EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LAGARDE: Política monetaria debe ir acompañada de la política fiscal

La presidenta del Banco Central Europeo 

(BCE), Christine Lagarde, renovó las señales de que la política acomodaticia 

debe mantenerse en la eurozona hasta que se supere la crisis provocada por la 

pandemia del nuevo coronavirus. Sin embargo, destacó la importancia de que se 

sigan implementando medidas de apoyo fiscal para la recuperación de la 

economía de la región.

 

   "Al continuar liderando la protección de las empresas y sectores más 

expuestos a la crisis, la política fiscal puede ayudar a iluminar el panorama 

económico de las empresas y familias, fortaleciendo así la transmisión de la 

política monetaria", dijo al Parlamento Europeo.

 

   Según Lagarde, las medidas fiscales aumentaron, en promedio, al 4,5% del 

Producto Interno Bruto (PIB) de la eurozona durante la pandemia. "La fuerza de 

la respuesta de Europa a la crisis dependió fundamentalmente de la fuerza de 

las respuestas nacionales y europeas en todas las áreas: monetaria, fiscal, 

supervisora y regulatoria", dijo.

 

   Por el lado de la política monetaria, la titular del BCE dijo que el 

programa de compras de emergencia pandémica (PEPP) ayudó a estabilizar los 

mercados y facilitó la política de apoyo a la recuperación. "Seguirá siendo

una herramienta crucial. El sobre de PEPP de 1,85 billones de euros nos da una 

potencia de fuego y una flexibilidad considerables para realizar compras", 

dijo.

 

   Además, las operaciones focalizadas de refinanciamiento a largo plazo 

(TLTRO), según Lagarde, seguirán siendo una fuente atractiva de financiamiento

para los bancos, apoyando el flujo de crédito a familias y empresas. "Las 

empresas medianas tienden a beneficiarse de manera desproporcionada de un 

crédito abundante y barato, y las empresas más pequeñas han podido obtener 

préstamos a las tasas más bajas jamás registradas", dijo.

 

   Por ello, Lagarde reafirmó que el BCE seguirá apoyando a todos los 

sectores de la economía, preservando una financiación favorable durante la 

pandemia, como viene haciendo desde el inicio de la crisis. "Este compromiso 

implica mirar indicadores a lo largo de toda la cadena de transmisión de 

nuestra política monetaria, desde las tasas libres de riesgo hasta los costos 

de los préstamos gubernamentales, los mercados de capitales y los préstamos 

bancarios para empresas y familias", dijo.

 

   Dentro del conjunto de indicadores que supervisa el BCE para evaluar si las 

condiciones de financiación siguen siendo favorables, citó las tasas de swap a

un día (OIS) indexadas y libres de riesgo y las tasas de interés proyectadas 

para los títulos de deuda pública.

 

   "[Estos últimos] son particularmente importantes, porque son buenos 

indicadores iniciales de lo que sucede en las etapas posteriores de la 

transmisión de la política monetaria, ya que los bancos utilizan este interés

como referencia para fijar el costo de sus préstamos a hogares y empresas. El 

BCE monitorea de cerca la evolución de las tasas de interés de los bonos 

nominales en el largo plazo", dijo.

 

    REAPERTURA DE LA ECONOMIA

 

   Aunque indicó que el panorama sigue siendo muy incierto debido a la 

pandemia, Lagarde dijo que el próximo desafío para la eurozona será la 

reapertura económica a medida que avance el proceso de vacunación y se 

controle el virus.

 

   Entonces, el foco estará en reducir los daños causados por la pandemia, 

como la reducción de puestos de trabajo permanentes, que una de cada cinco 

empresas está considerando. Al mismo tiempo, será crucial aprovechar el 

potencial que ofrece la pandemia, que ha impulsado un salto de varios años en 

el progreso y ha aportado un nuevo enfoque a la sostenibilidad", dijo.

 

   En este contexto, Lagarde dice que las tecnologías digitales y verdes 

presentan enormes posibilidades para un crecimiento más vibrante, inclusivo y 

sostenible. Solo en el sector energético, dijo, aumentar la inversión verde a 

los niveles necesarios podría crear alrededor de 1,1 millones de puestos de 

trabajo en Europa para 2030.

 

Agencia CMA