EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

RESUMEN SEMANAL: DEL 25 AL 29 DE ENERO

 Esta semana se conoció el dato de actividad económica de noviembre pasado, el cual fue una confirmación de que hasta finales del 2020 la recuperación económica se habría mantenido. De forma desestacionalizada y comparado con octubre, el nivel de actividad avanzó un 1,4%. En la comparación interanual la economía argentina continúa en un nivel casi 4% por debajo de noviembre 2019. Las disparidades sectoriales permanecen, y mientras que algunos sectores como la industria y el comercio ya lograron registrar variaciones interanuales positivas (es decir que se encuentran en niveles de actividad de pre-pandemia), otros como la hotelería y la gastronomía siguen registrando caídas superiores al 50%, en lo que constituye la peor crisis de su historia.

En el mismo sentido y también para noviembre 2020 se registró una caída del 1,1% en las ventas a precios constantes de los supermercados (en octubre la caída había sido del doble) y del 47% en los shoppings, centros de compras que aún permanecen con controles y limitaciones en las cantidades de visitantes.

Por su parte, los datos del comercio exterior de diciembre encendieron algunas alarmas. Las exportaciones se derrumbaron 34% al mismo tiempo que las importaciones crecieron 25%. La combinación de ambas variaciones resultó en un déficit comercial de unos 350 millones de dólares, el primer rojo comercial desde mediados del año 2018. Si bien la dinámica de las exportaciones en el último mes del año (y en parte de enero 2021) estuvo afectada negativamente por el conflicto en los puertos, las ventas de bienes y servicios al exterior por parte de Argentina mostraron un comportamiento negativo a lo largo de todo el año pasado. La combinación de brecha cambiaria alta, incremento de la presión tributaria y otros desincentivos a la exportación nos hacen ser negativos en el corto y mediano plazo para esta variable. De mantenerse el déficit comercial, la dificultad del gobierno para mantener el tipo de cambio oficial medianamente controlado irá en aumento y podría acelerar una devaluación. La cosecha gruesa será relevante en los próximos meses.

En el sector de los productores agropecuarios continúa la preocupación como consecuencia de los trascendidos y las declaraciones oficiales acerca de posibles nuevas intervenciones en los mercados de granos. En las últimas horas, el ministro Basterra declaró que podría haber límites a las exportaciones de trigo en caso de que no esté garantizada la oferta local. Sin embargo, el objetivo real del gobierno no es garantizar el mercado interno (porque ya está abastecido y sobra) sino generar una sobreoferta que deprima los precios. En otra intervención oficial, el gobierno decidió prolongar hasta fines de marzo el congelamiento de alquileres, y crece la incertidumbre y el temor a nuevos controles en el sector inmobiliario.

Por otra parte, la confianza del consumidor medida por la UTDT ha vuelto a registrar un descenso en el mes de enero. Con una caída del 2,8% respecto de diciembre ya acumula dos meses consecutivos en retroceso y no logra repuntar de forma sostenida desde la caída ocasionada por la pandemia.

En la semana que concluye el BCRA ha finalizado con una posición neta vendedora interrumpiendo así un mes y medio de acumulación de reservas. El nivel de reservas brutas volvió a quedar por debajo de los 39.500 millones de dólares.

Por último, algunos datos del plano internacional están mostrando el impacto económico de la “segunda ola”. El indicador industrial de Japón, que luego de caer abruptamente entre marzo-mayo 2020 había iniciado una fase de fuerte recuperación volvió a mostrar variaciones negativas en noviembre y diciembre.




invecq