https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Wall St se volvió loco: compran una empresa fundida

No hay nada tan perturbador para el propio bienestar que ver que un amigo se hace rico. 

Charles Kindleberger.

Vivimos en el momento FOMO (“Fear Of Missing Out” - miedo a perdérselo). Por eso vuelan las acciones aunque se esperan fuertes caídas en sus ganancias por el Covid-19. Parece que nadie quiere perderse la fiesta. Pero, ¿es esto así? ¿Cómo lo podemos cuantificar?

Google nos permite saber qué términos se están buscando a través de Google Trends. Y podemos encontrar que en los últimos meses, han estallado las búsquedas por dos conceptos fuertemente especulativos: “Day Trading” (compra-venta intradiaria) y “Call Options” (opciones de compra):
Fuente: TheFelderReport.com
¿Qué significa esto? Que nuevos participantes sin demasiados conocimientos se volcaron de golpe a realizar compras especulativas sin mayores fundamentos.

Si se combina el FOMO con la facilidad para usar aplicaciones de trading, tenemos una importantísima cantidad de personas dispuestas a comprar cosas que no entienden pero que están de moda.

Uno de estos casos es Hertz. La empresa se presentó en concurso de acreedores (Chapter 11) en la última semana de mayo y… lean bien por favor:

...sus acciones subieron más del 1470%.

Así es. La empresa está yendo a la quiebra y sus acciones pasaron de $0,40 a $6,28 en algo más de una semana. Vale decir que el viernes cerraron en $1,73.

Acá pueden ver una imagen de Robinhood (el broker elegido por los millennials en EEUU) en donde se puede observar en el eje de la izquierda el precio de Hertz y en el de la derecha la cantidad de clientes de Robinhood que tienen acciones de Hertz en cartera:
Fuente: Robintrack.net
¿De qué nos habla todo esto? De gente sin experiencia que compra lo que le parece que “está barato”.

Pero esto no es todo. El volumen transado en opciones de compra simplemente explotó por el aire:
Fuente: SentimenTrader
Para que se den una idea, el grado especulativo con opciones es 10 veces más grande que en el techo de la burbuja de internet y el doble que en febrero de este año.

Explico por qué la operatoria de opciones de compra en estas cantidades es como ponerle nitro a la bolsa:

Un minorista compra una opción de compra. Esto es básicamente una apuesta asimétrica: si le sale mal, pierde todo lo que puso; si le sale bien, puede ganar varias veces lo que puso.

El que le vende la opción de compra a este minorista, no corre el riesgo de que “le salga mal” y termine perdiendo mucho más de lo que cobró al vender esa opción de compra. Para eso se cubre en el mercado, comprando acciones de la empresa sobre la que vendió las opciones de compra.

De este modo, si muchos minoristas quieren comprar muchas opciones, el mayorista le venderá esas opciones y al mismo tiempo irá a comprar las acciones en el mercado. Por eso cuando hay enormes compras especulativas de calls, esto pone presión compradora sobre ciertas acciones. (Esto último se llama delta-hedging).

Conclusión: estas películas donde hay inversores minoristas que se quieren volver ricos de la noche a la mañana, terminan siempre mal. Esta no será la excepción. No se engañen: estamos viviendo el delirio del delirio. Y nunca dura para siempre.


Miguel Ángel Boggiano
CEO de Carta Financiera