https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Empresarios califican de "catastrófica" para la inversión la posible suba de Ganancias

Advierten que, incrementar la presión fiscal en una economía devastada frenará futuras inversiones y provocará una mayor salida de capitales del país.

Lejos quedaron las declaraciones del presidente, Alberto Fernández, del 19 de mayo pasado cuando calificó a Ganancias como un gravamen "injusto", a pesar de que se trata de una de las principales fuente de ingresos para el Estado: con un 22% del total de la recaudación tributaria.
Quizá por eso, la lejanía de este pensamiento presidencial que ahora, tres meses después de las palabras del Jefe de Estado, se orienta hacia una suba de la tasa del impuesto al 41% en el marco del proyecto de Presupuesto 2021 que debe enviar al Congreso para su debate.
De acuerdo a la información anticipada por iProfesional, el objetivo del Poder Ejecutivo es el de aumentar la alícuota que pagan las personas físicas en la escala más alta, y llevarla del 35% al 41%, y eliminar algunos incentivos que poseen hoy las empresas que reinvierten.
Dos cambios que impulsan desde el Ministerio de Economía quienes tienen una visión fiscalista de lo que se debe hacer para equilibrar las cuentas del Estado y que también tienen vinculación con las supuestas medidas que el FMI podría solicitar al país a cambio de apoyar la reestructuración de la deuda externa.
Desde el sector empresario, salieron a cuestionar fuertemente esta posibilidad por entender que se trata de una medida que desalentará las inversiones, aumentará aún más la presión fiscal que ya soporta el sector formal de la economía y no cumplirá con el objetivo de alcanzar un esquema de cuentas públicas equilibradas.
Por caso, desde la Unión Industrial Argentina (UIA) recuerdan que la Argentina ya tiene la presión fiscal más alta de América latina y advierten que un aumento de estas características no va en línea con el documento que la organización que preside Miguel Acevedo le entregó al Gobierno a fin del año pasado para plantear una rebaja de la alícuota de Ganancias y la eliminación de otras tasas distorsivas como el impuesto al cheque.
"La presión que sufrimos ya es muy grande como para todavía aplicar más", aseguraron a iProfesional desde la UIA, en donde se sostiene que la posible medida oficial sería como "cazar en el zoológico" ya que tendrá efectos en el sector formal de la economía.
Por el contrario, reclaman un sistema impositivo que promueva la inversión, el consumo, la actividad económica como mecanismo para incrementar la recaudación tributaria. "Subir Ganancias, claramente va en contra de esa línea", agregan.
desde la Unión Industrial Argentina (UIA) recuerdan que la Argentina ya tiene la presión fiscal más alta de América latina
desde la Unión Industrial Argentina (UIA) recuerdan que la Argentina ya tiene la presión fiscal más alta de América latina
De todos modos, en la UIA esperan que "prime la racionalidad" y que se genere un fuerte debate interno en el Gobierno y también en el Parlamento cuando se presente el proyecto de Presupuesto para el año próximo.
"No todos los funcionarios tienen una misma mirada fiscalista o consideran que el esfuerzo debe ser recaudar más y gastar menos porque saben que eso ya terminó mal en otras oportunidades", estiman los hombres de la mayor organización industrial de la Argentina.
Por eso, proponen al Gobierno que incentive medidas que permitan cambiar el ciclo de la economía para, de este modo, mejorar la recaudación y reducir el déficit fiscal a partir de mayor inversión, producción y consumo.

