https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cómo se calculará el nuevo precio del Gas

El borrador del decreto que distribuyó este miércoles el gobierno entre los principales actores de la industria del gas establece que el nuevo plan para incentivar la producción del fluido tendrá un precio máximo de US$ 3,40 por millón de BTU, aunque hace una salvedad: aclara que se calculará a Valor Presente Neto (NPV, por sus siglas en inglés) con una tasa de descuento del 10%.
Eso quiere decir que, en realidad, el precio tope nominal para el gas que se extraerá en la cuenca Neuquina será de 3,90 dólaresun 15% más de lo se publica desde hace semanas en medios de comunicación.
Con esa redacción capciosa, el gobierno buscó, en los hechos, hacerle un guiño a YPF. También garantizarle a la petrolera controlada por el Estado cierta cuota de mercado de gas frente a la competencia de petroleras beneficiadas por otros planes de estímulo como la resolución 46/2017. Cuando funcionarios de Desarrollo Productivo abrieron la discusión con la petrolera que preside Guillermo Nielsen, sus directivos reclamaron un precio más elevado para el gas.
Santiago Martínez Tanoira, vicepresidente de Gas y Energía, solicitó un precio cercano a los 4,20 dólares para mejorar la cara del negocio gasífero de la empresa. En despachos oficiales le explicaron que ese valor excedía el monto que estaba dispuesto a reconocer el Estado. Aún así, de los US$ 3,50 fijados inicialmente, el Ejecutivo hizo un esfuerzo para estirarse hasta US$ 3,90 para el gas de cuenca Neuquina, que es donde YPF tiene sus principales reservorios de gas.
Martínez Tanoira y Marcelo Nuñez, director de Gas de YPF, pidieron también una cuestión adicional: que el nuevo esquema de gas pondere positivamente —a la hora de establecer el orden de mérito de despacho— el volumen de gas ofertado para cada petrolera. Al ser el mayor jugador del mercado, YPF corría con ventaja en ese punto para ofrecer más producción que el resto.
Los directivos de la empresa pretendían que además del precio licitado la cantidad ofrecida también sea un indicador a la hora de ponderar qué petrolera despacha primero en los siete meses de verano, que es cuando sobre gas en el sistema local.
El gobierno no accedió al reclamo de YPF que hubiese sido discriminatorio para productores menores.
¿El precio del gas será uniforme durante todo el año?
No, el precio de invierno (los cinco meses que van de mayo a septiembre) se calculará aplicándole el precio máximo por un factor de 1,25. Y para determinar el precio de verano (los siete meses restantes) se utilizará un factor de 0,82.
Eso quiere decir, por ejemplo, que si un productor ofrece un precio del gas de Neuquén de US$ 3,80 percibirá, en la práctica, 3,11 dólares en el período estival y US$ 4,75 durante los meses de frío.
Con esta desagregación, el Ejecutivo apunta a reconocer un mejor señal de precio cuando la demanda es mayor intentando replicar el comportamiento natural del mercado. De hecho, por diseño, el esquema de contractualización por los próximos cuatro años contempla también la posibilidad de ofrecer una producción adicional de gas durante el período invernal.
El Estado remunerará con un mejor precio (aplicará un factor de ponderación de 1,30) a las petroleras que puedan inyectar más gas durante junio y julio, los meses más fríos del año para recortar las importaciones de LNG.
¿Quiénes serán las petroleras que despacharán primero?
Se estima que aquellos productores con proyectos de gas asociado, como por ejemplo Pluspetrol en La Calera (un bloque de shale oil con gran cantidad de gas asociado), tendrán mayores chances de quedar primeros en el orden de mérito que elaborará Cammesa en función del precio ofertado en la subasta que se realizará en las próximas semanas (la fecha prevista es el 1º de septiembre, pero podría postergarse por cuestiones administrativas). Las petroleras con proyectos de gas asociado pueden ofrecer precios competitivos porque el repago de sus inversiones está pensado sobre la extracción de petróleo.
Los grandes productores de gas, como YPF por ejemplo, apuntarán a obtener un precio más cercano al tope máximo fijado por el gobierno para aumentar la monetización del fluido. El riesgo de ofrecer un precio alto es quedar relegado en el orden de despacho
Las petroleras que queden más atrás en ese ranking deberán buscar otros mercados (fundamentalmente el industrial) cuando la demanda prioritaria (de las distribuidoras) no sea tan elevada. Por eso, la licitación prevé también que los productores puedan firmar contratos de exportación con transporte en firme hacia Chile durante los meses de verano.
¿Cuál es el objetivo central del programa?
El Ejecutivo aspira a reactivar la inversión en gas, que está paralizada desde mediados del año pasado. Sin ir más lejos, los desembolsos destinados por toda la industria a colocar nuevos pozos de gas en 2020 (de planes presentados antes de la pandemia) totalizaban de US$ 237 millones, una sexta parte que en 2019 (US$ 1313 millones), según datos oficiales de la Secretaría de Energía.
La producción del fluido durante el segundo semestre caerá de manera indefectible. La intención es que el Esquema de Gas 2020-2024 —esa es la denominación que acuñó el gobierno— reactive la perforación hacia el último trimestre del año. La iniciativa contempla que el Estado garantizará un precio de referencia en dólares durante los próximos cuatro años para reducir el riesgo cambiario y de cobrabilidad por la incertidumbre macroeconómica.
Fuente: Econojournal