https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Manejó la mesa de dinero del BCRA mientras asesoraba fondos del exterior

Fue clave en el esquema de Federico Sturzenegger. Se mudó desde Estados Unidos hacia la Argentina para asumir en el Banco Central, donde pidió no cobrar sueldo para seguir con sus negocios particulares. Asesoró por lo menos a un fondo y dos bancos del país del Norte mientras era funcionario.


Por Lucio Di Matteo
En la historia del endeudamiento externo de la Era Macri, que hoy se evidencia impagable, los nombres más recordados son Federico Sturzenegger, Alfonso Prat-Gay, Luis “Toto” Caputo o Nicolás Dujovne, entre otros. Pero hay otro ex funcionario que, a pesar de su bajo perfil, no sólo fue clave durante la mayor etapa de endeudamiento voluntario (antes de recurrir al FMI), sino que además se lució dando una charla TED sobre el fin del dinero en efectivo. Demián Axel Reidel, apodado “Satán” por sus compañeros de aventura.
En su poco más de un año y medio como funcionario, desde el 2 de diciembre del 2016 hasta junio del 2018, se fue con $ 16,1 millones de pesos más que cuando entró, según informó el diputado (entonces opositor) Rodolfo Tailhade en una sesión de la Cámara Baja de octubre del 2018. Esa cifra es pequeña para lo que maneja Reidel, pero al tipo de cambio de cuando asumió era casi un millón de dólares.
Este físico del Instituto Balseiro, que luego estudió matemática financiera en la Universidad de Chicago, se formó como financista en las mesas de dinero del JP Morgan y Goldman Sachs. Cuando le ofrecieron ser director del Banco Central, donde llegó a ocupar el cargo de vicepresidente segundo, pidió no cobrar sueldo para seguir haciendo sus negocios particulares. En definitiva terminó cobrando sueldo, mientras que al parecer siguió con su actividad particular.
“Federico (Sturzenegger) se lo ofreció a Mauricio (Macri), que lo compró enseguida. Como asesoraba a un fondo de inversión, y a dos bancos de Estados Unidos (el Citibank entre ellos), se planteó el tema de posibles conflictos de intereses. Pero no se lo consideró un obstáculo, y Reidel nunca dejó de asesorar a sus clientes”, resume -en diálogo con NA- un ex funcionario del Banco Central que pidió no ser identificado y tuvo trato habitual con ambos.
La decisión de Sturzenegger fue ubicar a Reidel justo en el lugar que mayor conflicto de intereses (o confluencia de negocios) representaba para su actualidad y trayectoria: la mesa de dinero de la entidad rectora del sistema financiero. Mientras el endeudamiento crecía, la devaluación no se pudo detener, y tanto “Fede” como “Satán” se fueron con el dólar por encima de $ 28, una devaluación de alrededor del 100% en dos años y medio.
Sobre la época en la cual Reidel manejó la mesa del Banco Central, un reciente informe de la entidad apuntó que “entre enero de 2016 y abril de 2018 se alimentó el ciclo de endeudamiento y valorización financiera con el ingreso de divisas por deuda pública, privada e inversiones especulativas de portafolio por USD 100.000 millones”. De acuerdo al informe “Mercado de cambios, deuda y formación de activos externos, 2015-2019”, presentado en mayo de este año, “el 81% de las divisas que ingresaron al mercado de cambios provinieron de colocaciones de deuda del sector público nacional, provincias, y de empresas, y de la entrada de capitales especulativos atraídas por las altas tasas de interés que se ofrecían”. Mientras que, según el mismo paper, “la inversión extranjera directa no logró despuntar pese a la aclamada “lluvia de inversiones”. En efecto, estas últimas apenas representaron 4,3% (u$s 5.300 millones millones) de la totalidad de capitales que ingresaron en este período”.
Oro en Inglaterra, temor actual a la Justicia y negocios inmobiliarios
Entre las decisiones de Reidel manejando la mesa de dinero del Banco Central, una de las más recordadas es la que tomó en 2017, avalada por el presidente de la entidad, cuando envió 11 toneladas de oro (equivalentes a u$s 462 millones) del BCRA hacia Inglaterra, con la excusa de obtener una mejor tasa de interés, según contó un matutino porteño a comienzos del 2019. La medida se tomó justo cuando la entidad y el país en general necesitaban liquidez.
Desde que asumió Miguel Angel Pesce en el Banco Central, inició una profunda investigación sobre la fuga de capitales. Más allá del breve informe citado antes (de apenas 33 páginas), Pesce acopia nombres de personas físicas y jurídicas que le ponen carne y hueso a la mayor fuga de capitales de la historia argentina.
En la City porteña se duda si Reidel sigue viviendo en la Buenos Aires o volvió a Nueva York, donde tuvo residencia hasta que llegó al Banco Central. Más allá de su radicación física y fiscal, Reidel parece haber vuelto a “echar raíces” en su Argentina natal, no sólo por las amistades políticas que le quedaron (del macrismo, obviamente), sino también por una compañía de negocios inmobiliarios ubicada en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Además de la investigación abierta en el Banco Central, la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Externa tiene como misión y mandato investigar la fuga de capitales ocurrida en el 2015 y 2019. En este sentido, tanto Reidel como sus ex compañeros de gestión son figuras clave, además de los vínculos que el ex jefe de la mesa de dinero puede tener con diversas sociedades comerciales y estudios jurídicos involucrados recientemente en escándalos del tema de la salud pública.




NA