar que machee o conecte con alguna persona interesada en comprar criptoactivos con sus pesos, quien le pagará con una transferencia bancaria local. Comprobada esa transferencia, el inversor que quiere desprenderse de sus cripto deberá transferirlos a la cuenta en Binance del comprador.

Resultado final: el inversor saliente termina con el equivalente en pesos depositado en su cuenta bancaria local y el inversor entrante tiene los criptoactivos en su cuenta en Binance.

En este punto, una aclaración importante: los criptoactivos cotizan en dólares. Por lo tanto, primero se realiza el pasaje hacia esa moneda y luego, se convierte en pesos. Por lo tanto, quienes pretenden operarlos directamente contra la moneda local, utilizan un tipo de cambio superior incluso al blue. En este link pueden verse las cotizaciones actuales (es necesario seleccionar la moneda ARS donde dice FIAT).

3. Plataformas multidivisas

Las plataformas multidivisas (como por ejemplo Airtm o Uphold) ofrecen una amplia gama de servicios financieros: la conversión de pesos a dólares, libras esterlinas, bitcoins, otros criptoactivos, oro y plata; la obtención de un mejor precio por los dólares atrapados en plataformas de pago como Paypal, Skrill, entre otras; la transferencia de dinero sin costo entre usuarios de la misma plataforma; la generación de ingresos trabajando como cajero virtual de otros usuarios en distintas plataformas; la carga de saldo en tarjetas virtuales que luego se podrán utilizar para compras online; y muchos más.

Las comisiones para la compra de criptoactivos suelen ser más altas que en los Exchanges, pero como contrapartida ofrecen un amplio menú de posibilidades de retiro.

Una vez vendidos los criptoactivos dentro estas plataformas, se recibe un dólar sintético y ese dólar puede convertirse a pesos al tipo de cambio blue en una cuenta bancaria, a dólares en una cuenta del extranjero, a dólares en Paypal, etc.

4. Wallet propia

Este sería el caso de un/a inversor/a que en su momento compró, por ejemplo, bitcoins mediante un Exchange y después los transfirió a su wallet o que directamente realizó la operación P2P y ahora quiere venderlos y pasarse a pesos o dólares.

Aquí tiene dos opciones:

a) Abrir una cuenta en un Exchange (local o internacional), enviar sus criptoactivos transfiriendo desde su wallet a la wallet del Exchange y luego, venderlos allí para regresar a una moneda FIAT o tradicional.

b) Publicar una orden de venta P2P en sitios como la página de Facebook de Bitcoin Argentina (tiene más de 70 mil seguidores) o LocalBitcoin, tomar precauciones reales de seguridad (pedir referencias del potencial comprador, encontrarse en un lugar público, etc.) y venderlos de manera directa, pautando la operación en pesos o dólares.

Conclusión

Como se ve, el miedo a no poder regresar a dinero FIAT (pesos, dólares, etc.) una vez que se invierte en criptoactivos no tiene razón de ser ni depende de lo que suceda con el bitcoin, puesto que siempre hay interesados esperando entrar, más allá de que en algunos períodos suba su cotización y en otros corrija.

Los criptoactivos, con el bitcoin en la proa, representan hoy en día un mercado cuyo valor total supera los 2 trillones de dólares. Es una industria pujante cuyo crecimiento no deja de asombrar. Por más que estemos hablando de un mercado no regulado, la manera como se autorregula (mediante algoritmos, contratos inteligentes y tecnología de punta) ha demostrado ser muy efectiva durante más de una década.

Quedarse afuera por temores exagerados cuyos argumentos no resisten el más simple análisis no parece una buena idea. No obstante, el consejo para quienes pretenden dar los primeros pasos es comenzar con un capital muy poco significativo para conocer los caminos de primera mano. Siempre habrá oportunidad de invertir algo más.