BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El oficialismo advierte que si la Corte favorece a Bruglia y Bertuzzi podrían trasladar cientos de jueces

 En el máximo tribunal, en cambio, dicen que el gobierno necesitaría dos tercios de los votos en el Consejo de la Magistratura, algo que por ahora no tiene.

"Abrirían una caja de Pandora". Así definen en el oficialismo lo que provocaría un fallo de la Corte Suprema a favor Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, en relación al festival de traslados que podrían concretar el Gobierno.

"Si la Corte confirma los traslados abre una caja de Pandora. Si la Corte confirma los traslados, permite que cualquier gobierno ponga a jueces sin el cumplimiento de la Constitución y el país se va al demonio", sostuvo el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones.

Se trata de una posibilidad de la que se habla desde hace semanas en la política ante la alternativa de una derrota del Gobierno en la pelea con los jueces trasladados por decreto por Macri. Es así que incluso se considera que una derrota no sería tal ya que le permitiría a Alberto Fernández mover jueces federales casi con libertad.En el kirchnerismo creen que la Corte puede fallar en contra de Bruglia, Bertuzzi y Castelli 

Según supo LPO el tema fue parte del debate en la Corte previo a la habilitación del per saltum. Alguno de los integrantes planteó que darle la razón a Bruglia y Bertuzzi podría ser incluso más peligroso que hacerlos volver a sus juzgados de origen.

Sin embargo, fuentes del máximo tribunal explicaron que los cortesanos consideran que el oficialismo necesitaría (siempre en caso de que se avalen los traslados de Bruglia y Bertuzzi) de dos tercios de los votos en el Consejo de la Magistratura para mover jueces.

Esto es así porque tras el escándalo que generaron en su momento los traslados de Macri, el propio Lugones impulsó una reforma reglamentaria que estableció un criterio más restrictivo para los traslados, que incluye que su aprobación sea con mayoría calificada.

Actualmente el oficialismo tiene seis votos fijos en el Consejo de la Magistratura y la oposición otros seis. El voto que desempata es el de Graciela Camaño, que se mueve con independencia. La diputada fue clave para que el Gobierno pudiera avanzar con la revisión de los traslados, pero no es un voto seguro.

Aun si lo fuera, el oficialismo contaría con 7 de los 9 votos que le harían falta para mover jueces, con lo que necesitaría negociar un acuerdo con los otros consejeros. No es, por supuesto, algo imposible.