https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La venta de bonos del Central para bajar el dólar "contado con liqui": ¿jugada maestra o una bomba de tiempo?

Los analistas advierten sobre el efecto limitado de recurrir a los títulos para controlar al dólar paralelo y creen que podría haber un "efecto resorte"

Esta semana el Banco Central tendrá en su poder los nuevos bonos que recibió por ingresar al canje de la deuda. Y entre los analistas y operadores del mercado se descuenta que apelará a una estrategia que ya adelantó hace semanas: venderá una buena parte de esos títulos para tratar de bajar el precio del dólar paralelo -el "contado con liquidación" (CCL)- y así achicar la brecha que existe entre la cotización oficial y la del mercado informal.
Sin embargo, cada vez se plantea con más insistencia una pregunta que los analistas: ¿se trata de una jugada maestra o será apenas un plan de corto plazo con efectos limitados? 
Ocurre que hoy el Banco Central posee alrededor de 15.000 millones de dólares en los nuevos títulos de la deuda que forman parte de su patrimonio. Esa cifra corresponde a que están valuados a valor nominal o técnico, aunque ese no es su valor de mercado.
Sin embargo, cuando la autoridad monetaria decida salir a vender esos bonos en el mercado, los venderá al precio de mercado, es decir probablemente entre 50% y 60% del valor nominal. Así, se desprenderá de títulos que están valuados al 100% y se quedará con dólares o pesos por un monto equivalente a una cifra muy inferior a la que tenía anotada en su balance. 
"En cualquier caso, se afecta el patrimonio del Banco Central", señaló el economista y consultor Salvador Di Stefano. Además, advirtió que "hay que tener en cuenta que mientras estén dentro del patrimonio del Banco Central esos títulos son una deuda intra-estatal, pero cuando se vendan en el mercado -es decir, a privados- será como emitir deuda, una deuda que se emitirá al 12%, que es una tasa bastante cara".
En la misma línea opinó la economista Marina Dal Poggetto. "Vender los bonos es como emitir deuda, eso está claro", sostuvo la directora de la consultora EcoGo. Y consideró que "si esta es la única estrategia del Banco Centralestamos en problemas, porque sólo vender bonos sin más estrategia que esa resulta insuficiente". 
Para la economista "lo que hace falta es dar una señal de consistencia fiscal, porque hay variables de la macroeconomía que ayudan pero hay mucho ruido de la política". Y puso el siguiente ejemplo: "En esta última semana los rumores de desdoblamiento cambiario no ayudaron, porque seguramente en la medida en que avancen las negociaciones será difícil que el FMI avale un desdoblamiento cambiario que implique que el Mercado Único y Libre y de Cambios (MULC) sea solamente para importaciones y exportaciones, y el resto de los dólares se mueva en un mercado libre".
Los analistas de la City dudan de la estrategia oficial y temen a un
Los analistas de la City dudan de la estrategia oficial y temen a un "efecto resorte" en el precio del dólar paralelo

