EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los CEOs deben tomar la iniciativa de mejorar las habilidades de sus equipos de trabajo (upskilling)

El rápido paso a un mundo predominantemente virtual expuso falencias en las capacidades de las empresas y de sus trabajadores, problemáticas que los líderes venían enfrentando antes de la pandemia. El informe Talent Trends 2020 de PwC, mostró que el 74% de los CEOs estaban preocupados porque sus equipos de trabajo contaran con determinadas habilidades clave para el mundo del trabajo digital. 


“Así como la pandemia puso en relieve los mayores desajustes de aptitudes entre las empresas y sus colaboradores, también brindó una oportunidad para que los directores ejecutivos siguieran desarrollando estrategias para crear los equipos que necesitan para el futuro, y dada la urgencia de encontrar rápidamente el talento con el ajuste cultural adecuado, cada vez más empresas están encontrando los beneficios de mejorar las habilidades de las personas”, comenta María Fernanda Álvarez Apa, gerente de People & Organisation de PwC Argentina.


Las organizaciones que han invertido en crear equipos capacitados y comprometidos hoy están percibiendo las recompensas. En la 23ª Encuesta Anual de CEOs PwC1 (realizada antes de la pandemia COVID-19 a nivel global), el 93% de los CEOs que habían introducido programas de mejora de las habilidades indicaron que estos programas aumentaron la productividad, ayudaron a atraer y retener el talento y a crear equipos resilientes. Sin embargo, sólo el 18% confirmaron haber invertido en la mejora de esas habilidades.


Cuatro pilares en las cuales enfocar las capacitaciones (upskilling):


    1) Centrarse en la mejora de las habilidades que permitan desarrollar una estrategia empresarial. De las 22.000 personas de todo el mundo que participaron en la encuesta, más de tres cuartas partes expresaron querer mejorar sus habilidades. Ahora es la oportunidad perfecta para que los líderes aprovechen esta aspiración y la alineen con sus iniciativas de mejora de las habilidades y objetivos empresariales.


    2) Priorizar el compromiso y la experiencia de los empleados. Hay una conexión medible entre la mejora de las habilidades y el compromiso de los colaboradores. En ese sentido, los programas de mejora optimizan notablemente la cultura corporativa y el cumplimiento de objetivos.


    3) Impulsar la productividad. En un reciente sondeo realizado por la empresa de software UiPath2, el 80% de los trabajadores dijo que esperaba ser más productivo si aprendía nuevas habilidades, y el 88 % estaría más dispuestos a seguir trabajando en una empresa que ofreciera oportunidades de actualización de habilidades.


    4) Adoptar una mentalidad de crecimiento para inspirar el aprendizaje permanente. El perfeccionamiento es un esfuerzo de mediano a largo plazo. Las disrupciones continuarán más allá de la pandemia y será de gran utilidad estar preparado para afrontarlas con equipos flexibles y capacitados, y una cultura basada en la resiliencia y aptitud de recuperación.


“Lo importante es centrarse en las personas. Las preocupaciones por la pérdida de productividad que se produjo en marzo de este año se habían sosegado en junio, cuando las empresas notaron que muchos de sus colaboradores se adaptaban y podían hacer frente al trabajo desde casa, con flexibilidad y dinamismo, mediante el teletrabajo”, finaliza Álvarez Apa.