BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Cómo interpretar unas elecciones impugnadas?

 Las probabilidades de que un ganador del concurso presidencial de EE.UU. no se conozca rápidamente son altas, si se cree lo que sugieren los mercados de apuestas y predicciones en línea. El aumento en las votaciones por correo y anticipadas en medio de la pandemia significa que las posibilidades de saber si ganó Donald Trump o Joe Biden para el fin de semana parecen bajas, alrededor del 80%. Cuanto más se tarde el conteo de boletas, mayor será el potencial de disturbios civiles y de que los resultados sean decididos por las cortes.

El peor de los casos es una crisis constitucional que no solo divida al país aún más, sino que perjudique la confianza de los inversionistas globales en Estados Unidos y retrase la recuperación económica. Los columnistas de Bloomberg Opinion han estado cubriendo este tema durante meses. He aquí una muestra de lo que está en juego en una elección disputada y cómo podría desarrollarse:

Una elección en disputa es terriblemente probable: Autores realizaron 100.000 simulaciones de cada elección presidencial desde 1988 hasta 2016, y descubrieron que las posibilidades de que el resultado se defina por menos de 10.000 votos en un solo estado son del 4% bajo el sistema del Colegio Electoral, pero solo del 0,1% bajo un voto popular nacional. En otras palabras, las posibilidades de que los funcionarios electorales locales (o los jueces) puedan influir en el resultado nacional al descartar (o incluir) algunos miles de papeletas son 40 veces mayores con el Colegio Electoral. ¿Cree que 4% no es mucho? Considere la conclusión adicional del estudio de que “la probabilidad de que el Colegio Electoral se decida por 20.000 boletas o menos en un solo estado crucial es mayor que 1 en 10”. Así es: hay un 10% de posibilidades de que el conteo en el estado del que dependa el resultado nacional sea así de cerrado. — Stephen L. Carter

Respuesta a una elección impugnada, paso a paso: Lo relevante es una ley oscura, la Ley de Conteo Electoral de 1887, que fue diseñada específicamente para resolver el caos posterior a las elecciones. La ECA, como se conoce por sus siglas en inglés, fue una respuesta directa a una verdadera crisis constitucional en 1876, cuando el Congreso no pudo acordar si Samuel J. Tilden o Rutherford B. Hayes había ganado las elecciones presidenciales. Creó una Comisión Electoral bipartidista para resolver el asunto. La comisión fue ampliamente considerada como un desastre. Como lo expresó un miembro del Congreso, “la conciencia política es una regla de acción flexible y elástica que fácilmente cede ante la más mínima presión de las exigencias del partido”. La ECA se consideraba una solución a largo plazo que prevalecería sobre el partidismo. Si leemos la ley cuidadosamente, podemos avanzar hacia el manejo del caos que pueda surgir en 2020. — Cass Sunstein

¿Preocupado por una elección en disputa?: Supongamos que los gobernadores de Michigan, Pensilvania y Wisconsin han tomado una determinación final de que Biden ganó el voto popular. Como resultado, los electores de los estados planean votar por él. Pero, ¿qué pasa si los partidarios de Trump en el Congreso argumentan que todo es un fraude y que el presidente realmente ganó los tres estados? El texto de la Ley de Conteo Electoral es frustrantemente silencioso sobre lo que sucedería en ese caso. Los debates del Senado sobre el tema en ese momento parecían sugerir que el Congreso podría ignorar una determinación final de los estados, si hubiera fraude involucrado. Si es así, los republicanos podrían tratar de encontrar una manera de cambiar las elecciones a favor de Trump. Y si eso es correcto, fácilmente podríamos imaginar un verdadero caos en Washington. — Cass Sunstein

Los mercados son malos para manejar elecciones disputadas: No hace falta decir que esto sería malo para la democracia. Pero también podría significar problemas para algo más prosaico: el mercado de valores. Solo ha habido dos veces en los últimos 150 años cuando las elecciones presidenciales no llegaron a una conclusión rápida e inequívoca. La primera ocurrió en 1876, en la carrera entre el demócrata Samuel Tilden y el republicano Rutherford B. Hayes. La votación tuvo lugar a principios de noviembre, y aunque Tilden parecía ganar, su liderazgo consistió en una sola votación electoral, con resultados disputados en tres estados. El desorden colosal que siguió no se resolvió hasta principios de marzo. Mientras tanto, los precios generales de las acciones disminuyeron aproximadamente 10%, según datos compilados por primera vez por el economista Alfred Cowles. — Stephen Mihm

