https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Pamización: IOMA planea la apertura de clínicas propias en Quilmes y La Plata

El monto total de la operación ascendería a los 400 millones de pesos. Mientras se avala el anteproyecto, aún no hay novedades por los pagos a los proveedores, los pedidos de aumentos y el pase a planta permanente de trabajadores en situación irregular.

Acorde a una investigación llevada adelante por el Sindicato Unico de Profesionales de Trabajadores y Técnicos de IOMA (SUPTTIOMA), la clínica que inauguró Homero Giles, presidente del organismo, recientemente en Témperley, es sólo la punta de un iceberg en el proyecto de “pamizar” un servicio que no está exento de polémicas.
Al nosocomio recién inaugurado le seguiría la clínica Brandsen Materno Infantil de Quilmes, el Instituto del Diagnóstico en La Plata y otras clínicas del Conurbano bonaerense. En total, se calcula una inversión que oscila entre los 180 y los 220 millones de pesos.
Por otra parte, desde la sede de SUPTTIOMA aseguraron que “ya está en carpeta para ser aprobado un anteproyecto que propone la compra de edificios propios para regiones y delegaciones del IOMA por otros 100 millones de pesos”. La movida tendría escaso control de los gastos, dado que se llevaría a cabo a través de decretos de necesidad y urgencia (DNU) basados en la emergencia epidemiológica. Esta maniobra le permitiría al organismo evadir los organismos de contralor.
A pesar de embarcarse en una inversión cercana a los 400 millones de pesos, IOMA no solo continúa adeudando enormes sumas a los prestadores sino que no aceptó el pedido de aumento salarial por parte de los trabajadores ni el pase a planta permanente de los auditores que permanecen en planta transitoria desde hace una década. “Lo que se esconde es un negociado utilizando el COVID, pero la verdadera pandemia es la corrupción”, explicaron desde SUPTTIOMA.
“Estas son irregularidades que no mejoran la salud ni las prestaciones de los afiliados, tampoco mejoran los honorarios profesionales ni apuntan a la libre elección de los médicos”, completó el titular de SUPTTIOMA, Idelmar Seillant, en diálogo con REALPOLITIK.
Acorde a los trabajadores, no es ésta la primera mentira en la que incurre el presidente del IOMA, Homero Giles. “En el mes de julio, pagó la deuda que aseguró no tener por el mes de abril”, explicaron. “Además, hay más de dieciocho días de atraso con respecto a mayo y sólo se pagaron la mitad de las cirugías y operaciones de febrero. La gestión es una verdadera vergüenza”.