BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

JUAN CARLOS KUSNETZOFF “El deseo sexual ha disminuido con la cuarentena”

La pandemia del coronavirus ha transformado todos nuestros hábitos de vida. Durante los casi siete meses que llevamos de aislamiento, las relaciones sexuales no han sido la excepción. El doctor Juan Carlos Kusnetzoff, médico sexólogo que desempeña su labor en el Hospital de Clínicas José de San Martín, nos cuenta el porqué de ese cambio.

 

El deseo sexual ha disminuido en la cuarentena. Esto ocurre porque el deseo sexual se nutre por la ausencia; no por la presencia. Así, la presencia del otro con el encierro se ha exacerbado. La sexualidad cambió y esto salió nítidamente a la luz. Cambió básicamente por el simple efecto del terror, del miedo a infectarse y morir. Es así que las personas hoy prefieren gozar de la vida, quizás en muchos casos una vida que nunca tuvieron, frente al sufrimiento certero de la posibilidad de la muerte por venir”, afirma Kusnetzoff.

 

El sexólogo habla sobre los peligros de mantener relaciones sexuales durante la pandemia: “No usar correctamente preservativo genital masculino. Besar sin barbijo. Abrazar, acariciar, tocar febrilmente el cuerpo y las mucosas del compañero/a, son algunas de las maneras en las que podemos acrecentar el peligro de contagio”.

 

Si ya es peligroso tener relaciones sexuales con una pareja habitual o con la persona con la que se convive, ese peligro se exacerba con los encuentros ocasionales. El aburrimiento durante el confinamiento hace que las apps de citas sean una tentación. “Por todo lo antes mencionado. Los encuentros ocasionales son mucho más peligrosos. Pero, tengamos en cuenta siempre la existencia de seres audaces e intrépidos que se excitan con el peligro”, dice Kusnetzoff al respecto.

 

¿Cuál es la mejor manera de protegerse si vamos a tener una relación sexual? Para el Dr. K: “La cuarentena. Lo mejor es evitar ese encuentro. Reducir al máximo prudente las relaciones sexuales. Por supuesto que la abstinencia puede, a la larga, afectar: malhumor, ansiedad y depresión, suelen detectarse. Es por eso que el consejo si va a tener relaciones sexuales es usar siempre preservativo desde el comienzo mismo de la relación. Usar barbijo siempre. Higienizarse obsesivamente las manos, antes, durante y después. Si fuera posible, bañarse antes y después de la relación sexual”.

 

Mucho se ha hablado durante estos seis meses del sexting o sexo virtual como una manera de seguir teniendo sexo durante la pandemia sin riesgos. Pero para Kusnetzoff la comparación es ridícula. “Creer que algo como el sexting o sexo virtual pueda sustituir una relación sexual piel a piel, es mínimamente una fantasía. Pienso que es un delirio afín al periodismo comercial”, asegura el sexólogo quien agrega que “la relación sexual es culminar satisfactoriamente una trascendencia social y sentido amplio. Una relación masturbatoria carece de ese sentido social. Es una satisfacción biológica evidente, pero carente de trascendencia social”.