BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En Uruguay, el peso argentino no vale nada

 Una casa de cambio de Montevideo lo cotizó en “cero”; el Banco de Uruguay, en 0,10 pesos uruguayos

Todos quieren dinero, pero nadie quiere pesos argentinos. La desconfianza de la moneda argentina es tan grande que algunos cambios ponen una cotización absurda: cero. No importa si tienen la figura de Belgrano, Rosas, Sarmiento, Roca, Eva Perón o algún animal de la fauna autóctona. Todos valen lo mismo: cero. Y no es un chiste: no había pasado antes algo así.

El público que entra a una casa de cambios mira dos veces la pantalla y no lo puede creer. ¿Qué ha pasado en la Argentina para que su peso sea una molestia más que una reserva de valor o un medio de pago?

La cotización que sorprendió a los montevideanos y se viralizó luego en redes sociales fue de una casa de cambios del barrio La Unión, pero no fue ni un error ni nada extraordinario para esta plaza.

Cotización de 0,10 pesos uruguayos por cada peso argentino

Además, el Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), que es del Estado y que tiene la mitad del mercado bancario, puso en su pantalla una cotización de 0,10 pesos uruguayos por cada peso argentino. Así lo puso el martes 22 y lo ratificó ayer, miércoles 23.

¿Por qué el banco del Estado pone una cotización tan baja? la nacion consultó a fuentes del BROU. “En un contexto de incertidumbre y volatilidad, el banco resolvió este tipo de cambio como medida precautoria a la espera de que el escenario se estabilice”, respondieron. La entidad estatal decidió eso para no tener que asumir ingreso de moneda argentina por el riesgo que genera.

La pizarra con ese precio de nada o casi nada fue comentario en los corrillos montevideanos.

“Eso no es una cotización, es un valor que se fija en pizarra para mostrar que no hay voluntad de operar con esa moneda, que prácticamente no se puede operar”, dijo el operador de cambios Pablo Montaldo, director de la red financiera Nixus.

La serie de cotizaciones del BROU está en el sitio oficial de estadísticas del Estado uruguayo y ahí se ve una tendencia de tobogán.

El peso argentino había bajado hasta $3

En 2001, un peso argentino equivalía a 14 pesos uruguayos y la crisis de ese año derivó en una baja fuerte. En 2002, en plena crisis uruguaya, el peso argentino había bajado hasta $3, pero un año después subió a $10,10 y luego pegó una bajada que no ha parado hasta llegar a casi cero.

El verano pasado un peso argentino cotizaba a $0,30 uruguayos, pero el pasado martes cayó a $0,10 en el banco estatal y, como ya se dijo, algunas casas de cambio hasta lo pusieron en cero, seguido por dos ceros después de la coma.

“En realidad no hay movimiento, no hay operativa; lo que más puede operarse es por el ingreso de argentinos al Uruguay por pago de peajes de los puentes binacionales con moneda de la Argentina, pero poco más”, agregó Montaldo.

Lo otro llamativo fue el valor del dólar en pesos argentinos: el Banco República pide 436 pesos argentinos por un dólar. Es más que el oficial y sus impuestos y más que el blue. Pero todo sea para desincentivar que los pesos argentinos lleguen al mostrador de cambios. Los argentinos que llegan a este país traen dólares o tarjetas bancarias para los pagos.

Uruguayos cruzarían a Argentina a comprar dólares

Operadores financieros dicen que si hubiera frontera abierta, muchos uruguayos cruzarían a Buenos Aires para hacer compras, pero no llevarían argentinos, sino dólares para cambiar en el mercado negro y optimizar el precio.

La historia de la moneda en el Río de la Plata tiene un tronco común para ambos países, y los consumidores han zigzagueado de uno a otro lado para comprar más barato al vaivén de las devaluaciones.

Casos similares al que se vive hoy tienen antecedentes en 1982, cuando la crisis cambiaria argentina permitió a los uruguayos comprar muy barato en Buenos Aires, lo que se repitió en 1989 con la caída del austral o en 2001 con el fin de la convertibilidad. Pero nunca se había dado que el peso argentino tuviera cero valor.

Fuente La Nación