https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Qué se conoce después de siete meses de Covid-19


Han pasado más de siete meses desde que se confirmaron los primeros casos de infección por coronavirus. En este tiempo se ha aprendido mucho pero faltan respuestas.

Spondored by:

Se trata de un virus nuevo, para el que no hay inmunidad previa, que se transmite por gotículas y contacto y cuya enfermedad tiene un período de unos días en el que el afectado puede estar asintomático o no, pero siempre con capacidad de transmisión.

SABER QUIÉN ES, UNO DE LOS PRIMEROS HITOS
La tecnología puntera y colaboración científica internacional permitieron conocer «la identidad» del virus enseguida: solo en cuestión de días se averiguó que detrás de los primeros casos de covid-19 en Wuhan estaba el coronavirus. Si bien aún no existe una definitiva, los procesos se han acelerado y hay varios prototipos en fase III de ensayos clínicos.
Para las vacunas es positivo que el coronavirus no mute muy rápido; estas se basan en la secuenciación y un cambio importante en esta línea podría obstaculizar su eficacia.

ENTORNOS MÁS Y MENOS PELIGROSOS
La ciencia ha logrado también afinar en la dinámica de transmisión: a menos de dos metros, por contacto, cuando se tose, estornuda o habla alto. Sigue sin saberse qué cantidad de virus es necesaria para una infección, pero sí que siempre es peor en sitios cerrados, con mucha gente, con personas en contacto cercano y durante largo tiempo. Se conoce que hay personas y eventos «supercontagiadores» y también que las mascarillas, la higiene frecuente de manos y la distancia social forman parte importante de la protección.

En particular, la infección por aerosoles -las gotas más pequeñas, de menos de 5 micras- no ha estado exenta de polémica y sigue generando debate científico.

¿HAY INMUNIDAD?
Una de las incógnitas en las que aún indaga la ciencia es por qué muchas personas infectadas no presentan síntomas (hay estudios que las cifran en un 20%). Se ha sugerido que por desarrollar una respuesta inmune rápida, por presentar una inmunidad previa por una reacción cruzada con otros coronavirus, por factores genéticos o porque la carga viral sea muy baja en el momento de la infección.

TRANSPARENCIA Y VERACIDAD, ASIGNATURAS PENDIENTES
El control de los brotes es ahora el quebradero de cabeza de autoridades y sanitarios. Para frenarlos, además de respetar las normas y dotar a las ciudades de rastreadores, es necesario desarrollar sistemas de autodiagnóstico rápido, sencillos y baratos que no requieran muestras de sangre y se puedan realizar en casa.