La amenaza de Trump a la democracia amenaza la economía: Si Trump se niega a reconocer la legitimidad de los votos por correo o utiliza un tecnicismo del sistema electoral para eludir la voluntad de los votantes, representará al menos una cancelación temporal de la democracia estadounidense. El país puede unirse a las filas de Turquía, Hungría y otros estados anteriormente democráticos y cuasiautoritarios. ¿Qué efecto tendrá esto en la economía? Mucha investigación muestra que la inestabilidad política está correlacionada con un menor crecimiento económico futuro. Los intentos de golpe de estado en África subsahariana, por ejemplo, tienden a inhibir el crecimiento en los años siguientes (curiosamente, el efecto es aún peor cuando los golpes fracasan). Los golpes de estado que derrocan a líderes elegidos democráticamente parecen ser especialmente perjudiciales. — Noah Smith

Republicanos, ¿qué pasa si Trump conspira como un tirano?: Seamos claros: cualquier intento de los legisladores estatales republicanos de nombrar a su propio conjunto de electores —las personas que en realidad seleccionarán al próximo presidente en el Colegio Electoral— en desafío a los votantes de sus estados después de las elecciones del 3 de noviembre sería un ataque descarado al gobierno constitucional. Si lograra mantener a un presidente derrotado en el cargo, reemplazaría el estado de derecho con poder partidista. Sería, como dijo el politólogo William Adler, “el fin de la república”. Este escenario extravagante ahora tiene que tomarse en serio porque la campaña de Trump y al menos algunos republicanos de estados oscilantes están pensando en intentarlo, según un informe de Barton Gellman en The Atlantic. — Jonathan Bernstein

El fraude electoral simplemente no es un problema grave: Durante años, Benjamin Ginsberg ha sido un abogado electoral republicano. En todos los sentidos, es muy respetado por ambas partes. Pero los demócratas ciertamente lo consideraban un competidor feroz que estaba dispuesto a presionar a favor de su partido incluso cuando, como lo veían, eso significaba privar a los votantes legítimos. Como dice el politólogo Michael McDonald, Ginsberg “sabría mejor si existiera un fraude electoral generalizado, dado que dirigió los esfuerzos del Partido Republicano para encontrarlo durante décadas”. Así que es un gran problema que el recientemente retirado Ginsberg tenga un nuevo artículo de opinión que derriba las afirmaciones de Trump y su “lenguaje inflamatorio”. — Jonathan Bernstein

Una nueva jueza no le ganará a Trump un veredicto electoral: Es posible, solo posible, imaginar que Kavanaugh se unirá a Roberts para cruzar las líneas del partido y salvar a la Corte de la pérdida de legitimidad que conllevaría declarar a Trump el ganador tras la confirmación de una nueva jueza. Los conservadores se enfurecerían con él, algo que Kavanaugh no disfrutaría. Pero los liberales podrían terminar teniendo que repensar su actitud hacia la justicia, formada en el crisol de su audiencia de confirmación. Eso ayudaría a la reputación judicial de Kavanaugh a largo plazo. Para los observadores de la corte liberal, la situación es grave. Pero aún no es hora de cancelar la Corte Suprema. — Noah Feldman

Pensilvania es la nueva Florida de las demandas judiciales: Como expliqué en una columna anterior, la ley estatal de Pensilvania dice que las boletas no se pueden contar si se reciben después del cierre de las urnas el día de las elecciones. Pero la Corte Suprema de Pensilvania, basándose en la Constitución de Pensilvania, dictaminó que, en las condiciones actuales creadas por la combinación de covid-19 y los retrasos en el correo de EE.UU., el estado debe contar las boletas recibidas durante tres días después de la fecha límite legal. Cuando se le pidió a la Corte Suprema de EE.UU. revisar la decisión de la Corte Suprema de Pensilvania, se dividió entre 4 y 4. Ese empate del 19 de octubre dejó el fallo vigente. Ninguna de las partes emitió una explicación hasta el 26 de octubre, cuando los jueces dieron su razonamiento en un caso similar relacionado con Wisconsin.



revista mercado