https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Aumentos en la nafta, carne y celulares empujan la inflación al 4% mensual a fin de año

Para analistas privados, el año termina con 40,7% de inflación. YPF necesita recomponer ingresos para conservar su posición estratégica en Vaca Muerta. Dudas por las tarifas.

A fin de mes se termina el congelamiento de tarifas dispuesto por el Gobierno y el aumento de los precios regulados y de otros precios centrales en la canasta básica comenzarán a acelerar la inflación hacia fin de año. Por eso, el Relevamiento de Expectativas de Mercado reportó que espera que la inflación que publique el Indec la semana próxima marque 2,4% para julio, 3% para agosto y suba escalonadamente hasta el 4% en los dos últimos meses del año.
Esto muestra que las expectativas se moderaron respecto del mes pasado cuando se esperaba que el 4% se alcanzara en septiembre y también que, aunque la recesión contenga los salarios y el Gobierno mantenga bajo control el dólar, los precios regulados no van a poder seguir pisados y en breve la inflación se va a acelerar.
Sin un colchón para compensar con subsidios el atraso tarifario, en breve se espera que la luz y el gas vean subas en los precios, mientras que en el corto plazo no se esperan aumentos en el transporte.
Clave en este esquema es el precio de la nafta que se estima que subirá 7% el mes que viene incluso si este sábado en declaraciones radiales, el jefe de Gabinete afirmó que "No está confirmado que vaya a aumentar la nafta". La situación financiera de las petroleras, con YPF a la cabeza por su elevado endeudamiento, es complicada y necesitan una recomposición de los ingresos.
La posición de YPF para el desarrollo de Vaca Muerta es clave y así se lo explicó Miguel Galuccio a Cristina Kirchner quien, si bien no apoya la suba de las naftas, tampoco se opone a que la petrolera de bandera suba sus precios para recomponer sus márgenes. En el sector señalan que los precios están más del 10% atrasados.
Por su parte, las proveedoras de telefonía celular también van a aplicar aumentos del orden del 11% a los abonos, mientras que los servicios de internet subirán un promedio del 9% a partir de septiembre.
En el capítulo alimentos, dos precios son claves y ya sienten en los bolsillos: la carne tuvo aumentos notorios, en especial en el interior del país, que llegaron al 15%. En lo que va de cuarentena el precio de cortes populares como el asado subieron más del 45%. Y también se autorizó la suba del 5% en el precio de la harina, lo que los panaderos en breve trasladarán al pan.