https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con la crisis a cuestas, Axel Kicillof gastará casi 800 mil pesos en tapas de inodoro

El gobernador bonaerense junto a su ministro de Hacienda, Pablo López, lanzaron una curiosa licitación que pareciera no tener relación alguna con las respuestas prometidas a los miles de comercios en emergencia y a los pedidos de auxilio ante un acelerado desempleo.

La crisis golpea duro a los comercios de la provincia de Buenos Aires, que cierran sus puertas a ritmo acelerado a medida que sus costos aumentan y sus facturaciones se acercan a cero. Los empresarios, ahogados en un mar de deudas, piden a gritos un auxilio económico que les permita campear la dura tormenta y los empleos se pierden de a miles.
A este complejo escenario se le suma una deuda con acreedores externos que deja a las finanzas bonaerenses de rodillas. Una suma acumulada de créditos a tasas irresponsables que fueron, en gran parte, heredadas del gobierno de María Eugenia Vidal que lo dejó como quien abandona el puesto de combate ante la llega del enemigo pero deja una granada como ingrata sorpresa de bienvenida al invasor.
En este panorama adverso, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su ministro de Economía y Finanzas, Pablo López, diseñaron una curiosa respuesta oficial: comprar tapas de inodoros.
En efecto, acorde a la contratación directa 4/2020, la provincia de Buenos Aires gastará un total de 765 mil pesos en grifería y tapas para inodoro del ministerio de Hacienda y Finanzas. Paradójicamente, el organismo se encuentra prácticamente desierto, trabajando con personal mínimo, debido a la pandemia. De esta forma, no existe la posibilidad de un uso intensivo de ningún tipo de sanitario.
La solicitud fue elevada por el departamento de Mantenimiento y Técnico de Obras del ministerio de Hacienda, e insólitamente aprobada por el propio ministro López, quien pareciera no haber tenido reparos en gastar poco menos de un millón de pesos en tapas de inodoro. Pareciera que no es sólo la corrupción lo que corroe la economía de la provincia más importante del país. También resulta necesario poner la lupa en un sinfín de licitaciones, contrataciones y compras insólitas que los ministros bonaerenses aprueban a lo largo del año.