EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Facturación en baja La vuelta de los shoppings fue un fracaso de ventas y peligran miles de puestos de trabajo

 Si bien la cuarentena impuesta por el gobierno de Alberto Fernández en el mes de marzo fue un duro golpe para todos los rubros de la economía nacional, para los comerciantes resultó ser lo más parecido posible a un verdadero apocalipsis financiero.


La obligación de mantener sus persianas bajas y arrastrar las facturaciones a cero, combinado con los salarios de los empleados, alquileres, impuestos y servicios que nunca interrumpieron sus cobros se volvió una verdadera pesadilla que arrastró consigo a miles de comerciantes que vieron desvanecerse sus sueños y sus ahorros de toda una vida en cuestión de semanas.

En el caso de los shoppings, recién hace dos semanas recibieron la autorización de abrir sus puertas, tras siete meses de “lock-down” absoluto, como lo llamaron los propios popes del sector. Sin embargo, la noticia no fue recibida por el público con el entusiasmo que se esperaba y las ventas continúan muy por debajo de lo anticipado.

Según la propia Cámara Argentina de Shopping Centers, las ventas no llegan ni al 60 por ciento de lo que eran antes de la pandemia, en el mes de febrero. Este dato no es menor, teniendo en cuenta que muchos comerciantes y franquiciados necesitan imperiosamente un repunte en el nivel de facturaciones para poder recuperar terreno perdido y evitar bajar definitivamente las persianas. Actualmente, un 25 por ciento de los locales que existían en el rubro decidieron no volver a abrir.

Aún así, calificaron de “positiva” la apertura y aseguraron que la menor afluencia de público se encuentra dentro de lo esperado por las restricciones que existen a la hora de trasladarse. De no existir una remontada notable para noviembre y, muy especialmente, diciembre, entrarían en estado crítico aquellos locales que aún permanecen abiertos. El golpe se sentiría no sólo en los empleados sino incluso en numerosos talleres de producción, muchos de los cuales ya cerraron sus puertas. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)