BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Otra semana densa: dólar, tomas de tierras, tensión en la Corte y acto por Néstor Kirchner

 La mayor preocupación y no sólo del Gobierno sigue puesta en la escalada de los precios del dólar, básicamente el Contado con Liquidación, el MEP y el blue. Otra vez se aguardan anuncios –en materia de bonos y tasas-, pero el contexto político influye directamente en el clima general de negocios. Dos temas entre muchos concentran  la atención. Un foco esta puesto en la Corte Suprema, que ha demorado por falta de acuerdo una resolución sobre los tres jueces desplazados de sus cargos. Y otro apunta a la toma de tierras, con el caso de Entre Ríos en primera línea.

También la interna del oficialismo se presenta como un componente destacado de las tensiones políticas. El homenaje a Néstor Kirchner, en el décimo aniversario de su muerte, ofrecerá mañana señales en esa dirección. El acto central está programado en el CCK, pero no será la única demostración. Habrá que ver como se muestran y qué dicen Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, que según todos los trascendidos no atraviesan el mejor momento de su relación y que el 17 de Octubre no se mostraron juntos.

Desde el kirchnerismo duro no se ocultan los cuestionamientos a la gestión de buena parte del gabinete nacional. Y en ese contexto, Marín Guzmán quedó como responsable mayor de las medidas para frenar el dólar y tratar de revertir el clima de desconfianza que se percibe en el mundo empresarial. El ministro quedó expuesto a las internas: se atribuye a esas disputas la difusión de un virtual plazo presidencial para encarrilar la situación.

En ese contexto, se espera una nueva emisión de deuda con bono atado a la evolución del tipo de cambio oficial. Y casi en paralelo, la señal que emita el oficialismo en los actos por Néstor Kirchner.

El otro tema con lectura política y señal económica es el creciente fenómeno de tomas de tierras. Tienen distintas características pero en conjunto no surge un mensaje único del Gobierno. La mirada estuvo puesta últimamente en casos como el de Guernica, todavía sin solución a la vista, pero en paralelo recrudeció la situación en el Sur y se sumó la disputa en Entre Ríos.

El ex ministro Luis Etchevehere enfrenta una toma que mezcla un conflicto de origen familiar y una movida más de la organización que lidera Juan Grabois, dirigente de vínculo directo con el papa Francisco y de buenas relaciones con sectores del Kirchnerismo.

Más allá de otras discusiones, esta diputa ya generó una fuerte protesta de productores en Entre Ríos y la condena de organizaciones del campo y de dirigentes de la oposición. Es una señal inquietante para el Gobierno, porque el conflicto –planteado además en la Justicia- parece embarrado y en aumento.

Grabois convocó a un acto también en la Capital, para darle mayor volumen nacional. Y hay síntomas de que podría extenderse la protesta de productores, que algunos distritos se manejan incluso al margen de las organizaciones tradicionales del sector.  

Otro frente abierto es el de la Justicia. La Corte Suprema ha estado atrapada en sus propias internas y no logró la semana pasada un acuerdo mínimo de tres votos para resolver el reclamo de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, y del juez Germán Castelli. No se descarta que se pronuncie entre el martes y el jueves. Y lo que decida tendrá sin dudas fuerte impacto político.