Ganar dólares o reabsorber pesos

Respecto de la venta de los bonos que obtuvo al ingresar al canje de la deuda, el Banco Central tiene dos opciones si es que desea venderlos en el mercado: puede venderlos para hacerse de pesos o puede venderlos para conseguir dólares.
Suponiendo que el organismo que conduce Miguel Pesce decida vender los 15.000 millones de dólares que tiene en títulos nuevos en el mercado contra dólares, y suponiendo que el mercado esté pagando esos bonos al 50% de su valor, entonces podría reunir unos 7.500 millones de dólares que se sumarían a las reservas, lo que le daría más margen de maniobra al Banco Central en caso de tener que seguir vendiendo dólares en el MULC para mantener atrasado el tipo de cambio oficial.
Otra alternativa es vender esos bonos en pesos, lo que le permitiría al Banco Central obtener el equivalente a 7.500 millones de dólares en moneda nacional, esto es, unos 900.000 millones de pesos, ya que la cotización del dólar "contado con liquidación" está en torno a los $120. 
"En ese caso, podría por ejemplo usar esos pesos para cancelar una buena parte del stock de Leliqs, lo que le permitiría al Banco Central sanear su balance", sugirió Salvador Di Stefano. Sin embargo, el economista y consultor consideró que "el Banco Central tendrá una estrategia mixta: usará una parte de los dólares para venderlos en dólares y así hacer subir las reservas, y otra parte para venderlos en pesos y cancelar Leliqs.
La oferta de los bonos AL30 y AL35 -que son los que se usarán para conseguir dólares MEP o "contado con liqui"- por parte del Banco Central en el mercado hará que el precio de esos títulos baje. Y de esa manera, también lo harán los dólares paralelos que se consiguen comprando títulos en la Bolsa para obtener divisas. Eso, es precisamente lo que el Gobierno busca: que bajen los dólares paralelos para achicar la brecha que hay entre el tipo de cambio oficial y los demás dólares, sin tener que subir de manera abrupta la cotización del tipo de cambio oficial.
Para Norberto Sosa, director de IEB, "el Central podría salir al mercado a vender los bonos contra pesos, y de esa manera retiraría pesos del mercado, contrarrestando la emisión que ha hecho en la primera parte del año". Y agregó: "Nadie espera que el Banco Central salga a vender todos los bonos, ya sea el AL30 o el AL35 agresivamente, pero podrían tener capacidad de intervenir su precio".
El titular del Central, Miguel Pesce, quiere aprovechar los nuevos bonos para cambiar la expectativa del mercado
El titular del Central, Miguel Pesce, quiere aprovechar los nuevos bonos para cambiar la expectativa del mercado

El peligro del "efecto resorte"

No son pocos los analistas que descuentan que la autoridad monetaria podría salir a vender los títulos públicos que consiguió al ingresar en el canje de la deuda en el mercado de bonos.
"Muy probablemente veamos al Banco Central esta semana vendiendo bonos a los efectos de poder controlar los dólares alternativos. No es una operación nueva, puede tener éxito momentáneamente, pero son bajas que duran lo que dura la intervención", consideró el analista Christian Buteler. Y aseguró que "no son soluciones de fondo, son parches simplemente, que no ayudan de manera definitiva a solucionar el problema del a brecha". 
Además, Buteler señaló que "todo el mercado sabe que el Central saldrá a hacer eso, y todos en el mercado saben que el MEP o el CCL bajan por la intervención que hace el Central con la venta de estos títulos, saben que no se trata de una baja genuina. Y eso termina funcionando como un resorte, si me paro sobre un resorte lo comprimo, pero cuando me corro vuelve a su tamaño natural".
Una advertencia que los operadores hacen es que el hecho de que el Central haya adelantado su jugada, le quita el efecto sorpresa a la estrategia de intervenir en el mercado de bonos para bajar los precios de los dólares paralelos, algo que algunos ex directivos de la institución consideraron fundamental a la hora de implementar esta medida.
"El Banco Central puede intervenir en el mercado cambiario, es una de las funciones que tiene", sostuvo Gustavo Neffa. Y señaló que "de hecho, en el mercado se descuenta que va a tratar de bajar el precio de los dólares libres a través de venta de bonos". Pero advirtió que "no es una estrategia de mediano plazo ni mucho menos, no es recomendable que lo haga, porque no es el instrumento a través del cual un Banco Central debería estar forzando la baja del tipo de cambio". 
En definitiva, todo parece indicar que el mercado descuenta que esta semana arrancará con el Central interviniendo en el mercado de los dólares paralelos a través de la venta de los bonos que obtuvo al ingresar en el canje de la deuda. Pero aún resta ver si logra recuperar algo del efecto sorpresa y si elige vender estos títulos en pesos, en dólares, o toma un camino que le permita desplegar una estrategia mixta.



iprofesional