https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La crisis golpea fuerte a IRSA: tuvo que vender un emblemático edificio premium de Retiro para poder pagar sus deudas

En medio de la fuerte crisis financiera que sufre como consecuencia de las medidas de aislamiento social y de restricciones para las operaciones de sus shoppings centers y edificios comerciales dispuestas por el Gobierno para combatir la pandemia del Covid-19, el grupo IRSA Propiedades Comerciales acaba de cerrar una millonaria operación en dólares.
El holding controlado por Eduardo Elsztain acaba de vender la totalidad de la torre Bouchard 710 por u$s87,2 millones, dinero que seguramente le servirá para poder atravesar de mejor forma el complicado momento por el que atraviesan sus negocios inmobiliarios.
A través de un comunicado enviado a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el grupo confirmó la transacción cerrada durante esta jornada de jueves 30 de julio pero evitó identificar al comprador que, de ahora en más, tomará la propiedad ubicada en la zona de Plaza Roma de la Ciudad de Buenos Aires.
Se trata de una torre de 15.014 m2 de área bruta locativa dividida en 12 pisos de oficinas y 116 unidades de cocheras, con un valor por m2 de u$s25.800 y cuyo valor total ya ha sido cancelado íntegramente por su nuevo dueño.
Si bien en IRSA se negaron a revelar el nombre del comprador, fuentes del mercado aseguran que sería la filial local de la compañía química Dow, mientras que la firma Newmark estaría a cargo de la administración de la torre y los bancos Galicia y BBVA Francés habrían aportado el financiamiento.

Desde Dow Argentina no respondieron los mensajes de iProfesional para confirmar la transacción e informar sobre los motivos que llevaron a la compañía a concretar esta particular operación.
En la actualidad, Bouchard 710 funciona como edificio de oficinas de categoría AAA por su ubicación en una de las zonas corporativas premium porteña y entre sus inquilinos se destacan grandes empresas tecnológicas como Samsung y Microsoft, entre otras.
IRSA se hizo cargo de la propiedad en el 2005, tras pagar u$s27.2 millones por la torre de 13 pisos, en la que también se encuentran las oficinas de la consultora KPMG, como parte de su estrategia de expansión en el mercado inmobiliario, tanto en el segmento de edificios de oficinas como terrenos para construcción de viviendas y shoppings.
En la actualidad, el holding es dueño de otros edificios emblemáticos de Buenos Aires como el Intercontinental Plaza (ubicado al lado del hotel Intercontinental, en el barrio de Montserrat); de la Torre Bouchard y de otros más en la zona de Catalinas, además de los principales centros comerciales de la Argentina, la mayoría de los cuales siguen cerrados por las restricciones impuestas para luchar contra el coronavirus.
Bouchard 710 funciona como edificio de oficinas de categoría AAA por su ubicación en una de las zonas corporativas premium porteña
Bouchard 710 funciona como edificio de oficinas de categoría AAA por su ubicación en una de las zonas corporativas premium porteña


Según consta en su último balance trimestral correspondiente a marzo pasado, el
 grupo opera 332.642 m2 en 14 centros comerciales, 115.640 m2 en ocho edificios de oficinas premium y una extensa reserva de tierra para futuros desarrollos comerciales. Es operador y titular de participaciones mayoritarias en una cartera de 14 shoppings, seis de los cuales están ubicados en la Ciudad de Buenos Aires (Abasto, Paseo Alcorta, Alto Palermo, Patio Bullrich, Dot Baires Shopping y Distrito Arcos); dos en el Gran Buenos Aires (Alto Avellaneda y Soleil) y el resto en diferentes provincias (Alto Noa en Salta; Alto Rosario; Mendoza Plaza; Córdoba Shopping Villa Cabrera; Alto Comahue en Neuquén y La Ribera Shopping en Santa Fe.La situación actual del Grupo Irsa

Posee además la propiedad del edificio histórico del centro comercial Patio Olmos, en Córdoba y sus acciones se negocian en el Merval y en el Nasdaq de Estados Unidos.
Como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, tiene actualmente muchos de sus centros comerciales cerrados, quedando operativos exclusivamente aquellos locales dedicados a rubros considerados esenciales como farmacias, supermercados y bancos mientras que algunos locales gastronómicos y de indumentaria están trabajando por sistema de delivery y venta por WhatsApp.
Debido a esta situación, IRSA decidió posponer el vencimiento de los alquileres y de los fondos de promoción colectiva de abril y mayo, priorizando la relación de largo plazo con sus locatarios.

