EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las bolsas hacen historia en Noviembre: ¿Están descontando un escenario de recuperación perfecta?

 A pesar de los moderados descensos de la jornada de hoy, finaliza en las bolsas uno de los noviembres más alcistas de la historia. Varias han sido las causas que han motivado este renovado ánimo comprador: Mejora en los datos macroeconómicos, una temporada de resultados empresariales por encima de las expectativas, eliminación de la incertidumbre política en EE.UU., y sobre todo, los datos positivos de las distintas vacunas contra el Covid-19.

“Noviembre va a ser un mes absolutamente extraordinario en las Bolsas y el hito marcado por el Dow Jones el pasado martes, al cerrar por encima de los 30.000 puntos por primera vez en su historia, ha sido un buen broche de oro para cerrar un mes tan excepcional”, afirmaba Juan Carlos Ureta Domingo, presidente ejecutivo de Renta 4 Banco, en una interesante nota a clientes:


Hay algunas explicaciones más o menos lógicas que justifican las subidas de noviembre, y en particular las de esta última semana. El pasado lunes Trump dio instrucciones a los oficiales de su Administración para iniciar formalmente el traspaso de poderes a Biden, evitando así un periodo de incertidumbre que, sin duda, habría pasado factura a las Bolsas. El mismo lunes se supo que Janet Yellen será la próxima Secretaria del Tesoro, una noticia que encantó a los inversores, al garantizar mayores estímulos monetarios y fiscales.

Los PMIs preliminares americanos de noviembre que se publicaron el lunes también ayudaron, pero no así los europeos, incluyendo Inglaterra, muy afectados por las restricciones a la movilidad. Es bastante demoledora la caída del PMI compuesto de la eurozona a 45,1 puntos, desde los 50 de octubre, y también lo es la fuerte caída en noviembre del PMI de servicios de Inglaterra. No obstante, los PMIs de manufacturas y la producción industrial se han mantenido bastante bien, incluso en Alemania e Inglaterra.

En general, esas buenas noticias unidas a la temporada de resultados empresariales del tercer trimestre, que se ha saldado con un ratio de sorpresas "positivas" del 84,2% en el S&P y del 71,4% en el Eurostoxx, podrían servir para explicar las alzas de noviembre, con el colofón de esta última semana. Pero a nuestro juicio hay algo más y ese algo más nos lleva a la recuperación "perfecta" que los mercados están descontando.

La idea simple es que hay dinero y que las empresas, los gobiernos y los mercados financieros lo van a utilizar bien. Hay mucho dinero disponible, gracias a los Bancos Centrales, y lo va a seguir habiendo, aunque venga la reactivación de la economía o aunque aparezca la inflación, porque tanto Jerome Powell como Christine Lagarde así lo han garantizado. Además, ese dinero se va a utilizar bien porque tanto los programas públicos como los mercados de capitales están orientados a invertir en el medio ambiente (economía verde, 'green recovery') y en la digitalización, asegurando una mejora de la productividad y un ciclo de crecimiento sostenible.


Es difícil saber si realmente los mercados financieros están descontando ese escenario de "recuperación perfecta" o si sencillamente están inmersos en otro episodio de fiebre especulativa, como la que se vivió a fines de los noventa en las puntocom o como la de la burbuja inmobiliaria que precedió a la quiebra de Lehman. Una oleada especulativa espoleada en esta ocasión por una represión financiera nunca vista antes en la historia, sobre todo en Europa con la previsión de tipos nominales negativos de interés para bastantes años.Si tenemos dinero gratis y sin límites y además se va a utilizar bien, estamos ante la "recuperación perfecta", que sería justamente lo contrario a la situación de contracción de la liquidez ('credit crunch') y de ausencia de visibilidad hacia el futuro que hace años se llamó la "tormenta perfecta". Y con un horizonte tan optimista la prima de riesgo que se exige a la inversión en renta variable y a los activos de riesgo en general se reduce casi a cero, en línea con la tesis que expusieron en 1999 los economistas americanos James Glassman y Kevin Hassett en un libro que llevaba el premonitorio título de "Dow 36.000"”

Probablemente hay algo de las dos cosas, pero en todo caso noviembre nos deja dos mensajes. El primero es que la tendencia alcista es más fuerte de lo que podíamos pensar, ya que ha sido capaz de recuperarse con una fuerza espectacular de las caídas de octubre y noviembre. El segundo mensaje es que, gracias a las vacunas, el "momentum" ha llegado, por fin, también a los valores cíclicos vinculados a la reapertura de las economías.




capitalbolsa