https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Cansado ya del pasito para adelante y el pasito para detrás? Pues aún queda baile

Fuertes descensos al cierre de las bolsas europeas por nuevos miedos sobre la pandemia

Descensos al cierre de las bolsas europeas, que mantienen desde hace semanas el errático baile de “un paso para adelante un paso para detrás”. Una sesión en la que los resultados empresariales de los grandes bancos de EE.UU., han sido la principal referencia del día. Los inversores, de cualquier forma, mantienen el foco de atención en la pandemia sanitaria y el aumento de contagios en todo el mundo.
La jornada comenzaba con fuertes caídas en las bolsas asiáticas, principalmente por dos motivos: El escepticismo sobre el reciente impulso al alza de las acciones después del rebrote creciente de los casos de coronavirus, y por las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China. El Nikkei japonés perdía cerca del punto porcentual. El índice de referencia de China caía más del punto y medio porcentual.
En este escenario las bolsas europeas abrían la jornada con descensos superiores al 1%.

Efectivamente, los datos de estos tres grandes bancos fueron muy negativos respecto a los mismos del periodo anterior, aunque superaron las previsiones más pesimistas.“Hoy serán los resultados trimestrales de los tres grandes bancos estadounidenses los que centren la atención de los inversores en una sesión que, además, presenta una agenda macro interesante”, afirmaban en apertura los analistas de Link Securities en una nota a clientes. “JP Morgan como Citigroup y Wells Fargo darán a conocer sus cifras trimestrales, resultados que entendemos estarán muy penalizados por el incremento de las provisiones para pérdidas futuras por impago de créditos que esperamos hayan dotado todos ellos. Habrá que estar atentos por si alguno de los gestores de estas entidades opta por “mojarse” y da a conocer sus nuevas estimaciones de resultados para 2020, aunque mucho nos tememos que no va a ser así”, añadían.
En los primeros minutos de contratación de la jornada conocíamos el dato IPC de España del mes de junio, que subía un 0,5% mensual en línea con las previsiones. No tuvo efecto en los inversores, más centrados en los brotes del coronavirus en todo el mundo, y en los efectos que estos podrían tener sobre la reapertura de las economías occidentales.
Poco después se publicaba el índice ZEW de confianza inversora en Alemania que se ajustaba a las previsiones con una lectura de 59,3 en julio, frente 60,0 esperado y 63,4 anterior. También se publicaba la producción industrial en la zona euro de mayo con una subida del 12,4% frente 15,0% esperado.
En el lado microeconómico, y como señalábamos anteriormente, se publicaban los resultados de:
JP Morgan: BPA 2tr20 1,32$ frente 1,01$ esperado.
Los beneficios de Citigroup cayeron un 73% hasta los 7.900 millones de dólares.
Wells Fargo sufría las primeras pérdidas en más de una década, con un total de 2.380 millones de dólares de pérdidas frente un beneficio anterior de 6.210 millones de dólares en el mismo periodo del año anterior.
Los resultados que más gustaron fueron los de JP Morgan, mientras que los que menos los de Wells Fargo que caían más del 4% en preapertura.
Los futuros de los índices estadounidenses cotizaban a media sesión europea con moderados ascensos, sin embargo, ese impulso alcista no se vio reflejado tras la apertura del mercado, sobre todo en el sector tecnológico, que un día más presentaba fuertes descensos.
Sobre este último punto queremos hacer una breve consideración: Las grandes compañías tecnológicas estadounidenses están maquillando al conjunto de la bolsa americana, mostrando una aparente fortaleza que no lo es tanto.
Como ya hemos expresado en estas páginas, las 5 grandes (Alphabet, Apple, Amazon, Microsoft y Facebook), han incrementado su capitalización en los últimos tres años y medio cerca del 200%. Nunca antes 5 compañías habían presentado tanto peso en el conjunto de la renta variable estadounidense. ¿De forma justificada? En nuestra opinión, no.

Estas grandes compañías tienen un futuro de éxito frente a ellas que les hará seguir acumulando una enorme cantidad de beneficios. Pero los precios alcanzados por sus acciones asumen que esas ventajas competitivas se mantendrán en los próximos años, y que sus ratios de crecimiento seguirán en las mismas tasas, algo que a nuestro entender es altamente improbable. Es por esto por lo que creemos que la bolsa estadounidense presenta ahora una clara debilidad subyacente. Sus máximos históricos están apoyados básicamente en el buen comportamiento de estas compañías. Pero todo tiene un precio. Mañana publicaremos un interesante análisis profundizando sobre este hecho.
Volviendo a la jornada de hoy, el débil comportamiento de la bolsa estadounidense provocaba que se mantuvieran las fuertes pérdidas en Europa hasta el final de la sesión. Los resultados empresariales serán a partir de ahora el foco de atención de los mercados, pero su comportamiento seguirá condicionado fuertemente por la evolución del virus.
Estamos en un compás de espera traducido en un movimiento lateral de los mercados de valores europeos, con los inversores intentando anticipar el próximo movimiento en tendencia. ¿Pesarán más las noticias por los nuevos avances contra el coronavirus, o los malos resultados macro y microeconómicos? Eso es lo que está por dilucidar.



capitalbolsa