https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Lapidario pronóstico de una sociedad de bolsa top sobre la economía argentina y lo que viene

Grupo SBS se pregunta si el Gobierno podrá aprovechar haber arreglado la deuda para plantearse las reformas pendientes post crisis. Sugerencias.

Las valuaciones de los activos están muy deprimidas, reflejando el enorme deterioro que sufrió el escenario que enfrenta Argentina. La economía se encamina a su peor contracción desde fines de 1800, el déficit primario escala a niveles que sólo se vieron en las grandes crisis y la pobreza supera el 40% de la población. El financiamiento monetario del déficit se combina con la falta de un programa que pueda anclar las expectativas, creando la amenaza latente de un salto nuevo inflacionario. Así es el panorama que traza Grupo SBS, una de las sociedades de bolsa más grandes de la City, en su último informe mensual que envió a sus clientes.
"Las autoridades sugirieron que piensan recuperar a la economía con un plan"a la 2003 que reactive con un impulso al gasto, incluso a pesar del fuerte deterioro fiscal. El problema con esta visión es que no hay espacio para una política fiscal expansiva ya que el gasto es muy alto, no hay margen para financiarlo y tampoco superávit fiscal", dice SBS.
La situación cambiaria también es frágil por el aumento de la brecha
La situación cambiaria también es frágil por el aumento de la brecha cambiaria
 

Una economía con muchos baches

"Aumentar el gasto en este contexto arriesga profundizar los problemas en vez de solucionarlos. En nuestra visión, el primer paso para reactivar la economía es lanzar un plan de estabilización para anclar las expectativas (¿con supervisión light del FMI para reforzar su credibilidad?). La prioridad es contener la monetización del déficit y reducir la brecha, sentando las bases para una estabilización nominal y un plan de acumulación de reservas", aconseja un peso pesado del mercado local.

Más tarde, continúa, habrá que introducir reformas estructurales para aumentar la productividad y romper con una década de estancamiento económico. "Con la economía muy dañada y valuaciones tan deprimidas, un conjunto de políticas de consolidación podría transformar a Argentina en una historia de inversión muy atractiva. El acuerdo por la deuda parece una oportunidad ideal para iniciar un camino de reformas y generar un giro de expectativas que pueda revivir la inversión. ¿Podrá el gobierno aprovecharla?", se pregunta SBS.
Por lo pronto, el sendero de la actividad en 2021 aún es incierto, pero la clave para imaginarlo pasa por "comprender que la crisis está teniendo grandes daños permanentes que van a restar fuerza al rebote post-pandemia".
En este sentido, datos de AFIP revelaron que entre febrero y mayo cerraron 20.801 empresas y se destruyeron unos 269.575 empleos privados registrados (4,2%). Esto significa que buena parte de la producción que se perdió en la crisis no se podrá recuperar, al menos no de forma inmediata. El segundo semestre mostraría una creciente tensión entre las presiones monetarias y la estrategia antinflacionaria del gobierno, especialmente a medida que se normalice la actividad. 
La emisión monetaria del BCRA supera el 100% y eso fogonea la inflación en los próximos meses
La emisión monetaria del BCRA supera el 100% y eso fogonea la inflación en los próximos meses
 

Expansión monetaria por los aires


Dicen que las señales de exceso monetario son contundentes, con el M2 privado creciendo al 100-110% anual y las tasas de interés de corto plazo en valores fuertemente negativos en términos reales
"Esta gran expansión monetaria está ligada al financiamiento del déficit y se combina con la falta de un ancla nominal creíble para las expectativas, amplificando impactos. En este sentido, la tasa de devaluación acompaña a la inflación presente, pero aún es muy inferior a la tasa de expansión monetaria anticipando problemas a futuro", advierte SBS.
 
"Además, la estrategia del gobierno está demasiado enfocada en los canales de transmisión, con controles de precios, congelamientos de tarifas y políticas de ingresos que van a demorar las consecuencias, pero no evitarlas", remarca.
 
En este marco, siguen esperando una aceleración de la inflación en el segundo semestre del año que lleve la cifra anual a 46%. "Esta dinámica dependerá crucialmente de que el BCRA recalibre su política cambiaria como esperamos y también de la forma en que decida hacerlo (¿cambio de nivel o de tasa de devaluación?)", afirman. 


iprofesional