BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Un día histórico en el que el presidente de EE.UU. acusa de fraude electoral sin una sola prueba!

 A cierre del mercado de valores europeo, aún no se conoce quién será el próximo presidente de los Estados Unidos de América, aunque todo parece indicar que será Joe Biden, que necesitaría únicamente el Estado de Nevada, que parte con ventaja a la espera del voto por correo que probablemente le sea también favorable, para ganar las elecciones.


En este punto podríamos empezar a analizar cuáles serán las repercusiones para los mercados de una victoria demócrata en la presidencia, aunque pérdida de control en el Senado. Pero no va a ser posible. Y el motivo es que Donald Trump ha amenazado con impugnar estas elecciones por fraude, aunque exactamente no ha especificado el motivo del fraude. En resumen, parece que se abre el camino de una incierta batalla legal en el Tribunal Supremo de los EE.UU., si finalmente Trump no acepta la derrota, lo que aumentará la incertidumbre de los inversores, ya por si elevada debido a la pandemia. Eso a Trump parece no importarle.

“Hoy se impone una jornada de impasse. Una victoria republicana sería más alcista para el mercado americano (bolsas, bonos, USD) a corto plazo, mientras que una demócrata plantearía más incógnitas (impuestos, gasto público, política exterior, etc.). Tal vez no conozcamos el desenlace hasta el viernes, como hemos venido avisando”, afirmaban esta mañana los analistas de Bankinter.

¿Qué conclusiones podemos sacar de esta jornada de locos? Veamos:

  • Lo primero es que, una vez más, los encuestadores han fracasado estrepitosamente. Se esperaba una sólida ventaja de Joe Biden en casi todos los estados clave, y los resultados apuntan a victoria por la mínima. Se debería hacer un amplio y crítico estudio, de por qué con tanta frecuencia estos sondeos están fallando. Nos ayudarían la labor de análisis a todos.
  • Lo segundo es que el presidente más disruptivo de la historia de EE.UU. no va a perder la Casa Blanca con facilidad. Su acusación de fraude electoral, y la autoproclamación de victoria, es algo que sobrepasa todos los excesos anteriores, por grandes que estos hayan sido. Estas palabras pueden originar violencia en las calles ante la creencia que se le “ha robado la presidencia”, como ha insinuado. Un conflicto civil será enormemente dañino para la democracia más antigua del mundo.
  • Lo tercero es que Joe Biden y Donald Trump difieren poco en lo fundamental de sus políticas, aunque sí en las formas. No habrá cambios excesivos en la política comercial con China si Biden gana la presidencia. Es sólo un empleo.
  • Los mercados, pasada la incertidumbre actual, se comportarán independientemente de quien gane las elecciones. En la historia han dado muestras de sobra de que no son ni republicanos ni demócratas.
  • Otra conclusión que debemos sacar es que Europa tiene que concienciarse de que no puede estar tan supeditada a EE.UU. Tiene que ganar su libertad. Tener políticas comerciales, de relaciones exteriores y militares propias. Es el momento de qué los líderes europeos se desliguen de la patria potestad de EE.UU.
  • Y por último, que es apasionante la vida política en EE.UU. Hasta su caótico, y a veces injusto, sistema electoral, genera un interés inimaginable en otra parte.

En resumen, cerramos estas líneas sin saber quién será el próximo presidente de EE.UU., ni que hará Donald Trump si pierde finalmente las elecciones, pero hoy ha sido una jornada realmente interesante tanto en los mercados, como fuera de ellos. No hay muchas de estas.

En cuanto a la agenda macroeconómica, muy numerosa, pero hoy parece no haberle importado a nadie.



capitalbolsa