En relación con las oficinas, si bien la mayoría de los locatarios están trabajando en la modalidad home office, se encuentran operativas también con estrictos protocolos de seguridad e higiene.
Eduardo Elsztain, cabeza del Grupo Irsa
Eduardo Elsztain, cabeza del Grupo Irsa
En el caso de La Rural y de los Centros de Convenciones de Buenos Aires, Punta del Este y el estadio DIRECTV Arena, se mantienen cerrados y todos los congresos previstos se encuentran suspendidos, gran parte de las ferias y convenciones se postergaron, mientras que los shows programados fueron en su mayoría cancelados.
La fecha de reapertura de estos establecimientos es incierta, así como también la futura agenda de ferias, convenciones y espectáculos.
Con respecto a los vencimientos de deuda financiera para los próximos 12 meses, IRSA CP debería hacer frente a las Obligaciones Negociables (ON) Clase IV por un valor nominal de u$s140 millones en septiembre y el equivalente a u$s27.3 millones con bancos.
En este sentido, la sociedad trabaja en distintas alternativas de financiamiento con bancos locales por montos estimados en pesos equivalentes a entre u$s50 millones y u$s100 millones. Asimismo, recurrió a transacciones de deuda en el mercado de capitales local, a través de la emisión de nueva deuda o de operaciones de administración de pasivos, por montos estimados de entre u$s40 millones y u$s100 millones.
Y en el caso de que el Gobierno logre un acuerdo de reestructuración de su deuda con los bonistas internacionales, IRSA CP podría tener acceso a los mercados externos para refinanciar sus vencimientos de deuda, al tratarse de un emisor reconocido entre los inversores extranjeros. También podría realizar ventas de parte de su portafolio de oficinas y/o reservas de tierra que le generarían fondos adiciones. Por último, cuenta con un posición de caja e inversiones corrientes por el equivalente a u$s124.3 millones.

En medio de la fuerte crisis financiera que sufre como consecuencia de las medidas de aislamiento social y de restricciones para las operaciones de sus shoppings centers y edificios comerciales dispuestas por el Gobierno para combatir la pandemia del Covid-19, el grupo IRSA Propiedades Comerciales acaba de cerrar una millonaria operación en dólares.

El holding controlado por Eduardo Elsztain acaba de vender la totalidad de la torre Bouchard 710 por u$s87,2 millones, dinero que seguramente le servirá para poder atravesar de mejor forma el complicado momento por el que atraviesan sus negocios inmobiliarios.

A través de un comunicado enviado a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el grupo confirmó la transacción cerrada durante esta jornada de jueves 30 de julio pero evitó identificar al comprador que, de ahora en más, tomará la propiedad ubicada en la zona de Plaza Roma de la Ciudad de Buenos Aires.

Se trata de una torre de 15.014 m2 de área bruta locativa dividida en 12 pisos de oficinas y 116 unidades de cocheras, con un valor por m2 de u$s25.800 y cuyo valor total ya ha sido cancelado íntegramente por su nuevo dueño.

Si bien en IRSA se negaron a revelar el nombre del comprador, fuentes del mercado aseguran que sería la filial local de la compañía química Dow, mientras que la firma Newmark estaría a cargo de la administración de la torre y los bancos Galicia y BBVA Francés habrían aportado el financiamiento.
Desde Dow Argentina no respondieron los mensajes de iProfesional para confirmar la transacción e informar sobre los motivos que llevaron a la compañía a concretar esta particular operación.
En la actualidad, Bouchard 710 funciona como edificio de oficinas de categoría AAA por su ubicación en una de las zonas corporativas premium porteña y entre sus inquilinos se destacan grandes empresas tecnológicas como Samsung y Microsoft, entre otras.

