BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El gran dilema: “Suelo definitivo, o simple pausa en una corrección en marcha”

 Sólidos descensos al cierre de las bolsas europeas, con el Eurostoxx 50 cayendo un 0,69%, y el Ibex 35 con pérdidas de más del 2%, por el mal comportamiento de acciones como Telefónica, el Santander o el BBVA, valores muy débiles, y que están condicionando la evolución del mercado de valores español en comparación con sus homólogos europeos.

La sesión comenzaba con el cierre moderadamente alcista de las bolsas asiáticas, a pesar del cierre negativo ayer en Wall Street. Los inversores de la región ya descontaron el día anterior las dudas que surgieron tras la reunión de la Fed, y esta vez decidieron tomar los activos más penalizados. De cualquier forma, la incertidumbre sigue ahí como afirmaba Jing Pan, analista senior de IG.


Las bolsas europeas abrían prácticamente planas y bajo volumen de negociación. Hoy se produciría a cierre de mercado la cuádruple hora bruja, vencimiento de opciones y futuros de acciones e índices, lo que generalmente incrementa la volatilidad de las bolsas. De ahí esa cautela en los primeros compases del día. El Eurostoxx 50 abría plano en 3.315 puntos. El Ibex 35 descendía un 0,40% a 7.057 puntos."Las dudas sobre si la economía estadounidense puede sostener el ritmo actual de recuperación en medio de la falta de apoyo adicional a la política fiscal y la posición de la Fed sobre el estímulo hicieron que el mercado se tambaleara una vez más. La resaca de la Fed se había convertido en un enigma para los mercados asiáticos con movimientos silenciosos que se observaron el viernes entre la caída de Wall Street y la debilidad del dólar después de la reunión de la Fed", afirma Pan.

En el plano nacional, dos cosas destacaban sobre las demás: Por un lado, la publicación de los detalles de la fusión entre Caixabank y Bankia, y por otro, la actualización del rating soberano español por parte de S&P 500 y Moody’s, que conoceremos durante esta tarde.

El sector bancario español abría con claros descensos, a excepción de Caixabank, favorecida por la ecuación de canje, y Liberbank, con continuos rumores sobre posibles operaciones corporativas. Un día más de volatilidad extrema en un sector que se ha convertido en un “chicharro” bursátil.

En este cierre de mercado, vamos a publicar el escenario técnico global establecido por Nicolás López de M&G A.V., que nos ayudará a saber dónde estamos, y dónde problemente nos dirigimos:

Los índices norteamericanos han encontrado un soporte de corto plazo en el que están tratando de estabilizarse, pero todavía no tenemos señales claras de que pueda ser un suelo definitivo o una simple pausa en una corrección todavía en marcha. En general creemos que los índices norteamericanos necesitan una fase de corrección/consolidación mayor, pero ésta podría desarrollarse tanto por medio de una corrección más profunda como de una consolidación lateral más prolongada.

El comportamiento interno del mercado norteamericano muestra que la corrección está afectando principalmente a los grandes valores tecnológicos y otros que habían entrado en una dinámica alcista muy especulativa en las semanas previas a la corrección. Se aprecia una incipiente rotación desde esos valores de gran crecimiento que acumulan revalorizaciones extraordinarias en los últimos meses hacia otros valores más cíclicos muy castigados. Esto en principio sería una señal de que estamos en una corrección dentro de una tendencia alcista y no ante un techo importante de mercado.

Pocas novedades en los índices europeos que se mantienen en un movimiento lateral desde finales de mayo. Lo positivo es que han aguantado bien la caída de los índices norteamericanos que en otras ocasiones les habría arrastrado a caídas incluso superiores. La sensación es que estamos en un mercado estabilizado en espera de que se despejen un poco los temores causados por el incremento de los contagios en Europa y su posible efecto sobre la recuperación económica. Desde el punto de vista técnico el movimiento lateral debe verse de momento como una pausa en el proceso alcista que se inició en el mes de marzo.


El Ibex se mantiene también plano en las últimas semanas, aunque con un sesgo ligeramente bajista con unos máximos ligeramente descendentes. Ha formado un soporte en el 6.900 cuya pérdida nos avisaría de un nuevo tramo a la baja, posiblemente hacia el 6.400.

La debilidad del Ibex se explica en buena medida por el mal comportamiento de pesos pesados como SAN, BBVA y TEF, y la falta de otros valores importantes que puedan liderar un movimiento alcista. La exposición de esos valores a Latinoamérica parece explicar en buena medida su debilidad.

Si nos salimos del Ibex 35 podemos ver que el Ibex Small Caps está teniendo un comportamiento muy positivo, con una tendencia alcista sostenida desde los mínimos de marzo que le está acercando a los máximos pre-Covid. Una divergencia sorprendente si tenemos en cuenta que las small caps normalmente son muy dependientes del ciclo de la economía doméstica. Siendo un poco optimistas podríamos deducir que la debilidad del Ibex 35 no refleja tanto malas expectativas para nuestra economía sino la situación concreta de determinadas compañías y que la fortaleza de las small caps nos da cierta esperanza de hay vida en nuestro mercado fuera de ese grupo de valores muy deprimidos.




capitalbolsa