EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

3 maneras de comprar bitcoins sin comprar bitcoins

 

Especial de Nicolás Litvinoff para el Diario La Nación. 

El impresionante rally que el bitcoin viene experimentando en lo que va del año, que le permitió situarse por primera vez en su historia por encima de los 55.000 dólares, aumentó considerablemente el interés mundial por el criptoactivo más popular de todos.

No obstante, los ahorristas e inversores que quisieran comprarlo superan notablemente a los que realmente se animan a hacerlo. Es que, al momento de concretar la operación, la gran mayoría claudica.

¿Por qué ocurre este fenómeno con el bitcoin? Las razones son varias. Entre las principales nos encontramos con un amplio desconocimiento acerca de cómo abrir y enviar fondos a una cuenta en un exchange de criptoactivos, el temor a ser estafados y las dudas respecto de cómo custodiar las criptomonedas una vez adquiridas.

En la columna de hoy, exploraremos 3 vías alternativas para comprar bitcoins sin adquirir directamente bitcoins. La meta es lograr exposición al bitcoin, aunque de manera indirecta.

1) Comprar acciones de empresas con bitcoins entre sus tenencias

La historia del bitcoin puede dividirse en 4 etapas u oleadas, como me gusta llamarlas.

La primera es la del ingreso de los inversores minoristas conocidos como early adopters (pioneros), que va desde su nacimiento en 2009 hasta fines de 2017, cuando los futuros del bitcoin comenzaron a cotizar en el Chicago Mercantile Exchange.

La segunda ola tuvo como protagonistas a los inversores institucionales (fondos de cobertura, banca privada, etc.) y duró hasta mediados de 2020.

A partir de allí, comenzó la tercera ola, que corresponde al ingreso de las empresas o corporaciones al bitcoin. Compraron con el dinero disponible de su caja cientos y hasta miles de millones de dólares en bitcoin buscando aumentar la riqueza a futuro de sus accionistas y, al mismo tiempo, diversificar sus inversiones.

¿Y la cuarta ola? En realidad, aún no llegó. Será la que comience en algún momento de este año o el que viene, cuando el primer Banco Central de cualquier lugar del mundo decida también destinar parte sus tenencias al bitcoin, abriendo las puertas a la demanda de criptoactivos por parte de gobiernos y Estados.

Nos encontramos entonces en el comienzo de la tercera ola, donde cualquier inversor bursátil que haya abierto o decida abrir una cuenta en EEUU puede lograr exposición al bitcoin comprando acciones de empresas que inviertan parte de su efectivo en el criptoactivo estrella. La que más se destaca por estos días es MicroStrategy Incorporated (MSTR), una empresa de consultoría tecnológica que inició sus compras a mediados del año pasado y que tiene en su CEO, Michael Saylor, a uno de los principales evangelizadores de la cultura cripto. Se dice, incluso, que fue quien asesoró a Elon Musk en la compra de bitcoins por parte de Tesla.

Las acciones de MSTR, que cotizaban alrededor de los 100 dólares al momento de su primera incursión en el mundo bitcoin, llegaron a valer 1.315 dólares el 9 de febrero pasado y se negociaban en torno a los 970 dólares al momento de escribir esta columna.

En https://bitcointreasuries.org/ se puede acceder a la lista completa de empresas que adquirieron bitcoins y al detalle sus tenencias.

2) Comprar un ETF de bitcoins

Los ETF (exchange-traded fund) son fondos cotizados (parecidos a los locales fondos de inversión, aunque más avanzados) que operan en el mercado como acciones.

Grayscale Bitcoin Trust (GBTC) cotiza fuera del mercado regulado de EEUU. A ese mercado se lo conoce como OTC (Over the Counter). GBTC ha tenido gran éxito al replicar el valor del bitcoin. Al momento de escribir esta nota, el precio de cada papel se encontraba en los 57 dólares por acción, es decir aproximadamente 0.00094763 BTC de ese momento, por lo que el fondo tiene en bitcoins el equivalente a más de 33 mil millones de dólares.

Con un fee (abono o comisión) anual del 2%, este ETF representa una alternativa a tener en cuenta para quienes aún no se sientan preparados para comprar bitcoins por su cuenta.

Otro ETF interesante es Amplify Transformational Data Sharing (BLOK), que tiene en su portafolio tenencias diversificadas de empresas con exposición al bitcoin, como la nombrada MicroStrategy, Marathon Patent Group o el banco Silvergate Capital.

3) Comprar acciones de empresas mineras de bitcoins

Riot Blockchain (RIOT) es una de las empresas mineras de bitcoins más grandes del mundo. En el ecosistema de la blockchain, los mineros son los encargados de verificar y autorizar las transferencias y de emitir, a través de computadoras, los nuevos bitcoin que entran en circulación a diario (sobre un total de 21 millones de bitcoins que se emitirán en total).

Las acciones de RIOT, que llegaron a valer la módica suma de 65 centavos de dólar por acción a principios del año pasado, hoy cotizan por encima de los 70 dólares gracias al alza del precio del bitcoin y al aumento en las ganancias de los mineros que la vertiginosa suba trae aparejado.

Conclusión

Muchas personas no se sienten preparadas para comprar bitcoins, pero no quieren quedar afuera de la gran liga de las criptomonedas y una de las apuestas más importantes de su generación, por lo que buscan caminos alternativos para su inversión.

Deben saber que invertir de manera indirecta conlleva riesgos que no existen en una compra directa, fundamentalmente los que refieren al manejo y la custodia de las criptomonedas. Delegar tareas implica permitir que otros tomen decisiones con las que no necesariamente estaremos de acuerdo, pero para algunos la comodidad lo vale.

En lo que refiere al bitcoin, la pregunta siempre queda flotando: ¿Podrán esta nueva tecnología y las industrias que emergen a su alrededor tener un impacto en nuestras vidas tal que justifique su creciente valor en el mercado? Mi opinión es que sí, pero, como dice Bob, la respuesta está flotando en el viento (y solo la tiene el tiempo).

Lo cierto es que no veo muchas excusas para seguir evitando al bitcoin y destinarle un pequeño porcentaje de los ahorros con un horizonte de largo plazo. Su promesa de revolución tecnológica en el mundo financiero lo amerita.