https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Impuesto PAIS crece por la fuga de USD1.000 millones en agosto

Si bien arrancó explicando el 0,6% de la recaudación, por la suba de la compra de dólar ahorro, trepó hasta 3,6% en julio y agosto. Es una de las razones por las que el ministro de Economía, Martín Guzmán, se niega a ajustar el cepo. La fuga es hoy la principal razón de la pérdida de reservas.

El Impuesto PAIS sumó en agosto, por segundo mes consecutivo, ingresos equivalentes al 3,6% de la recaudación tributaria. Según cálculos de Libertad y Progreso, eso implicó compras de dólar ahorro brutas por un total de USD1.000 millones. Se trata del nivel más alto desde octubre del 2019, mes sobre cuyo cierre Cambiemos decidió bajar el cepo a un  máximo de USD200 por persona.
La fuga de capitales, fenómeno que cada vez incluye a más personas, va ganando importancia relativa a la hora de analizar la venta de divisas por parte del BCRA. Si bien entre marzo y julio la principal explicación apareció por el lado del efecto de la brecha cambiaria en la sobrefacturación de importaciones y la subfacturación de exportaciones, desde la Comunicación A7030 esa tendencia cambió.
En el total de ese período, el canal comercial implicó un drenaje de USD3.000 millones, si se mide la diferencia entre las ventas y compras externas declaradas en Aduana y la entrada y salida concreta de dólares en el MULC. La fuga generó un drenaje menor, de USD1.650 millones. En cambio, en los últimos dos meses, cuando el BCRA endureció el cepo, se revirtió: el canal comercial dejó de generar salida de divisas y, en cambio, la fuga generó una de USD981 millones netos en dos meses.
Por eso, y porque el Gobierno hizo público el debate, se empezó a especular con que el cepo iba a cerrarse por completo. Por ahora, el ministro de Economía, Martín Guzmán, rechazó la posibilidad.
Los datos oficiales de ventas de divisas marcan que septiembre fue el peor inicio de mes en lo que va del segundo semestre. Tal como detalló el economista jefe del Grupo SBS, Adrián Yarde Buller, mientras que en los primeros tres días de julio las ventas de dólares del BCRA totalizaron USD226 millones, y en agosto USD344 millones, en septiembre llegaron a USD436 millones, lo que muestra que el fenómeno de la fuga va in crescendo pese al límite USD200 planteado por el cepo en su versión actual. Y es que cada vez más personas deciden ahorrar en dólares.
En el Gobierno confían en que durante septiembre el BCRA podrá utilizar su poder de fuego en las cotizaciones paralelas: tras el canje, el Central quedó en posesión de una buena cantidad de los nuevos bonos de referencia en el Contado con Liquidación. Desde el Gobierno estiman que se acerca a USD9.000 millones. PxQ lo calcula en torno a USD13.700 millones. En cualquier caso, se trata de un poder de fuego relativamente alto para intervenir y dar señales de precio y aminorar la brecha, pagando el costo de un mayor stock de deuda pública circulando. Reservas a futuro.
Por ahora no hubo cambio de tendencia. Si bien los datos oficiales de ventas de reservas contabilizan hasta el 3 de septiembre, en lo que va del mes, según los operadores de mercado, ya llegaron a USD600 millones. Una de las razones de Guzmán para no ajustar el cepo es su impacto sobre la recaudación tributaria.
Acerca de ese efecto del Impuesto PAIS, en un momento en el que el rojo fiscal acucia, el centro de estudios Libertad y Progreso detalló: "La composición de la recaudación tributaria se vio alterada fruto de las medidas de la cuarentena. Este mes, el impuesto país superó a la recaudación de los derechos de exportación (2,7%); Impuestos internos y otros coparticipados (2,3%) y combustibles (3,07%), estos últimos por cuarto mes consecutivo".


BAE