https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ANÁLISIS-Las tecnológicas esperan que la pandemia empuje a África a la atención sanitaria online

Cuando el bebé de Loveth Metiboba tuvo diarrea, a su madre le preocupaba que al llevarlo a una clínica cercana a su casa en Abuya, la capital de Nigeria, los dos pudieran contagiarse de coronavirus.
"La idea de ir a la clínica daba mucho miedo", dijo Metiboba, investigadora de una organización benéfica.
La clínica, dirigida por la empresa nigeriana de tecnología sanitaria eHealth Africa le envió un enlace online para que mantuviera una videoconferencia con un médico, el cual pudo diagnosticarle a su hijo una enfermedad leve y recetarle medicamentos para evitar la deshidratación.
En todo el mundo, la pandemia de la COVID-19 ha acelerado los cambios en la forma de practicar la medicina, y la atención sanitaria comienza cada vez más a menudo con una consulta virtual en lugar de una reunión presencial.
Sin embargo, en África, donde el acceso a la atención médica suele ser restringido, la situación conlleva oportunidades de una trasformación profunda y ofrece perspectivas de crecimiento a las empresas que ofrecen consultas en línea y ventas online de medicamentos.
Mukul Majmudar, director ejecutivo de CureCompanion, que desarrolló la plataforma en línea utilizada por Metiboba, dijo que la empresa con sede en Texas había visto multiplicarse por 12 los negocios en África este año con respecto a 2019.
Esta evolución contrasta con un aumento de 10 veces en la medicina en internet en los siete países donde la plataforma está presente: Armenia, Honduras, India, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos, así como Nigeria.
Helium Health, una empresa nigeriana especializada en la digitalización de historiales médicos, adelantó a febrero la puesta en marcha de su plataforma de consultas en línea, cuyo lanzamiento estaba previsto para una fecha posterior de 2020, con el fin de satisfacer la demanda resultante de la pandemia.
En mayo, Helium Health captó 10 millones de dólares entre inversores, incluido el gigante tecnológico chino Tencent (HK:0700) [nL8N2CP7H1
El máximo ejecutivo de Helium Health, Adegoke Olubusi, dijo que decenas de hospitales y clínicas se habían suscrito al servicio, entre ellos una clínica privada en el distrito de negocios de la isla Victoria en Lagos, dirigida por la doctora Ngozi Onyi.
Onyi dice que se registraron con una suscripción mensual de 150.000 nairas (394,22 dólares) con Helium Health y que la mayoría de los pacientes de la clínica habían optado por consultas en línea, lo que se conoce como telemedicina, pocas semanas después de los primeros casos del nuevo coronavirus en Nigeria.
Las consultas en línea cuestan 10.000 nairas cada una, la mitad del coste de una visita presencial.
FINANCIACIÓN PRIVADA, USO GUBERNAMENTAL
Incluso antes de la pandemia, los expertos en salud pública y los inversores vieron el potencial de la telemedicina para ayudar a África a atender las necesidades de poblaciones en rápida expansión.
La financiación por parte de organismos de desarrollo e inversores capitalistas en busca de rentabilidad ha fluido hacia las empresas de tecnología que prestan servicios de atención sanitaria en África.
Datos de la empresa de inversiones Partech, con sede en San Francisco, muestran que la inversión de capital de riesgo en las empresas de tecnología sanitaria de África aumentó a 189 millones de dólares en 2019, frente a unos 20 millones de dólares tanto en 2017 como en 2018. Incluso en mitad del caos por la pandemia, se recaudaron unos 97 millones de dólares en la primera mitad de 2020, según datos de Partech.
Del total del año pasado, 69 millones de dólares se repartieron en 12 operaciones y 120 millones de dólares se destinaron a Zipline, una empresa californiana de aeronaves no tripuladas que se lanzó en Ruanda en 2016.
Se estima que sus aviones teledirigidos, que llevan equipo médico, pueden llegar al 95% de las zonas más montañosas de África oriental desde dos centros de distribución.
En 2019 se expandió a Ghana, donde el Gobierno la reclutó durante el confinamiento impuesto en mayo para entregar muestras de pruebas de coronavirus, vacunas y ropa protectora, como guantes.
"Se hizo muy útil durante esta pandemia en la que necesitábamos enviar muestras rápidamente a los centros de pruebas", dijo Nsiah-Asare, asesor de salud del presidente de Ghana.
El Gobierno está en conversaciones con Zipline sobre la ampliación de sus operaciones en Ghana mediante la creación de tres nuevos centros de distribución, además de los cuatro que Zipline ya opera allí, dijeron a Reuters Nsiah-Asare y el director de la compañía en el país, Daniel Marfo.
El Gobierno de Nigeria, el país más poblado de África, también ha visto el potencial de la ayuda de la alta tecnología.
Las autoridades de la capital, Abuya, contrataron a la rama benéfica de eHealth Africa para poner en marcha un sistema que alertara a los pacientes que dan negativo en las pruebas del nuevo coronavirus que causa la enfermedad COVID-19 a través de un mensaje de texto automatizado.
Aquellos que dan positivo para el coronavirus requieren ayuda médica y rastreo de contactos, pero para pruebas negativas, un mensaje es suficiente.
Según Chikwe Ihekweazu, que dirige el Centro de Control de Enfermedades de Nigeria (NCDC, por sus siglas en inglés), la automatización del proceso ayudaría a las autoridades a gestionar el aumento de los tests después de la reanudación de los vuelos internacionales a partir del 5 de septiembre.
"Casi todo lo que estamos haciendo en este momento, desde la logística hasta la gestión del propio brote, está siendo migrado a diferentes plataformas tecnológicas", dijo Ihekweazu.
CRISIS ECONÓMICA
A pesar de todo el potencial que acarrea la tecnología, es probable que los problemas económicos de África, agravados por la pandemia de la COVID-19, supongan un lastre en la implementación.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica una contracción del 3,2% del producto interior bruto del África subsahariana en 2020.
Además, según la Unión Africana, la pandemia ha puesto en peligro unos 20 millones de puestos de trabajo en todo el continente, lo que reducirá la capacidad de la población para gastar en atención sanitaria.
África ya gasta menos en atención sanitaria que el resto del mundo. El continente constituye el 16% de la población mundial y soporta el 23% de la carga de morbilidad mundial, pero sólo representaba el 1% del gasto total en sanidad en todo el planeta en 2015, según los últimos datos disponibles proporcionados por la Institución Brookings, un centro de estudios con sede en Washington.
En términos per cápita, el resto del mundo gasta 10 veces más, según éste instituto.
La adopción generalizada de tecnología sanitaria también puede verse obstaculizada por la precaria conexión a internet y el alcance limitado de la red eléctrica.
Metiboba cambia entre dos proveedores de red para superar los problemas de conectividad en las consultas online. Un método demasiado costoso para muchos, pero que ha seguido utilizando desde el susto de su hijo.
"Funciona para mí", dijo Metiboba.



reuters