BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La pandemia de coronavirus está impactando en pacientes oncológicos

Un estudio en nueve países de América Latina liderado por Tabaré Vázquez, ex presidente de Uruguay y médico oncólogo, mostró cómo afecta las posibilidades de detección temprana y tratamiento. Proponen medidas para que la situación no se vuelva incontrolable


Ante la pandemia infecciosa más grave de este siglo, el COVID-19, el control preventivo y de tratamiento del cáncer se encuentran seriamente comprometidos. 

Por ello, la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica (SLACOM) reunió a expertos latinoamericanos en cáncer de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Honduras, Méjico, Nicaragua, Perú y Uruguay que, bajo el liderazgo del ex presidente de Uruguay, doctor Tabaré Vázquez, oncólogo, y realizaron un urgente llamado a los gobiernos para que adopten medidas costo-efectivas y basadas en una propuesta científico- técnica para hacer frente a este escenario. Cáncer con Ciencia de la Fundación SALES adhirió a este llamado, que propone acciones efectivas para controlar el cáncer, enfermedad no transmisible y segunda causa de muerte en el país.

Según los datos que analizaron para el período marzo - junio 2020, contrastados con los registrados en igual periodo correspondiente a 2019, se confirma una reducción -variable según el país- en el número de consultas de primera vez en servicios oncológicos (entre 28% y 38%) y también una reducción en el número de estudios patológicos (entre 6% y 50%), cirugías oncológicas (entre 28% y 70%) y quimioterapias (entre 2% y 54%). 

Por otra parte, y de acuerdo con las recomendaciones internacionales de posponer los estudios de tamizaje en los pacientes de riesgo promedio, se confirma una importante reducción en los estudios de PAP (entre 46% y 100%), mamografía (entre 32% y 100%) y sangre oculta en materias fecales.

Tres estudios recientes del Reino Unido estimaron que en los 12 meses siguientes a la pandemia la mortalidad podría aumentar un 20% - 30% en los pacientes con cáncer. Además del impacto negativo en la sobrevida, el diagnóstico en etapas más avanzadas determinará un aumento significativo del gasto en la atención del cáncer comparado con el gasto pre-COVID-19.

Medidas para revertir la situación

Para disminuir el impacto negativo del COVID-19 sobre el control del cáncer a nivel regional así como también para evitar que se genere una situación incontrolable en los próximos años en la salud pública, el grupo de expertos propone:

- Garantizar el acceso a los servicios oncológicos, incluyendo el apoyo al transporte de los pacientes, la eliminación de barreras económicas (copagos) y el uso de tecnologías de comunicación que permitan la valoración y el seguimiento a distancia.

- Desarrollar programas de comunicación y educación que orienten de manera apropiada a los pacientes oncológicos en relación con la valoración del riesgo de infección por Sars-Cov-2 versus el riesgo de control inapropiado de la enfermedad.

- Desarrollar medidas que reduzcan el impacto de la pandemia en las condiciones de pobreza, incluyendo la reducción del impacto económico del cáncer sobre los pacientes, mediante el establecimiento de un diálogo permanente entre el sector de la salud y los diferentes sectores de la economía. Esto debe redundar en la toma de medidas balanceadas entre la protección de la salud y la vida y la protección de la infraestructura económica.

- Posibilitar la participación de diferentes niveles de atención y profesionales no especializados en oncología, en el cuidado del paciente oncológico, mediante el uso apropiado de herramientas de comunicación, la constitución de redes de atención y la estructuración de rutas clínicas con diferentes niveles de responsabilidad.

- Generar marcos normativos, operativos y económicos que posibiliten y faciliten la implementación de teleorientación y telemedicina.

- Desarrollar planes operativos para la reintroducción progresiva de las actividades de detección temprana de cáncer, que permitan reducir el riesgo de diagnósticos tardíos sin desbordar la capacidad de los servicios oncológicos.

- Adecuar las guías de práctica clínica para el manejo de pacientes oncológicos de acuerdo a las situaciones locales de la pandemia, la mejor evidencia disponible y ajustadas al nivel de recursos y las características del sistema de salud.

- Mantener o retomar a la mayor brevedad las medidas para el control de factores de riesgo, en particular las relacionadas con el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, la obesidad, el sedentarismo y la vacunación contra VPH y Hepatitis B.

- Generar sistemas de registro fácilmente operables para evaluar el impacto de la pandemia en el cuidado del cáncer.

- Promover el desarrollo de investigación sobre COVID-19 y cáncer, incluyendo su impacto en los pacientes, en los servicios oncológicos y en el personal de salud.

- Promover la colaboración regional y el intercambio de aprendizajes entre instituciones gubernamentales, académicas y de salud.

La investigación fue liderada por el doctor Tabaré Vázquez (Uruguay) y coordinada por los doctores Eduardo Cazap (Argentina), Julia Ismael (Argentina), Luiz Santini (Brasil), Bettina Muller (Chile), Carlos Castro (Colombia), Hugo Castro (Guatemala), Suyapa Bejarano (Honduras), Francisco Gutiérrez Delgado ( México), Carlos Vallejos Sologuren (Peru) y Lucia Delgado (Uruguay).