https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Auditoría digital Twitter: Casi la mitad de los seguidores de Macri y Cristina son truchos

El servicio Twitter Audit se dedica a auditar las cuentas de Twitter y determinar cuáles son reales y/o falsas. Recientemente, a través de una herramienta de este tipo, salió a la luz que el presidente norteamericano contaba en su cuenta con casi 14 millones de seguidores truchos.

De un total de casi 85 millones de seguidores, una auditoría digital detectó que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuenta con unos 16,624,987 seguidores que resultaron fake. Aunque los números suenen grotescos, el margen de cuentas falsas es porcentualmente pequeña. De hecho, el 80 por ciento del total de los seguidores de Trump resultan evidentemente veraces: son unos 68,196,374.
El caso estadounidense encuentra en los principales líderes de Argentina una lógica correlación que, aunque no sorprende, es llevada al paroxismo.
En su cuenta oficial, el ex mandatario Mauricio Macri tiene poco más de 5 millones de seguidores. Por su parte, Cristina Kirchner se ubica un poco más arriba, rozando los 5.800.000. Más allá de esto, en ninguno de ambos casos los seguidores reales superan el 59 por ciento.
Según Twitter Audit, Macri cuenta con 2.059.168 seguidores truchos. Es decir, apenas el 59 por ciento de sus seguidores son reales y escapan a la lógica de trolls o fake
Sin embargo, quien barre con todos los récords es la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, con más de 3 millones de seguidores falsos. La ex presidenta tiene apenas 47 por ciento de seguidores verdaderos, es decir, unos 2.754.911. 
A pesar de que no se trata de una actividad ilegal en términos jurídicos, sí se encuentra prohibida dentro del esquema de las redes sociales, dado que se considera que “inflar” artificialmente los perfiles con cuentas falsas influye en las conversaciones y permite un mayor alcance de los mensajes a través de una maniobra que va en contra de las reglas comunitarias. 

(www.REALPOLITIK.com.ar)