EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los bancos argentinos piden ayuda tras haber atravesado su peor año desde 2007

 Tras registrar los peores resultados en 13 años, los bancos en Argentina atribuyen parte de sus pérdidas a las medidas del Gobierno por la pandemia, y están solicitando al Banco Central que realice algunas modificaciones.

Representantes de las cuatro principales asociaciones del sector bancario de Argentina, que incluyen instituciones extranjeras y nacionales, sostuvieron en las últimas semanas varias reuniones, llamadas telefónicas e intercambios de mensajes con el presidente del banco central, Miguel Pesce, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para solicitar la eliminación o modificación de algunas de las regulaciones, según personas con conocimiento directo del tema.

Los bancos se quejan de las medidas adoptadas en 2020 para apoyar a la economía en medio de la pandemia, como exigir que las instituciones financieras otorguen préstamos con tasas más bajas que la inflación, eliminar las comisiones para algunos servicios y postergar los pagos de las cuotas de los créditos. El Gobierno es reacio a eliminar estas medidas, ya que busca reactivar la actividad económica antes de las elecciones legislativas, señalaron las fuentes.

Un portavoz del Banco Central no confirmó las reuniones, pero dijo que, si bien los bancos tienen que ser rentables, no se les permitirá tener tasas de interés exorbitantes. Las asociaciones del sector ABA, ABE, Adeba y Abappra se negaron a formular comentarios. Un portavoz del Ministerio de Desarrollo Productivo señaló que las conversaciones están en curso.

El sector bancario argentino cerró 2020 con el menor rendimiento del patrimonio desde 2007, según datos del Banco Central. En conjunto, los bancos perdieron más de 50.000 millones de pesos (USD 546 millones).

Solicitudes de bancos

En las reuniones con los reguladores, los principales bancos del país exigieron que Pesce elimine o reduzca la tasa mínima para los depósitos a plazos fijos.

Además, quieren que las autoridades recalibren el programa “Ahora 12” que obliga a las entidades financieras a permitir que los consumidores paguen en tres, seis, 12 o 18 cuotas mensuales a tasas más bajas que la inflación prevista. Las compras en 12 y 18 cuotas tienen un período de gracia de tres meses. Según datos de la firma de procesamiento de pagos Prisma Medios de Pago, el año pasado, 6 de cada 10 compras con tarjeta de crédito se realizaron con los planes “Ahora”.

Los bancos también solicitaron restringir un programa que exige otorgar préstamos a pequeñas y medianas empresas con tasas de entre 30% y 35% anual; finalizar la postergación de los pagos de cuotas de créditos; y volver a cobrar comisiones a los retiros de cajeros automáticos, que fueron congeladas al inicio de la pandemia.

El Gobierno es reacio a eliminar algunas medidas, ya que busca reactivar la actividad económica antes de las elecciones legislativas

Varias demandas clave siguen sin ser resueltas, según personas con conocimiento directo del asunto. Por ejemplo, el programa que permite una tasa mínima para los préstamos se extendió hasta el 30 de junio.

Aun así, Pesce cedió en el tema de las comisiones por retiros en cajeros automáticos, y este mes anunció que nuevamente se permitirán algunos cobros. Un portavoz del Ministerio de Desarrollo Productivo dijo que el Gobierno está en conversaciones con los bancos para incluir algunos ajustes que podrían ofrecer alivio a las entidades, como la eliminación del período de gracia para el programa de compras en cuotas.

Sin duda, independientemente del cambio en las reglas, la situación económica del país se suma al difícil entorno operativo. Se espera que la persistente inflación agrave los problemas para una economía que ha sido devastada por una recesión que se extiende por tercer año, aumentando los créditos morosos y disminuyendo la demanda de nuevos préstamos.

Bancos se defienden

Aun así, los ejecutivos bancarios atribuyeron sus mediocres resultados del cuarto trimestre a los programas gubernamentales y advirtieron que continuarán causando estragos. Grupo Financiero Galicia estimó que el rendimiento del patrimonio podría caer a 10% en 2021, incluso por debajo del 16% de 2020.

En tanto, ejecutivos de Grupo Supervielle advirtieron que los préstamos morosos podrían aumentar en el segundo y tercer trimestres una vez que finalice el período de gracia del banco central para los créditos. BBVA Argentina también apuntó a las regulaciones oficiales para explicar por qué sus ingresos netos por intereses cayeron 18% en el cuarto trimestre de 2020.






infobae