BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cinco empresas perjudicadas por el cepo duro dialogaron con el BCRA

 Cinco empresas perjudicadas por el cepo duro dialogaron con el BCRA. De cómo adecuarse al nuevo plan de refinanciación que establece el nuevo cepo potenciado. No hubo fricciones, aseguraron desde la entidad.

Las once grandes empresas encuadradas en la nueva regulación

Hay, en principio, once grandes empresas encuadradas en la nueva regulación cambiaria que el martes anunció el Banco Central: Irsa, Cresud, San Miguel, Pescarmona, Molinos, YPF (subsidiarias Energía y Agro), Central Puerto, PAE, Metrogas, TGN y Vista Oil.

Para los analistas se trata de la medida más perjudicial para la economía porque el costo de endeudamiento se recalentaría. El precio de un bono como el del YPF 2025, que se toma como referencia por ser de los más líquidos, cayó al punto de rendir 16% en dólares (contra 12% antes de la medida), una indicación de la tasa que le pedirán los inversores para prestarle dinero.

Con el crédito de comercio exterior excluido, se trata de deuda financiera (emitida en el mercado de capitales y préstamos con bancos) con vencimientos de capital e intereses por US$ 3.300 millones de octubre a marzo. En todos los casos son firmas con vencimientos mensuales superiores a 1 millón de dólares en el curso de los próximos seis meses y que sólo podrán cancelar el 40% de sus pasivos en el mercado de cambios.

Deberán presentar un plan ante el BCRA antes de fin de mes

Esto implica acomodar el perfil de vencimientos del resto de la deuda con un plazo mínimo de dos años, para lo que deberán presentar un plan ante el BCRA antes de fin de mes. Puede usar su propio cash. O claro, ir al contado con liquidación, lo que dispararía obviamente el costo del acceso a dólares ($ 75 contra $ 130).

“Este cepo se está configurando como el más dañino de todos los cepos para la economía real”, asegura Jorge Vasconcelos, del IERAL. Esto se debe, explica, a que por un lado la brecha se cristalizó en niveles del 70%, cuando en el cepo anterior el promedio fue de 45%, generando muy malos incentivos, y por otro lado, crea incertidumbre sobre la capacidad de las compañías de refinanciarse. “No hay financiación posible en Argentina, ni inversión”, enfatiza.

“Para bajar la brecha se tendría que haber atacado el problema de raíz, que es la emisión monetaria con destino fiscal. En el cepo anterior fue de 2,8% del PBI anual promedio y ahora estamos en 7% del PBI. Lo que finalmente se hizo fue más serio que un

Las firmas tendrán que acomodar el pago de sus obligaciones y hacer un plan antes de fin de mes

desdoblamiento, por el perjuicio a las empresas, sin sus consecuencias positivas, como abrir ventanillas para la entrada de dólares”, resume.

Martín Vauthier, director de Eco Go, opina que las medidas relativas al endeudamiento de las empresas son la regulación más negativa y la que el mercado no estaba descontando. “En el caso de las empresas, al entregarles divisas por el 40% de las deudas, las obliga a reestructurar el resto. Es una señal que eleva significativamente la incertidumbre. Más allá de que además la medida está acotada en el tiempo, surgen dudas si eventualmente se va a terminar prorrogando”.

“Las empresas ven afectada su productividad -agrega- ya que en lugar de estar destinando recursos a mejorar productos van a tener que adaptarse a esta regulación. Es una mala señal para la inversión justo cuando la reestructuración de la deuda había abierto una ventana”.

Fuente: Clarín