BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La pregunta dle millón ¿Quién le marca la cancha a Alberto?

 En un reciente reportaje, el ministro de Obras Públicas de la Nación apeló a la imagen de la grieta para graficar su percepción del reparto de poder en el tablero político: “Es muy claro que hay dos líderes en la Argentina: Alberto Fernández y otro que encabeza la oposición, que es Macri”.

Gabriel Katopodis replicó los argumentos de Alberto Fernández al momento de precisar los logros del gobierno: “Este es un gabinete que en tiempo récord implementó el IFE para 9 millones de argentinos, que en tiempo récord implementó el ATP para 260 mil empresas”, puntualizo. Y lamentó que no se tuviera en cuenta lo suficiente las gravísimas condiciones en que habían recibido el país, a lo que se sumó la incidencia de la pandemia. En este sentido, respaldó las medidas adoptadas por Martín Guzmán, ya que expresan los puntos de vista presidenciales.

A lo largo de la entrevista, se notó a Katopodis llamativamente insistente en dejar fuera de toda duda el liderazgo de Alberto Fernandez, como si estuviera puesto en debate o amenazado.

También afirmó que la “"presión sobre el mercado cambiario no es natural” y que los responsables son “los mismos que se beneficiaron con la bicicleta” durante los cuatro años del macrismo. Actores especulativos que obtienen “ganancias extraordinarias cada vez que se produce un golpe de mercado”.

Si bien el ministro trató de dejar un mensaje esperanzador, al sostener que "es posible construir un acuerdo social y económico con todos los sectores de la Argentina. La grieta se resuelve gobernando mejor", sus declaraciones permiten leer entre líneas que no es la armonía la que priva dentro de la actual gestión.

Días atrás, Raúl Timerman aseguró que hay varios ministros que no quieren serlo y que preferirían una embajada, y que no están dispuestos a poner el cuerpo para defender la dura parada que afronta el gobierno nacional. Solo seis o siete de los veintiún titulares de carteras estarían comprometidos en respaldar a Alberto Fernández.

Claramente Katopodis es uno de ellos. En sus declaraciones se lo notó insólitamente dispuesto a despejar toda duda sobre el liderazgo de Alberto Fernández y a negar cualquier clase de cortocircuito dentro del gobierno. "Este es el gabinete que todos los días toma decisiones veinte o treinta decisiones por día. Bueno, corrigiendo todo lo que tenemos que corregir, pero muy cohesionado en la línea y en las directivas que nos marca el presidente”, aseguró.

En esta línea de pensamiento, negó la existencia de un "doble comando". "Es muy claro que hay dos líderes en la Argentina: Alberto Fernández y otro que encabeza la oposición, que es Macri".

"El líder del gobierno es Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner es la vicepresidenta de una coalición que representa lo mejor de las tradiciones de las fuerzas populares”, sentenció.

Sin embargo, la gestión actual está caracterizada por las filtraciones y respuestas en off de los protagonistas y sus operadores políticos. Precisamente está semana se multiplicaron los rumores de que la relación entre Alberto y Cristina no estaría atravesando su mejor momento, lo cual explicaría la insistencia del ministro de Obras Públicas en tratar de presentar una situación de total normalidad.

Cuando su clave de intervención resultaba por demás sospechosa, Aníbal Fernández le puso la frutilla al postre al afirmar: “No me quieren en el gobierno. Alguien me baja el pulgar”.

Al solicitarle Mauro Viale más precisiones, aclaró que quien le había puesto bolilla negra no era ni el presidente ni la vice, pero dió a entender que tampoco Alberto Fernández tenía demasiado interés en desafiar ese condicionamiento para designarlo.

Una simple frase de Aníbal bastó para echar por tierra la fundamentación esmerada de Katopodis y dejar instalado el interrogante de quién le marca la cancha al primer mandatario. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)