IRSA se hizo cargo de la propiedad en el 2005, tras pagar u$s27.2 millones por la torre de 13 pisos, en la que también se encuentran las oficinas de la consultora KPMG, como parte de su estrategia de expansión en el mercado inmobiliario, tanto en el segmento de edificios de oficinas como terrenos para construcción de viviendas y shoppings.

En la actualidad, el holding es dueño de otros edificios emblemáticos de Buenos Aires como el Intercontinental Plaza (ubicado al lado del hotel Intercontinental, en el barrio de Montserrat); de la Torre Bouchard y de otros más en la zona de Catalinas, además de los principales centros comerciales de la Argentina, la mayoría de los cuales siguen cerrados por las restricciones impuestas para luchar contra el coronavirus.

Bouchard 710 funciona como edificio de oficinas de categoría AAA por su ubicación en una de las zonas corporativas premium porteña

La situación actual del Grupo Irsa
Según consta en su último balance trimestral correspondiente a marzo pasado, el grupo opera 332.642 m2 en 14 centros comerciales, 115.640 m2 en ocho edificios de oficinas premium y una extensa reserva de tierra para futuros desarrollos comerciales. Es operador y titular de participaciones mayoritarias en una cartera de 14 shoppings, seis de los cuales están ubicados en la Ciudad de Buenos Aires (Abasto, Paseo Alcorta, Alto Palermo, Patio Bullrich, Dot Baires Shopping y Distrito Arcos); dos en el Gran Buenos Aires (Alto Avellaneda y Soleil) y el resto en diferentes provincias (Alto Noa en Salta; Alto Rosario; Mendoza Plaza; Córdoba Shopping Villa Cabrera; Alto Comahue en Neuquén y La Ribera Shopping en Santa Fe.

Posee además la propiedad del edificio histórico del centro comercial Patio Olmos, en Córdoba y sus acciones se negocian en el Merval y en el Nasdaq de Estados Unidos.

Como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, tiene actualmente muchos de sus centros comerciales cerrados, quedando operativos exclusivamente aquellos locales dedicados a rubros considerados esenciales como farmacias, supermercados y bancos mientras que algunos locales gastronómicos y de indumentaria están trabajando por sistema de delivery y venta por WhatsApp.

Debido a esta situación, IRSA decidió posponer el vencimiento de los alquileres y de los fondos de promoción colectiva de abril y mayo, priorizando la relación de largo plazo con sus locatarios.


En relación con las oficinas, si bien la mayoría de los locatarios están trabajando en la modalidad home office, se encuentran operativas también con estrictos protocolos de seguridad e higiene.
En el caso de La Rural y de los Centros de Convenciones de Buenos Aires, Punta del Este y el estadio DIRECTV Arena, se mantienen cerrados y todos los congresos previstos se encuentran suspendidos, gran parte de las ferias y convenciones se postergaron, mientras que los shows programados fueron en su mayoría cancelados.

La fecha de reapertura de estos establecimientos es incierta, así como también la futura agenda de ferias, convenciones y espectáculos.

Con respecto a los vencimientos de deuda financiera para los próximos 12 meses, IRSA CP debería hacer frente a las Obligaciones Negociables (ON) Clase IV por un valor nominal de u$s140 millones en septiembre y el equivalente a u$s27.3 millones con bancos.

En este sentido, la sociedad trabaja en distintas alternativas de financiamiento con bancos locales por montos estimados en pesos equivalentes a entre u$s50 millones y u$s100 millones. Asimismo, recurrió a transacciones de deuda en el mercado de capitales local, a través de la emisión de nueva deuda o de operaciones de administración de pasivos, por montos estimados de entre u$s40 millones y u$s100 millones.

Y en el caso de que el Gobierno logre un acuerdo de reestructuración de su deuda con los bonistas internacionales, IRSA CP podría tener acceso a los mercados externos para refinanciar sus vencimientos de deuda, al tratarse de un emisor reconocido entre los inversores extranjeros. También podría realizar ventas de parte de su portafolio de oficinas y/o reservas de tierra que le generarían fondos adiciones. Por último, cuenta con un posición de caja e inversiones corrientes por el equivalente a u$s124.3 millones.

iprofesional