BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

UNA TRISTE Y DRAMATICA REALIDAD QUE SE REPITE

En Argentina los hechos de desorden financiero-económico y social se reiteran y suceden a través del tiempo,  al igual que los hombres con sus soluciones erróneas  que también se repiten pero con absoluta necedad pretendemos resultados diferentes. 


¿A que estamos haciendo referencia? A nuestra constante política de endeudarnos y pedir prestado al FMI y aquellos Fondos de Inversión internacionales que estén dispuestos hacerlo, tomando títulos que colocamos pagando tasas fuera de mercado y de usura. ¿Para que? para destinarlo a mantener un estado con estructuras obsoletas y negocios del y con el estado,  que solo benefician a políticos y sus circunstanciales asociados: empresarios, sindicalistas y jueces, siempre a espaldas del pueblo y en perjuicio del pueblo, contrayendo compromisos de devolución que todos sabemos que incumpliremos.  Paralelamente nuestros prestamistas el FMI y los Fondos  también conocen esta particularidad dolosa de los argentinos,  pero como conviene a intereses políticos, económicos y estratégicos,  quienes controlan  este organismo internacional y los Fondos que luego se transforman ante nuestro incumplimiento en buitres, ambos  nos acompañan en este juego sombrío,  en definitiva esto termina resultando una acción conjunta dolosa en contra del pueblo argentino.. Sintetizando todos los que integramos los mercados de capitales  tenemos conocimiento  que estos hechos son así.  


¡Pero no nos equivoquemos! Todos conocíamos que cuando Macri acudió al FMI lo hacia para financiar la campaña electoral y ganar las elecciones presidenciales que tenia al año siguiente, bien sabia que no podía devolver en tiempo y forma el dinero tomado, pero priorizó su interés personal.  Paralelamente el FMI también sabía que no iban a cobrar en tiempo y forma porque estaba prestando a un insolvente consuetudinario  y conocía el destino del empréstito, pero que por motivos políticos y estratégicos lo otorgó igual. 


Ahora Macri  y sus funcionarios se desentienden de los compromisos que contrajeron,  el FMI y los Fondos saben a que a la larga cobran capital, intereses más punitorios y honorarios de los estudios jurídicos intervinientes. Entonces: ¿Quien pierde? El pueblo argentino, esta triste y dramática  historia es la que se repite sin interrupción desde hace décadas.


¿Porque nos endeudamos  y no podemos pagar?  Los motivos son varios y convergentes a modo de simple y elemental ejemplo expondremos: 


*   No hacemos las reformas del estado que la realidad nos impone.

*   No tenemos equilibrio fiscal.

*   No existe seguridad jurídica.

*  No tenemos un sistema tributario y una legislación laboral acorde con las necesidades

   que el tiempo y las circunstancias nos impone. 

*  No tenemos moneda, vivimos con inflación permanente, que aceptamos con 

    resignación como algo natural e irremediable. 

*  La propiedad privada es vulnerada, esta sujeta a activistas  e intereses políticos. 

*  La corrupción de los funcionarios del estado en los actos de gobierno es endémica,

    como así también lo son su contraparte  los empresarios y sindicalistas que con ellos

    contratan y acuerdan y  a quienes  no se castiga, se soslaya y se encubre 

*  La permanente ausencia de planes de gobierno integrales acordes con nuestra realidad

    es una constante que tenemos asumida. 

*  Somos defaulteadores crónicos

*  Carecemos de una política exterior coherente, la misma es errática e impredecible y

    para peor no responde a nuestros intereses,  políticos,  económicos  ni estratégicos.

* El trabajo no registrado es decir en negro según el INDEC al cuarto trimestre del 2018

   alcanzaba a 48,8%  estos porcentajes se vieron potencialmente acrecentados este año

   por la pandemia.  

*  El hecho más real, funesto y destructivo que hoy padecemos es que la educación dejo

    de ser un tema prioritario,  a la que se  subordinó a propósitos e intereses políticos.  


A no dudar que un estado con estas características va camino a ser un estado fallido. 


¿Quiénes ganan? 


*  Las grandes empresas que dominan el mercado. 

* Los grandes exportadores de cereales que monopolizan el mercado, los Bancos firmes 

   y estables socios del poder, las empresas pesqueras internacionales que aprovechan  

   que nuestro control del mar  es inexistente y las empresas mineras extranjeras que

   gozan de regímenes  impositivos de privilegio.  

* Quienes tienen gran poder adquisitivo y comparan autos, aviones, navíos importados 

   que lo hacen con un dólar que el estado les vende al 50% de su valor real (dólar Banco

   Nación versus dólar blue)

* Quienes importan productos y artículos  que compiten con los nuestros deslealmente

   ya que, aprovechan la distorsión de cambio que el gobierno genera.

* Los sucesivos funcionarios de economía, finanzas y negociadores ante nuestros

   acreedores, que salvo algunas  honrosas excepciones resultan se  asalariados ocultos y

   en negro de nuestros acreedores. 

* Políticos, empresarios, jueces, y dirigentes gremiales que actúan solidariamente

   protegiendo sus intereses corporativos. 


¿Quiénes pierden? 


* Desocupados, asalariados que sufren recortes en la ayuda social, ajustes

   en sus salarios al igual que los jubilados con sus haberes. Pero nunca es el estado

   quien se ajusta.

* Las pymes, las economías regionales exportadoras que lo hacen con un dólar cuyo

   valor es el 50% menor al real y encima sufren elevadas retenciones y para cerrar el

   círculo los insumos importados que utilizan lo hacen a un dólar que duplica el que a

   ellos se les paga. Evidentemente una ecuación que nunca puede cerrar.

*  Cuentapropistas, profesionales, artistas.  


Esta calamitosa realidad alcanza tanto a gobiernos liberales como  populistas por igual, todos participan del mismo juego y todos se rasgan las vestiduras inculpando a los otros, simulan que todo cambia para que nada cambie. Esto evidencia una vez más  que los políticos  no son confiables porque en su mayoría carecen de integridad y principios o saben muy bien silenciarlos cuando estos colisionan con sus intereses.  


Hoy quienes en el gobierno imponen y reclaman al pueblo argentino un duro ajuste, que solo será aplicado a los que menos tienen, pero que a ellos no los alcanzará, bien vale recordarles a estos falsos patriotas el ejemplo y las palabras del General San Marín cuando en ocasión de su fallido viaje a Buenos Aires y de su decisión de no desembarcar  y retornar  a Europa motivado por el desorden político que el país vivía, a su paso por  Montevideo  le escribe el 6 de abril de 1829 a su amigo el General Tomás Guido quien le pedía que reviera su decisión y retornara porque la patria necesitaba de sus servicios,  San Martín le decía: “No faltara algún Catón que afirme tener la Patria un derecho de exigir a sus hijos todo género  de sacrificios;  yo responderé que esto como todo, tiene sus limites: que a ella se debe sacrificar sus intereses y vida,  pero no su honor y principios”  


Diego Lo Tártaro Presidente de IADER.