https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se gatillan seguros de default por u$s1.500 M: ¿cómo afecta a bonos y a la negociación de la deuda?

Hoy se decidió el pago de los seguros de default (CDS, por su nombre en inglés) contra Argentina, por alrededor de u$s1.500 millones. En pocas palabras, se trata de la confirmación del default de la deuda soberana. 

¿Cómo funciona el mecanismo?

Los CDS funcionan como un seguro ante el no pago de la deuda de un país dentro de un período determinado. Los plazos de 5 y 10 años son los más utilizados. Su cotización suele ser un termómetro de las posibilidades de inclumplimiento de un determinado país
Una vez ocurrido un evento que puede ser considerado un default, un comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) se reúne y evalúa si la falta de pago corresponde o no a un default
En el caso argentino, el episodio bajo análisis era la decisión de no pagar los cupones de tres series de bonos globales que vencieron el 22 de abril. Argentina tenía 30 días de gracia para realizar el desembolso, hasta el 22 de mayo, pero tampoco pagó durante ese período los u$s503 millones que adeudaba. 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió a extender el plazo de cierre de la oferta a los acreedores
El ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió a extender el plazo de cierre de la oferta a los acreedores
Por lo tanto, el Comité integrado por 14 entidades decidió por unanimidad que el país entró en el noveno default de su deuda. 
El comité de votantes está compuesto por representantes de bancos de inversión y varios de los acreedores más grandes de la Argentina, incluido Paul Singer, dueño del fondo Elliott Management, quien litigó contra el país por el default del 2001.
La lista se completa con PIMCO, gran acreedor de bonos bajo ley extranjera y ley nacional; Bank of America; Barclays; BNP Paribas; Citi; Credit Suisse; Goldman Sachs; JPMorgan; Deutsche Bank; Mizuho; Citadel; AllianceBernstein; y Cyrus Capital.


Los especialistas explicaron a iProfesional que la decisión conocida hoy no tiene un impacto directo sobre los bonos argentinos, debido a que ya se sabía que el Gobierno no iba a pagar y ya estaba incluida en los precios de los títulos. ¿Qué impacto tiene en los bonos?

"Desde el punto de vista del inversor, la situación se dio antes del evento de default. Esto es  una declaración oficial sobre algo que ya había pasado. El default es por la falta de pago del cupón de los bonos Globales y el transcurso de los 30 días de gracia. Por eso, para el mercadohoy el efecto es neutro", señaló Andrés Nóbile, quien asumió recientemente como CEO de Megainver. 
Por su parte, Francisco Mattig, analista de Consultatio, coincidió: "Yo creo que no tiene mucha relevancia para entender qué les pasa a los bonos". Y agregó: "Cuando Argentina no paga, el CDS debe pagar el valor nominal del bono pero no es automático. Cuando entró en default el 22 no se activan automáticamente. Por eso el ISDA tiene que hacer la declaración oficial para que se gatille el pago".
Quienes tengan en sus manos un CDS cobrarán dentro de los próximos 30 días, más allá de que Argentina arregle o no con los acreedores durante ese lapso. 
Uno de los integrantes del Comité que declaro el default es el Fondo Elliot Management, que litigó contra Argentina por la cesación de pagos de 2001/2
Uno de los integrantes del Comité que declaro el default es Paul Singer, dueño del fondo Elliott Management, que litigó contra Argentina por la cesación de pagos de 2001
"Los inversores que habían comprado los CDS van a cobrar. Ese es el mayor impacto, junto con la confirmación del evento de default. Los bancos y las contrapartes que emitieron los seguros de default tienen que honrar ese compromiso", explicó Nóbile.
Mattig, en tanto, se refirió al acotado efecto de esta decisión y explicó que tiene que ver con la cantidad de seguros de default en circulación en comparación con la de títulos argentinos. En consecuencia, solamente algunos de los tenedores de bonos argentinos habían cubierto su posición con un CSD. 
"El outstanding de CDS que se gatilla suma alrededor de u$s1500 millones, mientras que los bonos argentinos son alrededor de u$s65.000 millones. Es un monto muy menor, de alrededor del 2%", dijo. 

