EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El dólar blue ya subió $5 en lo que va de la semana: por qué se despertó y cómo puede seguir

 El dólar informal se recalentó y dio por terminado el veranito cambiario. Expertos advierten sobre los factores que motivan la suba. Lo que viene


Tras un prolongado letargo, el dólar blue volvió este miércoles a concentrar las miradas: pegó un salto de $3 para llegar a los $147. De esta manera, consolida una tendencia al alza que se había insinuado en los días anteriores.

De hecho, en lo que va de la semana el blue ya avanzó $5 y se alejó significativamente del piso del nivel de $140 alrededor del cual hasta hace muy poco venía flotando. Durante la semana pasada, el blue ya había comenzado a moverse y escaló hasta los $142.

Con la nueva suba, el blue también dejó de ser el dólar más barato del mercado. Dado que que ahora se coloca entre el MEP ($145,50) y el contado con liquidación ($152,80). No obstante, todos los paralelos se encuentran muy por debajo del oficial "solidario", que los ahorristas pueden comprar por home banking a unos $162,70 en promedio.

Dólar blue: el impacto de la "segunda ola"

Si bien el dólar blue todavía está muy lejos de los $195 que tocó en octubre del año pasado, hoy la preocupación de los analistas se sitúa, en especial, por el cambio del estado de situación.

Para los economistas, "cierre de actividades" es sinónimo de mayor emisión (para sostener a los sectores en crisis y personas sin ingresos), más inflación y caída de los ingresos por recaudación de impuestos. Esto, advierten, puede pegar de lleno en las expectativas.  

Gabriel Caamaño, economista y socio gerente de Consultora Ledesma, anticipó que "un cierre mayor de la actividad económica traerá en un corto plazo una mayor demanda precautoria de pesos porque la gente no sabe cuándo y cómo va a cobrar" y por eso prevé que tratará de adquirir más pesos para tener disponibles en su cuenta bancaria.

"Eso, en el corto plazo, juega a favor del mercado cambiario. Pero, a la larga, como se requiere un mayor gasto fiscal y va a caer la recaudación por el parate económico, es posible que veamos una mayor emisión de pesos", describe.

Así, anticipa que a la larga complicará las posibilidades de control de la inflación, como sucedió el año pasado y agrega que, "si eso se combina con un mayor endurecimiento del mercado de cambios, el efecto puede ser aún peor porque se podría alentar mayor volumen al dólar blue".

Por lo pronto, la inversión del Gobierno prevista para el Refuerzo de $15.000 que abonará ANSES será de casi 15 mil millones de pesos. Y se trata solo de la primera etapa.

Para los economistas, existen varios fundamentos que pueden justificar un camino ascendente del dólar para las próximas semanas.
Para los economistas, existen varios fundamentos que pueden justificar un camino ascendente del dólar para las próximas semanas.

¿Una suba "detonante"?

También, preocupa el contexto general: el billete estadounidense había ganado una pax cambiaria en la plaza informal, provocada, en parte, por el alza del precio de los commodities. Ahora, en tan sólo una semana, subió 5 pesos.

El temor que ronda entre los analistas es que el movimiento experimentado por el precio del blue en las últimas jornadas sea un detonador, un precedente de recalentamiento cambiario en la previa electoral, en medio de un contexto económico y político lleno de incertidumbres.

Sobre todo, ante la complicación económica generada como consecuencia del peor panorama sanitario, donde el aumento de casos de Covid-19 restringe varias actividades.

A ello se les suman otras "alarmas" que empiezan a sonar, y que pueden modificar el panorama cambiario.

En principio, cabe recordar que la suba de las cotizaciones de las materias primas "fue una ´bendición´, ya que hizo que el Banco Central pudiese, aunque sea, no seguir perdiendo reservas y acumular algunos dólares, que van a ser necesarios en la segunda mitad del año", resume a iProfesional Diego Piccardo, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

A su vez, este experto destaca que la autoridad monetaria pudo mantener "a raya" a los dólares financieros, mediante la compraventa de bonos.

"Esta acción explica por qué las reservas no subieron tanto como las compras que hizo el BCRA de los dólares del campo", aclara Piccardo.

Otra cuestión que ayudó a que no suban los dólares paralelos hasta hace unos días, según el economista, fue el pago del impuesto a la riqueza, que hizo que aquellos que tienen que pagar dicho gravamen, "ofrecieran sus dólares en el mercado libre para obtener los pesos que requieren para pagar el tributo. El vencimiento del impuesto fue a fines de marzo", detalla.

En resumen, esto implica que dos de los factores que hicieron que el dólar esté calmado hasta ahora, "se irán diluyendo a medida que nos vayamos del período de cosecha gruesa y el pago del impuesto (que ya venció)", enfatiza Piccardo.

