https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Más de la mitad de los episodios domésticos son evitables.

Se duplicaron los accidentes domésticos con niños



La cuarentena y confinamiento nos hacen pasar más tiempo en nuestras casas y los niños componen el grupo más propenso a accidentes dentro de ellas. Profesionales del Hospital de Clínicas dan sus recomendaciones para evitar los accidentes caseros y sus múltiples causales.

Los niños son mucho más propensos a los accidentes domésticos por desconocer todos los riesgos que existen dentro del hogar. Por eso es importante que adoptemos medidas en nuestros hábitos cotidianos para evitar accidentes comunes como golpes, caídas o quemaduras.

La palabra accidente remite un desatino, mala suerte o a algo inevitable pero “es fundamental desarrollar un visión crítica por parte de los padres o lo cuidadores para detectar a tiempo las posibles causales de un incidente, que en el hogar son muchas” advierte Mariale Ghiggi del Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas y agrega “más de la mitad de los episodios domésticos son evitables”. Hablar de prevención en estos casos significa anticipar, es desconfiar y desarrollar la capacidad de ver aquellas superficies de la casa como peligros para los más chicos. 

“Recorrer la casa con la mirada de niño resulta crucial, hay muchos objetos peligrosos que resultan atractivos para los menores como medicamentos  o cuchillos”  comenta la especialista. Los accidentes más frecuentes en esta cuarentena están relacionados a las quemaduras por agua hirviendo de infusiones como el café o el mate: “lo usual es que los chicos quieran agarrar el termo y se quemen con el agua, pero los golpes en la cabeza por caídas de la cama o de la silla junto a las heridas cortantes por muebles o la punta de una mesa son los casos más comunes”. 

El contexto de cuarentena hizo también que muchos chicos que antes pasaban la mayor parte de su día en guarderías, jardines o colegios estén más tiempo en sus casas, hogares que muchas veces por distintas razones no contaban con todos los elementos de seguridad necesarios: “Muchas casas por encontrarse en construcción no contaban con barandas en las escaleras o con los tomacorriente tapados lo que constituye un peligro grave para los niños” agrega la especialista. 

En caso de que ocurran estos accidentes las primeras medidas que se pueden tomar son: “Dependiendo de la gravedad de la lesión podremos actuar en nuestra casa. Cuando se trate de quemaduras, los primero que podemos hacer es aplicar un paño de agua fría en el área afectada, y en el caso de golpes en la cabeza poner hielo envuelto en un plástico o paño pero nunca directamente sobre el chichón” comenta Ghiggi.

“Cuando se trata de lesiones y cortes es prudente parar el sangrado y ver la dimensión de la herida, si las partes del corte están a más de 1 cm se debe acudir a un profesional, lo mismo cuando la quemadura presenta ampollas o cuando luego del golpe el niño no llore, lo que hace pensar que perdió el conocimiento, en todos estos casos se debe acudir a un centro de salud” concluye Ghiggi.