https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

REFORMA JUDICIAL: EL NUEVO NOMBRE DE LA IMPUNIDAD


El diputado Jorge Enríquez fijó su posición sobre las versiones cada vez más insistentes en relación al proyecto sobre Reforma Judicial que el Poder Ejecutivo se dispone a enviar al Congreso.

Enríquez sostuvo: "No es necesario esperar los proyectos para advertir cuál es su propósito: lograr la impunidad de la familia Kirchner y sus cómplices, y subordinar al Poder Judicial a ese clan. Sería de una enorme ingenuidad pensar que quienes gobernaban Santa Cruz dinamitando cualquier forma de control republicano van a convertirse de buenas a primeras en adalides de la independencia judicial."

Es probable que pretendan ampliar el número de miembros de la Corte Suprema, como hizo Menem (cuando ellos eran menemistas) para tener una cómoda mayoría adicta y también dividir la Corte en salas para designar en la de competencia penal a jueces de Justicia Legítima e instrumentar su absolución para el pasado y hacia el futuro. Ello se complementaría con una posible modificación del recurso extraordinario, principal vía de acceso a la Corte, de una forma que ignoramos, pero que seguramente irá en la misma dirección.

Otro aspecto es la revisión de algunos traslados de jueces a otros cargos judiciales que tuvieron lugar en los últimos años al amparo de criterios establecidos por la Corte. Otra vez, el propósito es colonizar a la Justicia con jueces militantes.

El diputado concluyó: "Mi posición es que hay que rechazar en bloque todas esas iniciativas. Discutirlas en términos teóricos, como si viviéramos en Suecia, sería caer en la trampa. Sabemos lo que quieren.
La sociedad viene dando muestras cabales de su repudio al retorno a prácticas que creíamos superadas. Juntos por el Cambio, que es el canal natural de expresión política de los valores de quienes ansían vivir en democracia, libertad y progreso, debe estar al frente de ese rechazo."
El diputado Jorge Enríquez fijó su posición sobre las versiones cada vez más insistentes en relación al proyecto sobre Reforma Judicial que el Poder Ejecutivo se dispone a enviar al Congreso.

Enríquez sostuvo: "No es necesario esperar los proyectos para advertir cuál es su propósito: lograr la impunidad de la familia Kirchner y sus cómplices, y subordinar al Poder Judicial a ese clan. Sería de una enorme ingenuidad pensar que quienes gobernaban Santa Cruz dinamitando cualquier forma de control republicano van a convertirse de buenas a primeras en adalides de la independencia judicial."

Es probable que pretendan ampliar el número de miembros de la Corte Suprema, como hizo Menem (cuando ellos eran menemistas) para tener una cómoda mayoría adicta y también dividir la Corte en salas para designar en la de competencia penal a jueces de Justicia Legítima e instrumentar su absolución para el pasado y hacia el futuro. Ello se complementaría con una posible modificación del recurso extraordinario, principal vía de acceso a la Corte, de una forma que ignoramos, pero que seguramente irá en la misma dirección.

Otro aspecto es la revisión de algunos traslados de jueces a otros cargos judiciales que tuvieron lugar en los últimos años al amparo de criterios establecidos por la Corte. Otra vez, el propósito es colonizar a la Justicia con jueces militantes.

El diputado concluyó: "Mi posición es que hay que rechazar en bloque todas esas iniciativas. Discutirlas en términos teóricos, como si viviéramos en Suecia, sería caer en la trampa. Sabemos lo que quieren.
La sociedad viene dando muestras cabales de su repudio al retorno a prácticas que creíamos superadas. Juntos por el Cambio, que es el canal natural de expresión política de los valores de quienes ansían vivir en democracia, libertad y progreso, debe estar al frente de ese rechazo."