EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tsunami de dólares

 La recesión económica causada por el covid-19 en 2020, inundó el mundo de dólares estadounidenses; el declive de la divisa permitiría a las monedas de economías latinoamericanas dependientes recuperar valor.

$58,32 pesos dominicanos por cada dólar americano, así cerró la República Dominicana el 2020, con la peor tasa de depreciación en 15 años. Gracias a la aceleración de su caída, actualmente ha retrocedido RD$1,26.

El dólar ha alcanzado su nivel más bajo frente a otras monedas fuertes desde inicios de 2018, se ha mantenido cayendo continuamente desde el inicio de la pandemia hace un año; su retroceso era de esperar, pues el congreso de Estados Unidos aprobó un plan de estímulos fiscales por la suma de US$ 2,2 billones.

Por otro lado, la Reserva Federal de la nación norteamericana (FED) redujo drásticamente la tasa de interés hasta dejarla casi en 0%, mientras menor es el costo de la tasa, mayor es la caída de la divisa.

Pese a que la emisión de bonos soberanos alcanzó máximos históricos, la mayor emisión fue por parte de los corporativos, según datos del Instituto de Finanzas Internacionales de Estados Unidos (IIF); Latinoamérica emitió bonos de deuda por la suma de $ 157,000 millones de dólares estadounidenses en mercados internacionales.

La anemia del dólar apenas inicia, se prevé la divisa podría caer más de 35 puntos porcentuales a finales de 2021 a causa de que los egresos de la “tierra de Uncle Sam” superan sus ingresos y el euro no cesa de aumentar.

El interés en Latinoamérica

Wall Street tiene sed de comprar deudas en América Latina, pues la región ha llamado la atención de los grandes fondos de inversión debido a que ofrece intereses más altos en relación al resto del mundo.

Expertos en el área afirman existe una fiebre global de emisión de deuda, causada por dos factores principales: los paquetes fiscales de estímulo para contrarrestar el impacto de la pandemia – en economías emergentes el gasto significó un 4% del PIB – y las tasas de interés en los países más ricos están en sus niveles más bajos.

Mientras unos lloran otros cantan, por eso, aunque suene irónico, a muchos países les conviene endeudarse.

Los precios (en general) no se han disparado

Uno de cada cuatro dólares en circulación se creó en los últimos doce meses; aumenta la cantidad de dinero en circulación pero los precios se mantienen estables, puesto a que la inflación sigue en niveles moderados.

En general, los precios no se han disparado, mas ciertos mercados experimentaron sensibles subidas: el índice SP500 de la bolsa de valores en Wall Street aumentó un 15%, mientras el mercado inmobiliario creció 11,6 puntos porcentuales.



revista mercado