BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

40 toneladas de piedras que los macristas no pueden olvidar - por Guillermo Cherashny

 En el tórrido diciembre del 2017, el gobierno de Mauricio Macri, que lideraba la coalición Cambiemos -como se llamaba en esa época-, venía de ganar las elecciones de medio término con el 42% y tenía todas las condiciones para la reelección en 2019 y ya se hablaba de 8 años de Rodríguez Larreta y de 8 años más de Vidal, porque el peronismo perdió su segunda elección consecutiva y estaba al borde de su desaparición y periodistas oficialistas de entonces pontificaban que el origen de todos los males eran los desastres de 70 años de peronismo. En ese marco, el gobierno, pensando que la inflación tendía a bajar, decidió modificar la fórmula de reajuste de las jubilaciones introduciendo la inflación, que en la fórmula utilizada por el cristinismo no se tenía en cuenta. El Frente para la Victoria y el Frente Renovador de Sergio Massa se opusieron a ese cambio y lo mismo la izquierda trotskista, que movilizo sus militantes al Congreso, a lo que se sumaron los movimientos sociales ligados al cristinismo, y se desató una espiral de violencia motorizada por los anarquistas y trotskistas atacando a la policía, que reprimió, lo que motivó que el cristinismo en el recinto pidiera la suspensión de la sesión y se armó una gran batahola y la plaza se convirtió en un infierno y Patricia Bullrich -entonces ministra de seguridad- acuñó la frase histórica “tiraron 40 toneladas de piedras”, aunque finalmente, por poco, la ley con media sanción del senado fue aprobada en la Cámara de Diputados.

Unos días después, el 28 de diciembre, Marcos Peña, con el ministro de economía y el presidente del Banco Central, decidieron bajar la tasa de interés y el equilibrio macroeconómico del gobierno, que era débil, se vino abajo y los mercados decidieron no prestarle más a la Argentina. Y desde abril de 2018 comenzó una corrida cambiaria que aún no terminó, lo que desató una espiral inflacionaria que bajó el nivel adquisitivo de las jubilaciones.

Actualmente, Martín Guzmán, el ministro de economía, decidió eliminar la inflación como variante de la fórmula de reajuste de las jubilaciones y la coalición opositora, ahora denominada Juntos por el Cambio, puso el grito en el cielo y ahora quieren defender el poder adquisitivo de las jubilaciones; pero como este espacio político fue el que le pidió el préstamo al FMI porque en junio del 2018 se le descontroló la economía, ahora se oponen al ajuste que el FMI le exige al gobierno actual, en una clara muestra de hipocresía política y recuerdan permanente las “40 toneladas de piedras” que arrojaron gran parte de los integrantes de este gobierno cuando ellos quisieron poner en orden los números fiscales, donde el pago de las jubilaciones es el gasto mayor.