EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

COMUNICADOS DE PARTNERSHIP FOR RENEWABLE ENERGY FINANCE Y ADVANCED POWER ALLIANCE Polémica en Texas: grandes empresas rechazan proyectos de ley que incrementarán el costo de las renovables

 Algunos legisladores la creciente penetración de la generación eólica y solar podría impulsar la necesidad de garantizar más servicios auxiliares. Por lo tanto, las compañías generadoras que utilizan fuentes renovables deberían afrontar esos costos adicionales. Rechazo de Google, Amazon, BlackRock y Bank of America, entre otros.

Grandes empresas de Estados Unidos expresaron su preocupación ante el avance de una serie de proyectos de ley en Texas para reforzar la red eléctrica, los cuales encarecerán el costo de las energías renovables. Si las iniciativas prosperan, los grandes generadores de energía eólica y solar deberán absorber mayores costos por los servicios auxiliares contratados en la red.

Partnership for Renewable Energy Finance (PREF), la asociación que reúne a grandes compañías inversoras en energías renovables, envió una carta al gobernador, al vicegobernador y al presidente de la Cámara de Representantes de Texas en la que pide que se opongan a los cambios en los servicios auxiliares propuestos en al menos tres proyectos de ley en la legislatura estatal. La carta lleva la firma de integrantes como Google, Amazon, BlackRock y Bank of America, entre otros.

“Nuestras empresas han invertido miles de millones de dólares en el Estado, en parte debido a nuestra confianza en el entorno empresarial históricamente amigable de Texas. Esta confianza se vería socavada por legislaciones propuestas como los proyectos de ley 1278 y 4466, y una enmienda al proyecto nº 3 del Senado, que reescribe retroactivamente las reglas de mercado en las que se basaron los inversores e impone nuevas y onerosas cargas de costos”, advirtió PREF.

Servicios auxiliares

El texto del proyecto nº 3, aprobado por unanimidad en el Senado y ahora bajo análisis de la Cámara de Representantes, establece en la sección 13 que el ente que opera la red de transmisión en Texas, ERCOT, deberá proveerse de los servicios auxiliares necesarios “para gestionar los impactos de los recursos de generación intermitente” y “asignar los costos por esos servicios de forma directa a los generadores intermitentes”. Estos generadores son los parques eólicos y solares.

Los servicios auxiliares son las operaciones para mantener la estabilidad y fiabilidad de la red de transmisión. Sirven básicamente para reducir o incrementar de forma inmediata o en el corto plazo la oferta de electricidad, de forma tal de garantizar el flujo continuo de electricidad y mantener estable la frecuencia de la red (el estricto balance entre oferta y demanda).

Por ejemplo, algunos generadores o grandes usuarios de energía (como las acerías) ofrecen aumentar el suministro de electricidad a la red o disminuir su demanda a un precio determinado en el mercado diario. ERCOT compra esas garantías para asegurarse de que los recursos adicionales puedan estar disponibles rápidamente si se producen interrupciones inesperadas en la red.

Para algunos legisladores la creciente penetración de la generación eólica y solar podría impulsar la necesidad de garantizar más servicios auxiliares, especialmente en los momentos diarios de pico de generación. Por lo tanto, las compañías generadoras que utilizan fuentes renovables deberían afrontar esos costos adicionales.

Críticas y polémica

Los proyectos impulsados en la legislatura reavivaron la polémica de febrero pasado, cuando una ola polar dejó fuera de servicio a la mitad del parque generador eléctrico, provocando cortes de luz que duraron días y posteriores protestas por aumentos inusuales en las boletas de luz. El gobierno señaló en un primer momento que un gran factor en la debacle del sistema fue el congelamiento de las turbinas eólicas, pese a que la caída generalizada del parque termoeléctrico tuvo un impacto mucho mayor.

PREF remarcó en su carta que los cambios propuestos “parecen basarse en la premisa de que la energía renovable fue desproporcionadamente responsable de los cortes de energía de febrero, una tesis que ha sido inequívocamente desacreditada”. “Todas las formas de generación requieren el apoyo de servicios auxiliares, pero estas medidas trasladarían de manera inapropiada e injusta el costo de los servicios eléctricos auxiliares exclusivamente a generadores renovables”, dijo la asociación.

En un tono más duro se expresó Advanced Power Alliance (APA), otra asociación de empresas con activos en energías renovables en Texas y cuatro Estados más. “Estas leyes son políticas innecesarias y discriminatorias que aumentarán los costos para los consumidores residenciales, comerciales e industriales”, dijo la asociación en un comunicado. Coincide con PREF en que “todos los generadores crean alguna necesidad de servicios auxiliares”.

APA también destacó que en ERCOT “las compras de servicios auxiliares se han mantenido relativamente estables, mientras que la generación de energías renovables ha aumentado un 262% durante la última década”.

Contra la corriente

Los proyectos van en dirección contraria a la agenda de transición energética del gobierno federal. La administración demócrata presentó la semana pasada una serie de iniciativas para acelerar el despliegue de la energía eólica offshore.

Texas es el principal Estado generador de energía eólica y tiene un gran potencial en offshore. Pero según PREF los cambios propuestos “socavarían decisiones de inversión anteriores y erosionarían la confianza en que el estado continuará brindando la estabilidad financiera necesaria para futuras inversiones en energía”.

No obstante, la creciente penetración de las energías renovables en las matrices de generación eléctrica plantea importantes desafíos a la hora de garantizar la fiabilidad de las redes. North American Electric Reliability Corporation (NERC), la entidad encargada de desarrollar y hacer cumplir los estándares de seguridad obligatorios en Estados Unidos, indicó que existe un riesgo creciente relacionado con la alta penetración de las renovables en algunas regiones.

La adición de energía eólica y solar, junto con el crecimiento continuo de los recursos energéticos distribuidos y el retiro de la generación convencional, «están cambiando fundamentalmente la forma en que se planifica y opera la red», señaló NERC en su último informe de Evaluación de Seguridad a Largo Plazo. Incluso cuando la capacidad del sistema es suficiente algunas áreas podrían tener insuficiente energía para atender la demanda. Sobre Texas, el informe concluyó que el aumento de la penetración de la energía eólica «está aumentando el riesgo de reducción en las reservas operativas durante horas distintas a la hora de carga máxima diaria».




econojournal