EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

AEROLINEAS ARGENTINAS. SUBSIDIOS, DEUDAS Y TARIFAS QUE CONDUJERON A LA QUIEBRA VIRTUAL DEL SISTEMA, NO SOLO DE LA EMPRESA

 Por estas horas y desde que el diario La Nación publico los aportes otorgados por el tesoro para sostener a la línea aérea de bandera durante el año 2020 -650 millones de dólares- como parte de una política aerocomercial libre, independiente y nacional, se inició un camino que a mi criterio debió haber iniciado el Gobierno y no la oposición político/mediática.

Solamente en parte gracias a los 650 millones de dólares aportados por todos los argentinos, hoy en el país y en un mundo que atraviesa la crisis más desbastadora en la industria aerocomercial con pérdidas multimillonarias para todas las compañías que han logrado sobrevivir, los argentinos y argentinos con nuestros aportes y con Aerolíneas Arg, hemos logrado que 450 mil compatriotas esenciales estén vacunados o en proceso de vacunación contra el COVID-19.

Pero introduciéndonos de lleno en la actividad aerocomercial, la reducción de subsidios para Aerolíneas Argentinas que mostro el macrismo y ahora publica el diario La Nación, es un espejismo, una ilusión sobre la realidad vivida y generada por las políticas que aplico la admiración Dietrich, desregulando todo.

Viendo los números fríos desde el año 2015 al 2019 la verdadera reducción de aportes del Estado para Aerolíneas ocurrió durante la gestión de Isela Costantini. AUDIO DE ISELA EN DICIEMBRE 2016

Al ser despedida por defender los intereses de la Aerolínea de Bandera, con la llegada de Mario Dell A´cqua, con quien tuve buen dialogo manteniendo insalvables diferencias, durante el año 2017 la empresa recibió solo 200 millones de dólares de subsidios pero incremento su deuda comercial a casi el doble de lo adeudado en 2016 cuando Isela estuvo al frente de la compañía.

Es aquí donde comienza un rumbo que nadie mira ni analiza al menos públicamente. ¿Qué hicieron? Bajaron los subsidios a costa de aumentar escandalosamente la deuda comercial, que es en definitiva la que puede impactar fuertemente en lo operativo, porque las deudas financieras tienen mucho más margen para ser negociadas o renegociadas.

En cambio con el incremento de la deuda comercial llega un punto en el cual no se jode. Sobran los ejemplos de empresas que por deber cientos de millones de dólares en combustible o en derechos de tránsito aéreo han dejado de operar.

Volviendo a la historia reciente de la mal mirada economía de Aerolíneas Argentinas cuando comienza el año 2018 Dell A´cqua continua en la empresa pero al ver una puerta de servicio abierta, hábilmente deja su cargo y llega Luis Malvido en el mes de julio de ese año.

En agosto Dietrich cambia el esquema tarifario tradicional que fijaba una banda de precios mínimos e instala un nuevo paradigma que es el vigente sin banda de precios mínimos para pasajes que se compren hasta 30 días antes de volarlo, permitiendo así las promo de pasajes con precios populistas que no cubren los costos operativos de ninguna empresa aérea.

En el año 2018 los subsidios para Aerolíneas fueron de 198 millones de dólares pero la deuda comercial respecto del 2017 casi se duplico. Trepo a los 11 millones 200 mil pesos.

En términos de subsidios indirectos a otras empresas cabe señalar que en este mismo año se le otorgaron ayudas económicas, por medio de los REPRO desde el Ministerio de trabajo, con exenciones impositivas en Córdoba y otras Provincias del país para Flybondi, herramienta con la cual Dietrich instalo el dumping como modus operandis en perjuicio de Andes, Avianca, Latam Arg y Aerolíneas Argentinas.

¿Quiénes pudieron sostener por más tiempo la operación vendiendo por debajo del costo? Latam Arg por la espalda que tenía el holding y Aerolíneas Argentinas porque a pesar del daño que recibía era la herramienta fundamental para que Dietrich, Macri e Insausti mostraran los sucesivos records de pasajeros transportados durante la revolución de los aviones.

Hablar públicamente mal de la gestión de Recalde, de los subsidios y de los gremios integrantes del frente sindical SindicatosAeronauticosUnidos, solo fue parte de una estrategia ejecutada por quienes estuvieron al frente de la actividad. Lo negaran hasta en el careo de un juicio público si lo hubiere, pero todo el mundo sabe que era imposible transportar la cantidad de pasajeros que se transportaron durante la fracasada revolución de los aviones sin Aerolíneas Argentinas y sin la gente de la empresa de Bandera.

Así llego el año 2019 en donde el daño a la empresa aérea de todos los argentinos fue casi letal, la dejaron en coma aerocomercial. Con Malvido como ejecutor los subsidios recibidos fueron 426 millones USD y la deuda comercial creció una vez más casi al doble. Paso de 11.2 millones de $ a 21.1 millones de pesos.

