BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

“No se puede desdolarizar la mentalidad de una nación simplemente cortando su acceso a dólares”

 “No se puede desdolarizar la mentalidad de una nación simplemente cortando su acceso a dólares”. La batalla de Argentina por controlar su moneda está golpeando a la segunda economía más grande de América del Sur, causando estragos en todo, desde las finanzas de los hogares hasta la producción y venta de bienes.

Las medidas, que incluyen impuestos sobre la compra de dólares y la exigencia a algunas empresas para que reestructuren sus deudas denominadas en dólares, han fracasado, lo que ha provocado que la brecha entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro sea la más amplia desde 1989, sin lograr aumentar las reservas internacionales. Algunos analistas advierten que puede haber una gran devaluación en el horizonte a pesar de la oposición pública del presidente, Alberto Fernández, a la idea.

Los controles sobre el peso y el aumento de la impresión de dinero se están sumando a la pandemia de coronavirus y están amplificando los problemas económicos existentes, como una recesión de tres años y una de las tasas de inflación más altas de América Latina, todo mientras sobrevienen recuerdos de crisis pasadas.

“No se puede desdolarizar la mentalidad de una nación simplemente cortando su acceso a dólares”, dijo Adriana Dupita, economista para América Latina de Bloomberg Economics. “Más bien, la única forma de convencer a los agentes de que piensen en términos de pesos es tener políticas que hagan creíble la moneda. Hasta ahora, todavía tenemos que ver esas políticas”.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo una moneda disfuncional está complicando la vida diaria de los argentinos:

1. ¿Cuánto vale un peso?

Los tipos de cambio paralelos están haciendo la vida imposible para las empresas locales, obstaculizando su capacidad de planificación y creando un dolor de cabeza diario al discernir cuánto vale el peso. Para Lucas Frascoli, propietario del fabricante de bicicletas Fad Bikes en las afueras de Rosario, cualquier cambio en la tasa oficial impacta inmediatamente en los precios de los tubos de acero. Además de eso, dice que algunos proveedores trabajan con precios vinculados a un nivel intermedio entre el peso oficial y el del mercado negro.

“Los proveedores mandan facturas abiertas con la cantidad de productos, no ponen los precios. El día que envía la mercadería, conozco el precio y luego pago de inmediato”, dijo. “Tengo nuevos precios cada semana”.

2. Nadie quiere pesos

El aumento de la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo está avivando los temores de los consumidores de que se avecina una gran devaluación. Mientras tanto, la inflación anual cercana a 40% se suma a la sensación de que la moneda local está perdiendo valor rápidamente.

Como resultado, muchos argentinos comunes se apresuran a deshacerse de sus pesos a toda costa. “Los pesos queman. Los clientes ya no preguntan los precios. No comparan, simplemente compran”, dijo Pablo Gaytán, copropietario de Corralón Ciudadela, un negocio local en la provincia de Buenos Aires que vende materiales de construcción. La escasez de oferta de materiales en medio de una estricta cuarentena por el coronavirus también se ha sumado a la incertidumbre, dijo.

3. Escasez de importaciones

El Gobierno ha tomado medidas drásticas contra las importaciones para evitar que los dólares fluyan fuera del país, lo que ha provocado una escasez de productos clave del exterior. En el caso de Edgardo Guerrini, propietario de Guerrini Neumáticos SA, el Gobierno no le ha otorgado autorización para comprar neumáticos para vehículos en Asia durante los últimos dos meses. Como resultado, no tiene inventario para distribuir desde la provincia de Mendoza a una red de más de 600 tiendas a nivel nacional.

El mercado nacional de alimentos es otro sector muy afectado por las restricciones, según Pablo Ricatti, quien dirige una empresa que elabora panes para hamburguesas y hot dogs. “Hay escasez de productos que tienen algunos componentes importados, como la mostaza”, dijo Ricatti.

4. Problemas inmobiliarios

Si bien ha sido una práctica estándar vender propiedades argentinas en dólares estadounidenses, ahora algunos propietarios también han comenzado a poner el precio de los alquileres en billetes verdes. Aun así, la falta de confianza en la dirección del peso hace que sea difícil determinar los costos futuros de la vivienda, especialmente porque los controles de capital obligan a los argentinos a usar el mercado negro para comprar los dólares o acordar pagar en pesos según el tipo de cambio informal.

“Los alquileres permanentes y temporales se están dolarizando en algunas localidades y para algunos consumidores en los segmentos más altos. Es muy difícil para el propietario del inmueble pronosticar precios con esta volatilidad”, dijo José Rozados, director de la consultora inmobiliaria Reporte Inmobiliario. “Es muy difícil para el propietario del hogar pronosticar precios con esta volatilidad”.

Fuente: Bloomberg