La voz de los empresarios

En este sentido, Javier Madanes, dueño de Aluar, considera que la eventual medida "es uno más de los parches que se pueden querer colocar a un barco que ya está lleno de parches y que no va a resistir mucho tiempo más".
El empresario entiende que se debe mirar más allá de una medida puntual para plantear un esquema general sobre la manera de que la Argentina abandone el ciclo "pernicioso" en el que se mueve para lograr un ritmo de crecimiento y competitividad similar al del resto de los países con los que debe competir.
"Si no lo hacemos, vamos a terminar repartiendo pobreza porque no sólo sufriremos una migración de capital, sino también de inteligencia hacia aquellos países con modelos más atractivos", advierte.
Para Madanes, durante décadas, el ciclo que la Argentina ha utilizado para hacer evolucionar a la economía y a la sociedad ha terminado siendo perverso.
"Nos endeudamos, hasta alocadamente, nos consumimos esa deuda y no la orientamos al crecimiento. Y cuando no podemos tomar más deuda, tratamos de resolver el problema aplicando gravámenes sobre una economía delicada, hasta generando condiciones de falta de competitividad con el resto del mundo", agrega el dueño de uno de los principales grupos industriales de la Argentina.
Para Madanes, durante décadas, el ciclo que la Argentina ha utilizado para hacer evolucionar a la economía y a la sociedad ha terminado siendo perverso
Para Madanes, el ciclo que la Argentina ha utilizado para hacer evolucionar a la economía ha terminado siendo perverso
Además, advierte que "los argentinos hemos venido achicando las actividades que permiten generación de valor y lo queremos resolver comiéndonos el capital, expulsando trabajo del sector privado que lo termina absorbiendo el Estado, cuyo único recurso es tirar manotazos que regeneran ese círculo vicioso en donde hay cada vez menos posibilidades de crear renta real".
Una mirada similar plantean desde el sector de los hidrocarburos y la energía, donde los empresarios consideran que incrementar la tasa de Ganancias a los que siempre cumplen con sus obligaciones fiscales no parece ser la solución a los problemas macroeconómicos del país.
"Nunca se habla de ampliar la base de contribuyentes y hacer un sistema menos regresivo a pesar de que el mundo va para el otro lado, tratando de aminorar la presión tributaria en estos momentos tan complejos", consideran en esta industria.
Por caso, desde una de las empresas más importantes del sector se advierte que el sector corporativo y los individuos no pueden seguir pagando lo que ya deben pagar hoy, y se piensa que la solución es aumentar los impuestos.
Entre los fondos de inversión con negocios en la Argentina, la consideración sobre el incremento de Ganancias es mucho más catastrófica.
Sus ejecutivos aseguran que si finalmente el Presupuesto 2021 incluye esta medida, si se vota el impuesto a la riqueza y la multa que se le cobra a quienes retiran fondos del país, "están haciendo una invitación para que nadie más invierta localmente y para que más empresas quieran irse".
Acusan al Gobierno de querer seguir sumando presión impositiva en una economía que está devastada, con tres años de recesión y, a la vez, desmienten que se trata de un exigencia del FMI ya que aseguran que el organismo analiza el plan económico que el Gobierno le envíe.
Desde los sectores políticos opositores al Gobierno coinciden con los empresarios como es el caso de la Coalición Cívica ARI y de Elisa Carrió desde donde calificaron como una "locura" aumentar impuestos en este escenario de crisis económica.
"Es un robo escandaloso. No les alcanzó con suspender en diciembre la baja gradual de impuestos votada por el Congreso en 2017, sino que ahora intentan avanzar con un impuestazo que imposibilitará cualquier posibilidad de recuperación y crecimiento económico", añadieron.
"No se pueden cambiar las reglas de juego constantemente. Necesitamos equilibrio fiscal, pero no en base a aumentos de impuestos permanentes que ahuyentan el capital, la inversión y a las empresas que generan riqueza y empleo", aseguraron.
"El Gobierno se equivoca si piensa que aumentando impuestos tendrá más recursos para redistribuir. No se puede distribuir una riqueza que no se genera. Y para generarla necesitamos sacarle el pie de encima al sector privado. Hay que bajar impuestos, como lo sostuvimos siempre y lo votamos en la Reforma de 2017", señalaron Carrió y los dirigentes de la CC ARI.
"Argentina ya es uno de los países con la mayor presión tributaria del mundo. Más impuestos es más pobreza", agregaron. "Este nuevo aumento de los porcentajes en ganancias es un nuevo golpe a la clase media, comerciantes, trabajadores y pymes", consideraron.
Un planteo similar al que la ya UIA había advertido a fines de diciembre del año pasado, cuando presentaron el Plan Productivo 2020-2023 bajo los ejes de "Macroeconomía para el Desarrollo" y "Políticas Productivas", que a su vez abordan temas puntuales como costos y competitividad; productividad y nuevas tecnologías y PyMI-Desarrollo Regional.
Uno de los puntos destacados de la presentación se basó en una iniciativa para la "racionalización de la estructura impositiva de la Argentina" a partir de retomar el camino de la reducción de la presión fiscal de la Reforma del 2017 que quedó en el "freezer" en el 2018 con motivo de la crisis. Allí se contempla una disminución de la alícuota del Impuesto a las Ganancias del 35% al 25% en tres años para las empresas que reinvirtieran utilidades. Tal esquema se mantuvo vigente a lo largo del 2018 y el 2019, pero como las empresas no tienen incentivos para la inversión, distribuyen utilidades, y terminan pagando 35%.


iprofesional