https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Aberdeen sitúa al petróleo en los 33-34 dólares; Biden, un nuevo escollo

Robert Minter, estratega de inversiones de Aberdeen Standard Investments, analiza esta mañana sus perspectivas sobre el mercado petróleo, reconociendo que la recuperación de la demanda tal y como la conocemos no se producirá en un futuro inmediato, afectada todavía por el periodo COVID-19.
“Las directrices actuales del CDC -centros para el control y la prevención de enfermedades- hacen casi imposible que los trabajadores regresen a los edificios de oficinas antes de que haya una vacuna generalizada. Si no hay nadie en la oficina, no existe la necesidad de que se hagan viajes de negocios y son estos los que pagan la mayoría de los costes de los vuelos de las aerolíneas”.
Actualmente, estiman que la demanda de combustible para aviones estará por debajo del millón de barriles de petróleo diarios, en comparación a los 7 millones que generalmente se utilizan para este cometido. Y sin avances médicos, ven difícil recuperar esos otros 6 millones. Minter afirma que las políticas de teletrabajo se mantendrán, al menos, hasta final de año.

Biden, un nuevo escollo para el crudo

Además de los problemas ligados a la pandemia, sobre el petróleo planea la sombra de Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos. Biden, que dará a conocer hoy su plan estratégico, está más inclinado a favorecer las energías renovables, lo que podría tener como consecuencia el aumento de las barreras de entrada en el mercado de exploración de petróleo y gas de EE.UU., elevando los precios.
“El tiempo lo dirá, pero por ahora nuestras expectativas de precio se encuentran entre 33 a 43 dólares hasta final del año. Si aumentan los confinamientos de forma generalizada, se podría perforar el suelo. A medio plazo, los 12 millones de barriles diarios de recortes en la producción mundial, junto con la producción de Libia e Irán, que actualmente está fuera de línea, implican un posible aumento de la oferta de 15 millones de barriles diarios que actuaría como amortiguador de los precios".




investing