Panorama que ayuda al alza del blue

A lo mencionado se les suman las enormes necesidades de financiamiento crecientes.

"El Ministro Martín Guzmán muestra que no tiene el poder necesario para hacer la baja del déficit fiscal, algo que daba a entender que iba a hacer", alerta Piccardo.

Y agrega: "Esto queda claro en la cuestión tarifaria, ya que él sostenía que los subsidios energéticos iba a permanecer en 1,7% del PBI, lo que implicaba aumentos del orden del 30%. Pero en los últimos días se anunciaron subas del 7%, que son insuficientes para la meta del ministro. Esta inacción fiscal, implica más necesidades de financiamiento".

A esto se suma, claro, la necesidad de inyectar más pesos como parte del paquete de ayuda que dará ANSES. 

En consecuencia, tener más necesidades de financiamiento, dado el mercado de capitales local, implica más asistencia del Banco Central al Tesoro, por emisión o por deuda remunerada.

"Cualquiera de las dos fuentes de asistencia del BCRA, implica que la expectativa de depreciación del peso va a subir, haciendo que la huida del peso crezca y se vea reflejado en el dólar blue", advierte Piccardo.

Además, existe un factor ineludible en Argentina, las elecciones siempre llegan a poner el condimento político a la situación cambiaria.

"Como en todo año electoraltodos se sienten más cómodos esperando los resultados con los dólares bajo el colchón, en vez de tener los pesos en el banco. La incertidumbre alimenta el miedo a estar en pesos", resalta Piccardo.

Ni hablar de las nuevas restricciones que se están anunciando con la profundización de la pandemia, y que podrían frenar el rebote económico.

El "efecto Ganancias" ya calienta el mercado

Por otra parte, el Gobierno vio la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias como una manera de ponerle más dinero en el bolsillo a los argentinos y apuesta a que sea un incentivo para el consumo que ayude a recuperar la economía.

Si bien es esperable que eso suceda, también se corre el riesgo de que, en un contexto de poca posibilidad de gasto en entretenimiento y con una actividad comercial y social restringida por las medidas implementadas ante la segunda ola de Covid-19, algunos de los beneficiados con la reforma vuelquen parte del retroactivo que cobrarán correspondiente a los primeros meses del año y el excedente mensual producto de no tener que pagar el impuesto hacia el dólar blue, que este jueves se posicionó en $147 para la venta.

En Argentina hay una tendencia a la predilección por el dólar como mecanismo de ahorro
En Argentina hay una tendencia a la predilección por el dólar como mecanismo de ahorro

Recordemos que hace pocos días, el Senado convirtió en ley el proyecto que exime del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores registrados con salarios de hasta $150.000 brutos mensuales y se dispuso que la ley tendrá vigencia a enero, por lo que el Gobierno devolverá los descuentos realizados en los primeros meses del año, de modo tal que los exceptuados recibirán lo que les retuvieron en enero, febrero y marzo.

Se estima que la devolución alcanzaría los $10.000 millones, una importante cantidad de dinero que irá a las billeteras de cierto sector de la clase media y que se podría volcar a consumo, pero también al ahorro.

Y, sin dudas, el dólar es el reservorio de valor preferido por los argentinos. Sobre todo en un momento en el que, tal como señala el economista especialista en inversiones Christian Buteler, "está barato y es esperable que en algún momento se vaya a empezar a mover teniendo en cuenta la evolución inflacionaria y la proyección de mayor emisión".

Estas condiciones, según su visión, hacen que sea un momento oportuno para aquellos a los que les interesa ir al dólar.

"Cuando uno ve que el dólar oficial se va frenando y que el Gobierno controla el Contado Con Liquidación (CCL) en un contexto de alta inflación, con un proceso electoral por delante y en el marco de una pandemia que posiblemente vaya a requerir una mayor emisión, pareciera que esta situación no se va a mantener por mucho tiempo y eso hace que, tanto el blue como el MEP y el CCL parezcan baratos. Entonces, no descarto que haya personas beneficiadas con la modificación en Ganancias que, además de destinar más dinero al consumo, intentarán ir hacia allí", explica el economista y socio de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia.

El analista señala que, para los sectores donde el presupuesto está más ajustado, comprar bienes de consumo no perecederos es una forma de ahorro y que esa es, sin dudas, la expectativa del Gobierno.

Sin embargo, apunta la actualización realizada se aplica a sueldos de hasta $150.000, lo que abarca a un segmento de clase media que, si bien está castigado por la inflación, tiene cierta capacidad de gasto y agrega que en el caso de aquellos que están en pareja pueden sumar $300.000 combinando sus ingresos.




iprofesional