En la misma línea, puntualizó: "Había un rumor dando vueltas en el mercado respecto que suponía que los acreedores estaban dilatando la negociación para cobrar los CDS. Sin embargo, teniendo en cuenta estos números y sabiendo que la propuesta del Gobierno argentino fue rechazada por el 80% de los bonistas, no parece ser una teoría muy acertada".
Una vez que se paguen los CDS y que Argentina vuelva a colocar bonos internacionales procedentes del canje de la deuda, entonces se volverán a generar nuevos CDS sobre esas emisiones

¿Afecta a la negociación de la deuda? 

Más allá de la oficialización del default, el Gobierno continúa negociando con los acreedores. Aunque en principio los bonistas tenían tiempo hasta mañana para aceptar la oferta argentina, el Ministerio de Economía anunció hace minutos una nueva prórroga de la negociación hasta el 12 de junio. 
En un comunicado de prensa, el ministro Martín Guzmán aseguró que trabaja por estas horas "en las enmiendas finales de la oferta". Y afirmó que la extensión del plazo es por una razón técnica, de modo de tener tiempo de realizar las últimas correcciones. 
"Las partes se siguen acercando, aunque sigue faltando una distancia importante por recorrer. Es necesario poder recorrer esa distancia. No estaría bien apurarse para cerrar algo que no le sirva a Argentina. Necesitamos un acuerdo que cuide a Argentina. Eso es lo que me encomendó el Presidente. Y nosotros actuamos de forma firme sobre la base de ese principio", sostuvo Guzmán.
En ese marco, los analistas descartaron que la declaración oficial de default y el pago de los CDS tengan una influencia negativa sobre las conversaciones con los acreedores
"A los efectos de la negociación de la deuda, no vemos que tenga algún tipo de impacto o influencia en la negociación. Aún a pesar de que alguno de los compradores de esos CDS pueda ser alguno de los acreedores, algo que no está confirmado", expresó Nóbile. 
"La dinámica de la negociación pasa por otro lado. El gap todavía es importante, un poco más de 10 dólares, y el Gobierno aparentemente está preparando una tercera oferta", acordó Mattig.

Con respecto a la fecha, el analista de Consultatio sostuvo: "La fecha del 2 de junio era, de alguna forma, testimonial. Nadie esperaba que se llegue al acuerdo. Ahora, la pelota está del lado del Gobierno".

Los precios, al margen de la mala noticia

Tal como señalaron los especialistas, los títulos públicos no acusaron recibo de la declaración de default y, por el contrario, anotaron subas en la mayoría de los casos
En las cotizaciones en moneda local, el mayor avance fue para el Bonar 2037, que ganó 7%; lo siguió el Bonar 2024, que avanzó 5,6%. Por su lado, en las cotizaciones en moneda dura, también el Bonar 2037 alcanzó el podio diario, con una suba de 6,6%, seguido del Par, que saltó 6,1%. 
"El aumento se debe a que se sigue especulando con un acuerdo cercano en lo que respecta a la reestructuración", resaltó Joaquín Candia, analista de Rava Bursátil. 
Pese al pago de los seguros de default, los bonos subieron por expectativas de acuerdo con los acreedores
Pese al pago de los seguros de default, los bonos subieron hoy por las expectativas de un acuerdo con los acreedores
El experto se refirió al buen clima de mercado debido al posible acercamiento entre la propuesta del Ministerio de Economía y los acreedores. El pago de los CDS no alcanzó para opacar el buen humor
"El sentimiento de positivismo es tan fuerte que los bonos subieron a pesar de que el Comité de ISDA haya decidido que se activen los Credit Default Swaps sobre los bonos argentinos", apuntó Candia. 
El analista recalcó que "los CDS son un contrato entre privados, por lo que el Gobierno argentino no tiene que desembolsar nada" a partir de la decisión de hoy. Sin embargo, reconoció que "puede verse afectada su imagen al declararse la falta de pago" pero afirmó que "la buena relación que hay con los acreedores impidió que los precios de los activos se desplomen como hubiese sucedido en otro tipo de situación donde las negociaciones no estuviesen tan avanzadas".


iprofesional