La cuenta es muy simple, dividiendo los millones de pesos adeudados a valor dólar de acuerdo a la cotización del año y mes correspondiente, encontraremos que no existió la supuestamente exitosa reducción de subsidios. Cuando estos bajaron fue porque aumentaba la deuda.

Mientras sucedió todo esto y fundamentalmente desde mitad del 2017 hasta diciembre del 2019, no se renovó la flota Embraer como tantas veces se anunció. Es más, reventaron a por lo  menos la mitad de los rendidores aviones fabricados en Brasil dejándolos con los motores vencidos así como los trenes de aterrizajes de esas misma aeronaves. No invirtieron, utilizaron de forma al menos irresponsable el material aeronáutico que administraron y gestionaron.

Achicaron sistemáticamente la flota de largo recorrido de ARSA desprogramando los Airbus 340 sin su correspondiente reemplazo y entregando rutas como la de Barcelona a la competencia.

El daño causado fue enorme para todo el sistema antes de la PANDEMIA. Latam Argentina desde el 2016 en adelante solo incremento sus pérdidas año tras año. Avianca Argentina que comenzó a volar en el tercer trimestre del 2017 con el modelo de negocio más federal y complementario del trafico troncal solo vivió un año y medio al tratarse de un jugador con escaso poder de fuego, no pudo competir. Andes corrió la misma suerte. Lasa voló 15 días, ninguna de las tres compañías podía competir en precio con Aerolíneas Argentinas, Latam y las Low Cost, JetSmart, Flybondi y Norwegian.

Macri perdió en las paso. Norwegian y JetSmart acordaron la compraventa antes del 10 diciembre del 2019 y el supuesto modelo aerocomercial de la era Alberto, temido por muchos pero nunca anunciado y ejecutado según esas mentes, en parte ya estaba cocinado.

El actual Presidente de la República dio una clara señal mientras el dumping sumaba muertos en la industria local. Hizo campaña electoral volando por Aerolíneas Argentinas y la puso públicamente como la herramienta que todo país normal tiene para alcanzar un desarrollo soberano y estratégico. Poder disponer de los Airbus 330 cuando se los necesita para repatriar ciudadanos argentinos, ir a buscar material sanitario a China y las vacunas a Rusia son tres pruebas contundentes de ello.

Desde ya que nada es fácil, ni lo será en el corto, mediano y largo plazo para Aerolíneas Argentinas y para las demás empresas argentinas de capitales nacionales. Aquellas líneas aéreas financiados con dinero proveniente de fondos de inversión extranjeros juegan el mismo partido pero con otras espaldas.

Ahora… resulta imprescindible modificar el actual sistema y esquema tarifario si se pretende obtener un resultado virtuoso y distinto al alcanzado por Macri, Dietrich e Insausti. Más aun en un contexto inédito como el de la pandemia, en el cual la IATA comenzó a proyectar aumentos considerables en los valores de los pasajes aéreos.

Según publicó el diario La Nación ayer 5 de febrero https://www.lanacion.com.ar/politica/la-oposicion-reclama-al-gobierno-transparente-numeros-nid2593590 “el diputado nacional y vicepresidente del Pro, Federico Angelini, presentó un proyecto de resolución en el que le pide al Gobierno un detalle de la situación actual de la aerolínea de bandera durante el año que pasó. “Sería bueno que los números de la compañía estatal se transparenten a través de este pedido de informes para que todos los ciudadanos argentinos sepamos a qué fueron destinados los recursos públicos que el Tesoro le transfirió”, sostuvo el legislador.

Lejos de ser esta nota una carta abierta, al estimado diputado Angelini, le doy las gracias por su iniciativa que espero haga extensiva para con los suyos. Pida los números de la era Macri, Dietrich, Insausti y Malvido, diputado.

Sacar solo la foto de Aerolíneas 2020 en PANDEMIA sería un error de su parte, el presente de cualquier línea aérea es el resultado de un proceso y no de lo acontecido durante el peor año de la historia en la aviación civil comercial en el mundo.

Todos los argentinos y argentinas como contribuyentes, todos los integrantes de esta maravillosa industria merecen saber y conocer los números ocultados desde el pulpito al cual se subió el autodenominado mejor equipo de los últimos 50 años, no solamente porque son reales sino porque son públicos. Muchos, están disponibles en la página web oficial de nuestra empresa aérea de Bandera.

¿Porque el detalle del enorme daño causado no se mostró en detalle, durante los primeros meses del año 2020 desde los más altos niveles del estado? Es una pregunta para la que no tengo respuestas.

APORTES DEL ESTADO, en millones de dólares (US$)

                                              

2016                      2017                      2018                      2019                      2020

                                              

326                        200                        198                        426                        527

Deuda comercial (en $)             

  3,5 millo.             6,5 millo.             11,2 millo.           21,1 millo.           S/D

Diego Dominelli. Director



aviacionenargentina