https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cavallo, sin tapaboca: pesimismo post deuda, desilusión con Alberto, dólar desdoblado y crisis hasta con soja a u$s600

El ex ministro protagonizó el zoom político más multitudinario de la cuarentena. En medio del alivio por el canje de la deuda no ocultó su visión pesimista.

Todavía hoy, casi 30 años después de haberse convertido en el ministro de Economía más polémico y con mayor poder desde la vuelta de la democracia, Domingo Felipe Cavallo sigue siendo una voz que muchos quieren escuchar. Las casi 600 personas que se conectaron a la reunión virtual organizada por la Fundación Mediterránea con motivo de su 43er aniversario, así lo confirman. 
 
A los 73 años, el autor de la convertibilidad no se privó de nada: durante más de dos horas habló de la actualidad argentina, se declaró "totalmente desilusionado" de Alberto Fernández —a quien criticó por varias de las medidas que tomó—, sostuvo que esta crisis no se parece en nada a la del 2001, y vaticinó tiempos difíciles, de estancamiento, recesión, inflación en aumento, pérdida masiva de empleos y, por ende, un nivel de pobreza que podría incluir a más del 50% de la población.
 
Para Cavallo, Alberto Fernández constituyó una
Para Cavallo, Alberto Fernández constituyó una "gran desilusión" y está mal asesorado
 
"Es absurdamente ilusorio que Alberto Fernández crea que se podrá salir de esta tragedia como se salió en el 2003", dijo Cavallo ante el nutrido auditorio virtual que mientras lo escuchaba escribía algunas consultas y comentarios. Y justificó su afirmación al asegurar que "esta crisis no se parece en nada a la del 2001, son situaciones completamente diferentes. De hecho, se parece mucho más a la crisis del ’88 que precedió a la hiper del ’89-’90". 
 
Y expuso algunas de las diferencias. "En el 2001 teníamos recesión con deflación. La crisis actual fue precedida por 8 años de estanflación e incluso de recesión con inflación", dijo. Y agregó: "Además, en el 2001 había una gran cantidad de ahorros acumulados en la economía argentina dentro del sistema bancario, que sumados al sistema de pensiones y jubilaciones representaban unos 100.000 millones de dólares. Hoy, no hay más sistema de pensiones y los ahorros apenas suman 30.000 millones, porque los argentinos tienen sus ahorros afuera, en el colchón o en cajas de seguridad". 

Tal vez por eso, Cavallo aseguró que la salida de la
 crisis no podría ser nunca parecida a la del 2003. Y aprovechó, una vez más, para criticar al presidente Alberto Fernández, por haber recibido en la Quinta de Olivos al ex presidente Eduardo Duhalde y al diputado y representante del sector industrial José Ignacio de Mendiguren.  
 
"Alberto Fernández está buscando el asesoramiento de Duhalde y De Mendiguren, y eso como argentino me preocupa, porque las ideas de ellos son las que antes de 1989 y 1990 llevaron al país a una situación límite y son las que generaron todos los  problemas posteriores", aseguró Cavallo. 

A favor de desdoblar el tipo de cambio

Según el ex ministro de Economía de Menem y De la Rúa, "no hay manera de salir de esta crisis como de la del 2003, salvo que Alberto Fernández imagine que la soja vaya a volver a valer 600 dólares por tonelada, aún aunque eso ocurriera, resultaría imposible, porque no están los ahorros de los argentinos a los que echó mano Duhalde". 
Para conseguir que esos dólares que los argentinos tienen en el exterior o fuera del sistema financiero vuelvan, Cavallo sugirió una idea: créase o no, el creador de la convertibilidad propuso desdoblar el mercado de cambio. 
 

 "Sin eliminar los controles de cambio que hoy existen, debería haber un mercado para los dólares que negocian los exportadores e importadores (hoy el MULC), y otro para quienes son turistas o ahorristas, y este último tendría que ser libre", aseguró el ex ministro de Economía. Y agregó: "Que no se vendan más esos 200 dólares por persona por mes, pero a los exportadores hay que darles más márgenes". 
Así, con este desdoblamiento del mercado cambiario según Cavallo, quienes tienen sus dólares fuera del sistema financiero los traerían porque podrían venderlos a un precio mayor, y eso fomentaría la inversión en la Argentina, lo que ayudaría a salir de la recesión en la que estamos y estaremos inmersos al finalizar la cuarentena por la pandemia del Covid-19. 
 
Pero, fue pesimista respecto de la posibilidad de que el Gobierno pongan en marcha una idea como esa. "No lo harán por una cuestión ideológica, y los pocos dólares que están acá terminarán por irse, en vez de que regresen los que están afuera", aseguró. 
 
Cavallo argumentó la conveniencia de desdoblar al tipo de cambio comercial del financiero
Cavallo argumentó la conveniencia de desdoblar al tipo de cambio comercial del financiero
 
Cuando uno de los asistentes a la conferencia le preguntó si dolarizar la economía era algo que le parecía viable, Cavallo respondió con contundencia: "Si hoy quisiera dolarizarse la economía habría que llevar el dólar a $ 150, y muchas cosas quedarían atrasadas y se tendrían que actualizar las tarifas, lo que generaría aún más déficit, así que sería imposible de implementar". 


Luego, criticó varias de las medidas tomadas por el Gobierno en los últimos meses.
 "Lo de Vicentín fue un error garrafal, no por los dueños de la empresa, sino porque ha puesto en tela de juicio el mecanismo de derecho, y  ha creado la idea de que cualquier empresa en una situación similar puede ser intervenida y estatizada", criticó Cavallo, que también embistió contra la decisión de la Inspección General de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires de eliminar las Sociedades de Acciones Simplificadas (SAS). "Esas cosas son las que no tiene que hacer el Gobierno", afirmó. Recuento de errores

 
Sin embargo, consideró que la nueva propuesta de canje de la deuda que presentó el Gobierno a los acreedores es "razonable", aunque aclaró: "Coincido con Horacio Liendo en que una renegociación de la deuda debe perseguir recrear el crédito, y eso no va a ocurrir". 
 
A la hora de hacer predicciones, Cavallo dijo que no se atreve —como algunos economistas lo hacen— a hablar de una "hiperinflación", pero aseguró: "Mi predicción es que si no se encara una buena solución para salir de la crisis, vamos a pasar por un proceso de estanflación con recesión y estancamiento, y con una inflación cada vez más alta". Y agregó: "Eso va a provocar un aumento de la pobreza que quizás afecte a más del 50% de la población". 
 
Según el padre de la convertibilidad, sólo retomar el ideario de la Fundación Mediterránea permitirá salir de esta crisis con éxito. Tras dos horas de exponer sin la ayuda de ningún papel y de responder varias preguntas, Cavallo agradeció y aseguró que se iría a dormir la siesta. ¿Habrá que creerle? 


iprofesional