https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La policía logró lo que no pudieron gobernadores: modificar la coparticipación bonaerense

“Habrá que elegir qué es lo que queremos que explote, pero va a explotar”, sostiene a este medio un alcalde experimentado. Se refiere a la salud, la economía, y la tensión social. Es la teoría de poder atemperar los daños indefectibles de lo que va a ocurrir. Y que no los tome por sorpresa. Es aquí donde la experiencia es clave. Algo que, muchas veces, se rehúsa a creer “la nueva política”.


El final de la nota de la semana pasada sirve de comienzo de esta. La explosión llegó con el conflicto de la policía bonaerense y nadie puede aventurar que sea el último. Las múltiples especulaciones que se tejieron y tejerán en torno a este inédito episodio, no deberían nublar un contexto donde se agrupan tres elementos precisos: falta de política, subestimación, y desconocimiento de lo que se gobierna. Para ir aún más lejos, el sesgo ideológico de quienes pregonan desde la pureza lleva a que no se pueda conducir lo que se aborrece. Y para muchos, todo lo que tenga uniforme es motivo de repudio y desconfianza.
Si se parte de esas premisas, la conflictividad podría escalar a otros rubros. Y luego habrá tiempo para especular si detrás de la movida policial estuvieron ciertos intendentes peronistas enemistados cansados de Sergio Berni, pero sobre con la idea de dar un mensaje al cristinismo cuyas ideas de conquistas territoriales están siempre presentes. Cristina Kirchner suele pedirles a los jefes comunales que apoyen al gobernador. Esos mismos intendentes van a ponerse a disposición del gobernador, pero no encuentran respuestas políticas. Y, al mismo tiempo, ven recorrer a Sergio Berni sus distritos y entienden que es una avanzada de lo que pretenderán hacer en sus terruños más adelante. Por esa razón, es cada vez más sólida la idea generalizada de interpretar la ley sobre imposibilidad de ser electos por más de dos mandatos. O los paramos ahora, o luego será muy difícil.
“La verdad, no hay mucha diferencia entre los anteriores y estos. Ambos son de la Capital Federal y desembarcaron en la provincia de Buenos Aires creyendo que tenían la fórmula para cambiar todo. La diferencia entre Vidal y Kicillof es que Vidal se dio cuenta a los dos años que sin política no se podría cambiar el sistema bonaerense. En cambio, Kicillof le pasa a menos de un año”, confía a este medio un alcalde del conurbano. Es de los que, por lo bajo, le reclama gran parte de la política bonaerense. Sobre todo, el oficialismo.
La decisión de Alberto Fernández de transferir un punto de la coparticipación de la ciudad de Buenos Aires a la Provincia es la explicación que, para Cristina Kirchner es vital sostener a su elegido. Ya ha dado muestras suficientes de ello. Y nadie podrá decir que no lo adelantó. El 11 de diciembre cuando participó de la asunción de Fernando Espinoza en La Matanza ya lo advirtió. Era cuestión de tiempo y circunstancias.
De todos modos, el conflicto desnudo internas descarnadas en el oficialismo a partir de un pedido genuino desvirtuado al rodear la quinta de Olivos. Esa actitud al borde de la sedición agrupó al arco político argentino e hizo olvidar, por un rato, el mar de fondo que persistirá.
Interesante es saber que un reclamo policial logró lo que muchos gobernadores bonaerenses no pudieron: recuperar parte de la coparticipación que cedió durante el gobierno de Raúl Alfonsín, el admirado le Alberto Fernández.
De todas maneras, ahora llegará el tiempo del control de daños. La figura del ministro Sergio Berni quedó lesionada. ¿No pudo anticipar la situación? ¿La subestimaron? ¿O la dejaron correr por algún enojo al no ser tenido en cuenta cuando se elaboró el plan para el conurbano? Cualquiera sea la respuesta, todas son graves.
Mientras tanto, se espera la decisión final de Axel Kicillof sobre cuánto les pagará a los efectivos. Los de menor rango ya venían con tanta bronca acumulada que no respetaban más mandos superiores y buscaban hacer su caja.
La imagen del oficialismo y la oposición juntos en Olivos ya generó los primeros chispazos. Los intendentes quieren saber si ese dinero extra que recibirá la provincia se va a cooparcipar con los municipios. Este jueves, se reunirán en Olivos. Hay una pausa. Más tensiones no terminaron
Sebastián Dumont