BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Por favor ¡no boten sus mascarillas!

 Las buenas noticias a veces empujan a las personas a hacer cosas tontas, particularmente en medio de esta pandemia de coronavirus. ¿Los datos de infección están mejorando? Bueno, entonces ¡abramos bares, restaurantes, escuelas, universidades, y hasta la ópera! El resultado es que aumentan los casos cada vez que las personas bajan la guardia y se reúnen de manera tal que facilitan la propagación del virus.

En otras palabras, el circuito de la retroalimentación en el comportamiento humano puede convertir las buenas noticias en unas muy malas. Es por eso que creo que Robert Redfield, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), tenía razón cuando dijo que las máscaras faciales podrían proteger más contra el covid-19 que cualquier futura vacuna.

Mis preocupaciones sobre las vacunas no son las habituales. Sin duda, no serán 100% efectivas. Llevar la vacuna a todas las personas necesarias para lograr la inmunidad colectiva será un gran desafío logístico, que requerirá una planificación mucho mejor de lo que los Gobiernos han demostrado hasta ahora, particularmente en Estados Unidos. Aparte, hay grupos considerables que están en negación ante el covid-19 y evitarán la vacuna incluso cuando esté disponible, y también los que se oponen a las vacunas con sus puntos de vista distorsionados de los riesgos y las recompensas, ambos temas un tanto locos que dejaré para otro día.

Me preocupa cómo se comportará la gente cuando llegue la buena noticia de una vacuna viable. Tan pronto como las personas racionalicen este hecho, la naturaleza de la impaciencia humana y la necesidad de conexión harán que normalicen la socialización y las relaciones cercanas. Cuando sientan que lo peor de la amenaza ha pasado, que los científicos son superhéroes, tirarán sus máscaras y celebrarán de la manera más riesgosa posible. Como resultado, las infecciones volverán a un crecimiento exponencial.

Muchos países asiáticos han aprendido a través de una experiencia dolorosa que las mascarillas son una poderosa herramienta de prevención. Un estudio ha demostrado que si todos usan máscaras efectivas en un 75% —es el caso para muchas de las que son hechas a mano—, entonces la cantidad de personas infectadas por cada portador de coronavirus se reducirá cuatro veces. Incluso si solo 80% de las personas usan tapabocas en público, esta tasa de reproducción debería ser inferior a 1, el umbral por debajo del cual la pandemia no puede crecer. Lo hemos evidenciado en la práctica.

Entonces, si estuviera a cargo de los CDC (gracias a Dios no es mi trabajo), pasaría todo el día, todos los días, recordando a las personas que incluso una vez que se anuncie una vacuna, todos deberían seguir usando máscaras. Y mantedría este hábito durante al menos otro año. Por supuesto, dadas las inclinaciones anticiencia de la Administración Trump, mis súplicas probablemente resultarían en mi despido. Pero ese es un riesgo que estaría dispuesta a tomar.




revista mercado