https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

UNA MIRADA DIFERENTE.........

Home de La Nación de hoy y, desde luego advertido por años desde estas columnas. Hablan de "clase media" pero no se trata en absoluto de clase media. Lo que sucede en realidad es que estamos frente a la debacle total de la civilización europea en el Río de la Plata, la cual se viene reduciendo en cantidad y perdiendo el poder exclusivo que tuvo sobre la vida social hasta el año 1981. Argentina está migrando a gran velocidad hacia un modelo de país latinoamericano y amerindio. Avanzan sobre Buenos Aires desde el Perú y desde el Alto Perú las nuevas fuerzas del poder, de naturaleza capitalista popular del Tercer Mundo. Emigran los europeos que han abrazado el socialismo marxista no-leninista y que, justamente por no ser leninistas son barridos del mapa tan solo porque se los asusta, o se asustan, con la idea de ver las caras tercermundistas desplazándolos de todas las actividades. Los europeos perdieron el poder cuando abandonaron la escuela y el hospital público, el ejército y la policía, cuando dejaron de enviar a sus hijos al sacerdocio católico abriendo paso a la muy bullish explosión protestante, cuando crearon sus country-clubes para aislarse de los "negros", cuando decidieron que Mar del Plata había dejado de ser un lugar "fino" para sus pretensiones antiestéticas e incultas. El último intento de recuperación del poder europeo en la Argentina fue el gobierno de Macri 2015-2019, antes al inicio de la decadencia probaron con el Proceso 1976-1983. Ambas experiencias, casi idénticas en política económica, terminaron en un fracaso total con el país fundido, endeudado y defaulteado. Para colmo, el menemismo que fue una experiencia de fusión europea-amerindia resultó al final boicoteado por los europeos acusándolo de "corrupto" con lo cual se suicidaron abriendo paso al kirchnerismo. En la Argentina, en este tramo final del bear market que estimo concluirá dentro de 15 meses, se incrementará la huída europea, los más ricos se refugiarán en el enclave de Punta del Este, los más pobres irán al Primer Mundo a trabajar como empleados de las clases dominantes, y los que ya están fundidos quedarán en la Argentina y se sentirán socialmente sojuzgados por los que vienen en ascenso y por los que mandan. La oligarquía argentina es gran responsable de la catástrofe europea, por haber voluntariamente abandonado la lucha por el poder horrorizada por el surgimiento del General Perón, el más brillante político de la historia latinoamericana y por sus sucesores. Pero, para frustración de los que se marchan, el futuro argentino será capitalista a la peruana y boliviana, no será chavista venezolano, no. Estamos asistiendo a un punto espectacular de cambio en la historia nacional. El "me voy del país, esto es una porquería" sonará cada vez más fuerte. En lo personal, pese a no ser yo ni un europeo ni un amerindio, sino un indio del Medio Oriente compatible con los pueblos originarios de América, permanezco leal a la Bandera, al Escudo, al Himno, a la Escarapela Argentina, preparándome para el gran despegue que se viene tras el fracaso del actual experimento maoísta del triunvirato delirante del coronavirus que nos gobierna.


Carlos Maslatón